Patologías

Neumonia Por Aspiracion

ETIOLOGÍA: La neumonía por aspiración se produce por la inhalación de sustancias extrañas al árbol respiratorio. Pueden ser agudas o crónicas. Las primeras son de rápida instauración. La inhalación de estas sustancias se realiza por la ingesta de vómitos y/o regurgitaciones de contenido gástrico (en crisis convulsivas, por ejemplo), por el uso de aerosoles con otras sustancias que inhala el animal directamente (sprays insecticidas incorrectamente usados, etc.), inhalación crónica de sustancias contaminantes bucales (enfermedad peridontal, tumores de la orofaringe, etc.) o por vómito con aspiración, como puede ocurrir si el animal no se ha intubado correctamente al inducir la anestesia o al administrar medicaciones en animales poco colaboradores, etc. La gravedad del proceso depende del volumen aspirado, de su pH (los más ácidos son los más peligrosos) y del tipo de sustancia (si es tóxica o no). Al entrar la sustancia, destruye la pared alveolar produciendo hemorragias y edemas tisulares. Esto produce un colapso alveolar y la aparición de células inflamatorias. La aparición de una infección no es inevitable, aunque es una secuela muy normal.

PRONÓSTICO: Debe realizarse una monitorización exhaustiva, como en el caso de la neumonía infecciosa. SÍNTOMAS: Los signos pueden ser agudos o crónicos. En ambos casos son iguales pero se diferencian en el plazo de presentación. Comienza con una tos seca que evoluciona a productiva, disnea y polipnea, cianosis, posición ortopneica, ruidos de celofán a nivel local, etc. TRATAMIENTO: En el tratamiento es prioritario, en caso de que ello sea posible, despejar la vía aérea aunque tengamos que anestesiar al animal. No se deben realizar baños bronquiales. Es importante una buena oxigenación y una buena cobertura antibiótica. Como la destrucción tisular tiene lugar muy rápidamente, está contraindicado el uso de corticoesteroides ya que, para que produzcan los efectos deseados, se necesitan horas. Hay que realizar la terapia de soporte de la neumonía bacteriana.