Patologías

Hepatitis Infecciosa Canina

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad causada por el adenovirus canino tipo I. El contagio se realiza por contacto directo con entrada oronasal, primera replicación en ganglios linfáticos regionales y viremia. Infecta principalmente los hepatocitos y células del sistema reticuloendotelial y células endoteliales produciendo una necrosis celular. Afecta a animales jóvenes y adultos no inmunizados. El periodo de incubación es de 4 a 7 días.

PRONÓSTICO: El pronóstico es reservado cuando se produce una afectación en diferentes vísceras. SÍNTOMAS: Fiebre (39,5-41º), depresión y letargia. En muchos casos los perros se recuperan tras 24 ó 48 horas de fiebre sin más signos clínicos. Si la enfermedad sigue su evolución aparece depresión severa, adinamia, dolor abominal, anorexia, mucosas pálidas, tonsilitis, faringitis y linfadenopatía cervical. Cuadro de hepatitis aguda y edema corneal. En casos muy graves puede haber diátesis hemorrágica con petequias y equimosis, coagulopatía y posible estado de CID. Puede provocar cuadro de bronquitis y neumonía con tos, diarrea sanguinolenta, efusión abdominal, hepatomegalia. También se han descrito casos sobreagudos con muerte súbita. TRATAMIENTO: Con un tratamiento de soporte, aunque muchos perros que pueden recuperarse sin tratamiento. La prevención es muy eficaz con las vacunaciones contra el CAV-1 siguiendo las mismas pautas que en la vacunación de moquillo. La inmunidad post-infección dura toda la vida.