Patologías

Neumotorax

ETIOLOGÍA: El neumotórax se produce por la presencia de aire en el espacio pleural. Se distinguen tres categorías: abiertos, cerrados y de tensión. El neumotórax abierto es aquel que se comunica con el exterior por una herida traumática. El cerrado no se comunica y el de tensión es un neumotórax cerrado pero que se agrava progresivamente al hacer la pleura parietal de válvula de un solo paso, con lo que el aire pasa en una dirección única, hacia afuera, con el consiguiente aumento de la presión sobre el parénquima pulmonar. Las causas de los neumotórax son traumáticas, parasitarias (quistes de Aleurostrongylus, etc.), yatrogénicas (cirugía, toraconcentesis, etc.) y espontáneas. En medicina veterinaria se cree, a diferencia de en humana, que los neumotórax espontáneos siempre son una manifestación de una enfermedad pulmonar crónica. El aumento de la presión intrapleural agrava la atelectasia pulmonar, lo cual se traduce en una disminución del volumen tidal y de la ventilación pulmonar, por lo que se genera una hipoxemia. El neumotórax de tensión produce una disminución del retorno venoso hacia el corazón, lo cual disminuye el output cardíaco y evoluciona rápidamente hacia el shock.

PRONÓSTICO: El pronóstico, salvo en los casos muy graves, suele ser bueno. Debemos monitorizar el ritmo respiratorio, tiempo de rellenado capilar, ritmo cardíaco, etc. Cuando se coloca un tubo de drenaje debe monitorizarse cuidadosamente al animal cada 4-6 h. SÍNTOMAS: En los casos moderados, los animales sólo suelen presentar intolerancia al ejercicio. Los casos graves presentan disnea severa con cianosis, posición ortopneíca y tos no productiva. En los casos muy graves hay signos evidentes de shock hipovolémico. TRATAMIENTO: En el caso del neumotórax abierto, se procederá a cerrarlo quirúrgicamente y luego tratarlo como uno cerrado. En el caso de los neumotórax cerrados sólo hay que actuar si el ritmo respiratorio aumenta por encima de 60 inspiraciones por minuto. Se aspira el aire mediante una aguja a nivel del 8º-9º espacio intercostal. Si no se produce mejoría se coloca un tubo de drenaje torácico en el mismo lugar y se conecta a una bomba de vacío o a un cubo de agua (que hace la función de válvula de un solo paso) durante 24-48 h. Es importante tener en cuenta la oxigenoterapia y la fluidoterapia de mantenimiento. En los casos espontáneos suele ser necesario el uso de un tubo de drenaje durante bastante tiempo.