Patologías

Medula Espinal, Alteraciones Congenitas

ETIOLOGÍA:

DISRAFISMO ESPINAL: Es una anormalidad en el desarrollo de la médula espinal con alteraciones en el canal central, vasos adyacentes o en el septo mediodorsal. Es genético en el Braco de Weimar y congénito en otras razas. Se asocia a otras malformaciones de la médula espinal. ALTERACIONES VERTEBRALES CONGENITAS: Son anormalidades en la formación de las vértebras. Son vértebras en bloques (fusión de 2 o más vértebras), en mariposa, presencia de hemivértebras y espina bífida. Las causas son desconocidas. Pueden no presentar sintomatología o presentar una sintomatología de compresión medular grave. SUBLUXACION ATLANTOAXIAL: Es un síndrome producido por la inestabilidad entre el atlas y el axis. Puede ser congénito (alteraciones del diente del axis) o traumático (rotura del diente del axis). El congénito puede ocurrir en las razas miniatura. La alteración atlantoaxial produce una compresión de la médula espinal a ese nivel. DISGENESIA SACROCAUDAL: Son los defectos congénitos a nivel lumbar. Se puede asociar a otras alteraciones como la espina bífida, en cuyo caso la alteración recibe el nombre de disrafismo espinal. La causa suele ser desconocida salvo en gatos Manx, en los que se considera genética. Suele generar sintomatología neurológica del tercio posterior. ALTERACIONES LISOSOMALES: La deficiencia enzimática produce alteraciones en la formación de la médula espinal con aparición de síntomas variados. La causa es genética. PRONÓSTICO: DISRAFISMO ESPINAL: Si las lesiones no son graves, puede vivir como animal de compañía, ya que éstas no son progresivas. ALTERACIONES VERTEBRALES CONGENITAS: El pronóstico, cuando aparecen signos, es de malo a grave. SUBLUXACION ATLANTOAXIAL: El pronóstico es variable dependiendo del grado de lesión medular. Muchas veces, tras la cirugía, surgen complicaciones neurológicas graves. DISGENESIA SACROCAUDAL: Los signos no son progresivos, pero si hay signos clínicos, el pronóstico es malo. ALTERACIONES LISOSOMALES: El pronóstico es fatal. SÍNTOMAS: DISRAFISMO ESPINAL: Los signos están presentes en el nacimiento, pero se manifiestan a las 4-6 semanas de edad. El animal da un característico salto de conejo con las dos patas posteriores para caminar y hay un descenso de la propiocepción en los miembros posteriores. La cabeza y los miembros torácicos son normales. No suele ser progresivo. ALTERACIONES VERTEBRALES CONGENITAS: Pueden variar mucho, de no haber síntomas que produzcan una parálisis con ausencia de sensibilidad en el tercio posterior. Si hay signos, se dan en animales de menos de un año de edad. SUBLUXACION ATLANTOAXIAL: En la forma congénita se presenta antes del año de edad. Hay un intenso dolor en la nuca, con rigidez cervical. Dependiendo de la gravedad de la compresión, puede haber paresis del tercio anterior con disminución de la sensibilidad. Las lesiones son de motoneurona superior. DISGENESIA SACROCAUDAL: Según las lesiones puede no haber signos, pero el signo de aparición más normal es el de incontinencia fecal/urinaria, reflejo perineal deprimido, caminar en salto de conejo, etc. ALTERACIONES LISOSOMALES: Pueden presentar cualquier signo compatible con compresión o hipofunción de la médula espinal. TRATAMIENTO: DISRAFISMO ESPINAL: No tiene tratamiento. Si el caso es leve, puede llegar a llevar una vida normal. ALTERACIONES VERTEBRALES CONGENITAS: Si presenta signos de compresión se puede intentar la descompresión y estabilización vertebral. Si hay espina bífida no hay tratamiento posible. SUBLUXACION ATLANTOAXIAL: Se recomienda la estabilización quirúrgica con o sin descompresión por hemilaminectomía. Hay que hacer un buen postoperatorio. DISGENESIA SACROCAUDAL: No hay tratamiento efectivo. %