Patologías

Hueso, Neoplasia

ETIOLOGÍA: El 85-90 % de las neoplasias primarias del hueso en los animales domésticos son osteosarcomas. Es una patología rara en el gato y más o menos frecuente en perros de razas grandes, sobre todo a partir de los 7 años, aunque sin descartar edades más tempranas. La etiología es desconocida, pero se cree que proviene de una estimulación aberrante de las células de las metáfisis de los huesos largos. El osteosarcoma está poco asociado a reparaciones de fracturas, traumas óseos o la herencia. El 75 % de los osteosarcomas afectan a los huesos largos de las extremidades (distal RADIO proximal HUMERO distal FEMUR proximal TIBIA). Cuando se dan en huesos del esqueleto axial (vértebras, cadera, etc.) son mucho más agresivos y metastásicos. El osteosarcoma es de difícil diferenciación y hay muchos subtipos, incluso muchos de los fibrosarcomas que antes se diagnosticaban, ahora se diagnostican como osteosarcomas. Otros tumores malignos del hueso son los fibrosarcomas, que son neoplasias primarias raras en los huesos. Es una neoplasia difícil de diferenciar del osteosarcoma. Es más normal que no se origine en el hueso y que sí lo haga en el tejido conectivo circundante e invada al hueso posteriormente. El condrosarcoma es la neoplasia maligna de hueso de mayor importancia tras el osteosarcoma, aunque no se suele dar en los huesos largos de las extremidades, sino en huesos planos (costillas) o del esqueleto axial. Es algo menos agresivo que el osteosarcoma. Otros tumores malignos son el hemangiosarcoma, el osteocondrosarcoma multilobular, que suele darse en el cráneo, y los tumores metastásicos como el carcinoma mamario.

PRONÓSTICO: El pronóstico es muy malo. Incluso con la técnica de la amputación y el protocolo de cisplatino el 35-50% de los animales sobreviven tan solo 9-11 meses como máximo. Aunque se ha progresado, no se podrán controlar correctamente los osteosarcomas hasta que no se conozca con exactitud el proceso genético responsable y se puedan tratar de forma más selectiva. SÍNTOMAS: La sintomatología es poco variada e incluye una cojera persistente que suele asociarse a un dolor exagerado. A veces, incluso pueden producirse fracturas patológicas, aunque es raro. TRATAMIENTO: Hay que tener en cuenta, y sobre todo lo deben de tener en cuenta los propietarios, que el 90% mueren de metástasis a corto o a largo plazo, y que para el control del osteosarcoma existen técnicas de amputación o de supervivencia de la extremidad. En el momento del diagnóstico hay que descartar completamente la existencia de metástasis, valorar al animal postamputado de una manera ortopédica y neurológica. Hay que explicarle bien al propietario cómo quedará el animal después de la intervención y ver si acepta la nueva situación. Actualmente se usan técnicas de amputación y aplicación de un protocolo de [cisplatino] (o de carboplatino que es menos agresivo a nivel renal). Las técnicas quirúrgicas sin amputación se usan cuando la amputación no es biomecánicamente posible o no la aceptan los propietarios o para reducir el dolor. Una vez realizado el vaciado del tumor, se usan técnicas de restauración y fijación ósea e incluso se implantan en la zona polímeros impregnados en cisplastino. La radioterapia paliativa o terapéutica no se usa en España por falta de instalaciones adecuadas.