Patologías

Orofaringea, Neoplasia

ETIOLOGÍA: Las neoplasias en la cavidad oral son el cuarto tipo de cáncer más frecuente en el perro, siendo menor la incidencia en el gato. Las neoplasias malignas más frecuentes son el carcinoma de células escamosas (30% perro, 70% gato), melanoma maligno (40% en el perro) y fibrosarcoma (20% perro y gato). También se presentan neoplasias benignas como son los épulis y la papilomatosis oral. El carcinoma de células escamosas es la neoplasia más frecuente en el gato (70%) y la segunda en el perro (30%). Es una neoplasia que se origina en las células epiteliales de la encía. Una variedad con características especiales es el carcinoma de células escamosas afectando las tonsilas. El melanoma maligno es la neoplasia más frecuente en el perro (40%) y es originada por los melanocitos de la mucosa oral y gingival. El fibrosarcoma es la tercera neoplasia más frecuente en el perro y segunda en el gato (20%); se origina del tejido conjuntivo de la encía y paladar blando. Los épulis son neoplasias benignas más frecuentes en el perro (25%) y raras en el gato. Se originan en el estroma del ligamento periodontal. Se clasifican en tres tipos: épulis fibromatosos, osificantes y acantomatosos. La papilomatosis oral es una neoplasia benigna causada por la infección vírica por papovavirus.

PRONÓSTICO: En el caso de los épulis, la cirugía suele dar un pronóstico excelente, ya que no recidivan en el lugar de la cirugía. Una excepción es el épuli acantomatoso, que es muy infiltrativo y hay que ser más agresivo para extraerlo. La cirugía en el caso del carcinoma de células escamosas suele dar buenos resultados y no metastatizan (en el gato suele tener peor pronóstico), en el caso del melanoma maligno no suelen recidivar localmente pero mestastatizan con facilidad, y por último, los fibrosarcomas son muy lentos en la metástasis pero al ser muy infiltrativos suelen recidivar localmente. SÍNTOMAS: Los signos clínicos asociados a una neoplasia oral son hemorragia oral, dolor y disfagia, halitosis, pérdida de piezas dentales, sialorrea, linfadenopatía cervical, deformidades faciales y la presencia de una masa visible o zonas de necrosis y ulceración. El carcinoma de células escamosas tiene una predisposición en razas grandes y animales viejos. Son masas eritematosas, ulceradas y el lugar de aparición más común es la encía rostral. Pueden ser agresivos localmente afectando el hueso y son lentos en metastatizar. En el gato frecuentemente invade el tejido óseo sin crecer excesivamente hacia la cavidad oral y puede aparecer también en la lengua y en su cara ventral, siendo mucho más agresivo localmente que en el perro. El carcinoma de células escamosas tonsilar se describe por lo general en animales de zonas urbanas. Aparece una tonsila más grande de lo normal, aunque frecuentemente están afectadas las dos. En el momento del diagnóstico hay linfadenopatía regional y frecuentemente metástasis pulmonares. El melanoma maligno tiene una predisposición racial en Cocker Spaniel, Pastor Alemán y perros con hiperpigmentación de la mucosa oral y sexual, estando afectados de dos a cuatro veces más los machos que las hembras. La localización más común es la encía y mucosa bucal. Un tercio de los melanomas no están pigmentados. Son agresivos localmente y frecuentemente hay linfadenopatía regional. Provocan metástasis rápidamente. El fibrosarcoma tiene una predisposición de razas grandes y machos en perros. El promedio de edad de presentación es inferior que en los dos anteriores. La localización más común es el paladar blando y la encía y con frecuencia están ulcerados. Son muy agresivos localmente y ocasionalmente metastatizan. Los épulis normalmente son masas firmes, no ulceradas y a menudo pedunculadas de localización gingival. Los épulis fibromatosos y osificantes no son invasivos aunque ocasionalmente causan osteolisis, a diferencia del acantomatoso, que comúnmente presenta características invasivas. TRATAMIENTO: El tratamiento más eficaz para las neoplasias orales es la cirugía, especialmente si se realiza precozmente. En el caso de las neoplasias malignas las técnicas quirúrgicas que se deben emplear ya inicialmente son de maxilectomía y mandibulectomía en diferentes grados según la localización y extensión del tumor.