Patologías

Lipidosis Hepatica Idiopatica Felina

ETIOLOGÍA: La lipidosis hepática es un trastorno hepatobiliar frecuente en las especies humana, canina y felina caracterizado por un acúmulo excesivo de triglicéridos en el interior de los hepatocitos que puede provocar lesiones celulares. La lipidosis se presenta en muchas ocasiones asociada a la presencia de obesidad, deficiencias de carnitina, enfermedades endocrinas como diabetes mellitus o hiperadrenocorticismo y la desnutrición severa. En la especie felina esta enfermedad adopta características específicas y es frecuente la presentación de lipidosis hepática, provocando un cuadro de insuficiencia hepática sin una causa primaria conocida. Aunque la patogenia exacta del fenómeno no se conoce, en muchos casos es habitual la presencia de algunos de estos tres factores: obesidad, anorexia y estrés. La obesidad promueve el acúmulo de triglicéridos en los hepatocitos, y en muchos gatos en situaciones de estrés se observa un catabolismo de las proteínas cuando se agotan las reservas de glicógeno sin aprovechar adecuadamente estas reservas hepáticas de triglicéridos, siendo ésta una constante en los gatos con lipidosis hepática. Una hipótesis podría ser la deficiencia de carnitina necesaria para la oxidación de triglicéridos.

PRONÓSTICO: Actualmente el pronóstico es bueno si realizamos adecuadamente la nutrición enteral mediante sonda gástrica. Hasta hace poco el pronóstico era malo. SÍNTOMAS: Se presenta en gatos, obesos o previamente obesos, normalmente tras sufrir un periodo de estrés ambiental o por enfermedad. Se incluye la depresión, anorexia total, deshidratación, atrofia muscular, ictericia, signos de encefalopatía hepática, estupor, coma, head-pressing y signos de coagulopatía. TRATAMIENTO: Mantener el estado de hidratación y aporte calórico es la base del tratamiento hasta que se inicia la ingesta voluntaria que puede tardar 1-12 semanas con una media de 2-4 semanas. Administración de una dieta de prescripción equilibrada, con cantidades moderadas en grasa y proteínas y fácilmente asimilable, normalmente mediante alimentación enteral con sonda nasogástrica o tubo de gastrotomía.Algunos gatos desarrollan hipokalemia que habrá que corregir según los valores obtenidos en suero.