Patologías

Megaesofago Idiopatico

ETIOLOGÍA: Disfunción neuromuscular de causa desconocida que produce dilatación esofágica e hipomotilidad en el perro y, menos frecuentemente, en el gato. Según la edad en que se presenten los signos clínicos se distingue megaesófago congénito y megaesófago idiopático adquirido. Se excluyen de esta descripción el megaesófago secundario a otras enfermedades (miastenia gravis, disautonomía, botulismo, moquillo, neoplasia, malformaciones, anillo vascular, cuerpos extraños, fístulas, hipoadrenocorticismo, hipotiroidismo, etc.). Las causas no se conocen y las hipótesis van desde ser un retraso en la maduración del sistema neuromuscular, hasta neurotoxinas y causas hereditarias. Hay una clara predisposición racial en Pastor Alemán, Setter Irlandés y Gran Danés pero pueden afectarse muchas otras razas.

PRONÓSTICO: El pronóstico es aceptable en el megaesófago congénito, ya que muchos animales pueden evolucionar hacia la normalidad con el paso del tiempo. En los casos en que se ha instaurado una neumonía por aspiración el pronóstico es muy malo. SÍNTOMAS: Regurgitación habitualmente en el momento del destete en el megaesófago congénito. Puede ser inmediatamente tras la ingesta de comida o bastantes horas después con contenido fermentado, puede haber regurgitación de sólidos y líquidos. [Signos de neumonía por aspiración]: descarga nasal mucopurulenta, disnea, fiebre, crackles pulmonares y muerte súbita por intususpección gastroesofágica. Sialorrea asociada a la disfagia, halitosis, etc. En el diagnóstico diferencial se incluyen los cuerpos extraños, malformaciones vasculares cardíacas, enfermedades que causan megaesófago, etc. TRATAMIENTO: Alimentar y dar de beber en pequeñas cantidades, mantener al animal en posición vertical algún tiempo. Se pueden usar fármacos colinérgicos como urecolina o betanecol pero su eficacia no está demostrada. También se puede usar la [metoclopramida]. Los anticolinérgicos deben administrarse antes de la comida en aquellos casos en que pueda existir una mayor tonicidad en el esfínter esofágico inferior (acalasia). Hay que tratar la causa primaria en aquellos casos en que la diagnostiquemos.