Patologías

Leptospirosis Canina

ETIOLOGÍA: Infección provocada en el perro, principalmente, por los serovares L. icterohaemorrhagiae y canicola. La enfermedad tiene cierta estacionalidad (en otoño y primavera) debido a las condiciones ambientales de sequedad y temperaturas moderadas. La transmisión es por vía urinaria sobre todo y también placentaria, mordeduras, ingesta de carne infectada y por contacto con ratas. Infección por mucosas o heridas cutáneas, leptospiremia (4-12 días) e invasión del epitelio tubular renal y parénquima hepático principalmente y sistema nervioso central, uvea y placenta. Provoca necrosis celular, vasculitis, dependiendo las diferentes afectaciones según cada serovar.

PRONÓSTICO: El pronóstico es grave, ya que la enfermedad es, por regla general, de aparición sobreaguda y el animal se presenta en un estadio muy avanzado. En el caso de tratar al animal a tiempo, puede resolverse completamente. SÍNTOMAS: El cuadro clínico puede ser de aparición sobreaguda, aguda o crónica, dependiendo de diversos factores. En los casos sobreagudos hay leptospiremia masiva con vasculitis y una [CID]. Infecciones agudas provocan [insuficiencia renal aguda] y necrosis hepática colestática. Las infecciones crónicas pueden provocar fiebre, uveítis, [hepatitis crónica activa] y nefritis intersticial crónica. El cuadro clínico incluye depresión, anorexia, vómitos, fiebre, dolor generalizado (abdominal y mialgia), adinamia, PU/PD, adelgazamiento, paresia del tercio posterior, diarrea, tos, descarga nasal, disnea (vasculitis-uremia). Laboratorialmente se observa en orina hemoglobinuria, isostenuria, proteinuria, glucosuria, cilindros granulosos, eritrocitos, leucocitos. En la analítica sanguínea hay leucocitosis, linfopenia, monocitosis, trombocitopenia, coagulopatía compatible con una CID, azotemia, elevaciones de enzimas hepáticas (necrosis y colestasis), hiponatremia, hipocloremia, hipo o hiperkalemia e hiperfosfatemia. TRATAMIENTO: El [tratamiento de la IR aguda] debe ser agresivo y es reversible en muchos casos. Usar fluidoterapia agresiva si hay oliguria, control del volumen de orina 2-5 ml/kg/h, [furosemida] y repetir si no hay efecto a los 30 minutos, [manitol], [dopamina], diálisis peritoneal, etc. El tratamiento de la coagulopatía por trombocitopenia y/o insuficiencia hepática y/o CID se realiza con una transfusión en casos graves. La antibioterapia debe iniciarse lo antes posible. Administrar si hay sospechas, aun antes de confirmar el diagnóstico, [penicilina G procaína] durante 15 días o hasta la resolución de la azotemia, usar la [dihidroestreptomicina] durante 15 días es útil para eliminar el estado de portador de leptospiras en los túbulos renales pero no utilizarla si hay azotemia. Es recomendable usar doxiciclina ( 5 mg/kg/12 h ) despues de concluir con la penicilina un mínimo de 2 semanas para eliminar las lepospiras del riñón. Evitar contacto con otros animales y medidas de protección al personal sanitario y propietarios, ya que es una zoonosis. Debe realizarse una profilaxis con vacunas que contienen serovares de L. canicola e icterohaemorrhagiae y que protegen de la enfermedad aguda, pero no de estados de portadores crónicos renales. No hay inmunidad cruzada con diferentes serovares tras la superación de la infección, se recomienda revacunación anual y más frecuentemente en áreas endémicas.