Patologías

Intoxicacion Por Insec. Organofosforados/Carbamatos

ETIOLOGÍA: Estos insecticidas son los más utilizados en el control de parásitos externos del perro y del gato y, en general, de todos los insectos. La mayoría de intoxicaciones son por ingestión de insecticidas o bien por el mal uso (dosis y/o frecuencia) en el control de los ectoparásitos. Actúan uniéndose a una enzima llamada acetilcolinesterasa que inhibe la acción de la acetilcolina provocando una acción colinérgica continuada. Esta unión es menos prolongada en el caso de los carbamatos que en los animales domésticos. Algunos insecticidas organofosforados pueden provocar un síndrome de neuropatía retardada, que conlleva una lesión en los axones periféricos.

PRONÓSTICO: El pronóstico es variable según la dosis a que hayan sido expuestos y el tiempo transcurrido hasta empezar el tratamiento. Generalmente es bueno en el perro y reservado en el gato. SÍNTOMAS: Se producen signos de sobrestimulación parasimpática, sistema muscular y sistema nervioso central. Hay ansiedad, sialorrea profusa, micción y defecación frecuente hasta diarrea profusa y vómitos. También hay temblores musculares, fasciculaciones y hasta rigidez generalizada, recumbencia lateral, disnea (secreciones bronquiales aumentadas), convulsiones, depresión respiratoria y coma. Los efectos sobre el sistema nervioso central son depresión y convulsiones clónicas. TRATAMIENTO: Es una urgencia médica y el tratamiento debe instaurarse rápidamente. En pacientes asintomáticos debemos provocar la emesis, administrar carbón activado y monitorizar durante algunas horas. El antídoto es la atropina (0,2 mg/kg). Administramos 1/4 de la dosis total IV y el resto por vía subcutánea o intramuscular. La atropina mejora los signos muscarínicos y centrales pero no los nicotínicos. Si no hay mejoría en 10-15 minutos, repetir la administración y si no, replantear el diagnóstico. Administrar carbón activado para prevenir la absorción si el animal tolera la administración por vía oral. Las oximas son sustancias que actúan específicamente en la unión de la colinesterasa con insecticidas organofosforados exclusivamente deshaciendo la unión. Deben ser utilizados precozmente y un exceso en la dosis puede provocar una inhibición de la colinesterasa. En España no están disponibles. [Diacepam] como tratamiento anticonvulsivo. Tratamiento de soporte, respiración asistida en casos graves y bañar al animal si la exposición es cutánea. La [difenhidramina] se usa para tratar la estimulación nicotínica, mejora la función nerviosa y previene la neuropatía periférica retardada. Evitar fármacos anticolinesterasa: fenotiacinas, morfina, etc.