Patologías

Rinitis/Sinusitis

ETIOLOGÍA: Las fosas nasales y los senos frontales están anatómicamente ligados de una manera muy íntima, por lo que la afección de cualquiera de sus estructuras repercute en las restantes y no se pueden diferenciar fácilmente.

- Alergias: Son claramente estacionales, por regla general.

- Cuerpos extraños: Suelen entrar por inhalación y lo más frecuente es encontrar una espiga en verano.

- Trauma: Están asociadas a accidentes automovilísticos importantes.

- Abscesos dentarios: Siempre hay que sospechar de ellos cuando la [enfermedad periodontal] sea muy severa.

- Neoplasias: Las más frecuentes son los pólipos benignos. En el caso de los malignos, el más frecuente es el adenocarcinoma.

- Otras causas: Hay más causas, como las parasitarias, las coagulopatías que producen una descarga nasal hemorrágica (en España la mayoría de las veces son producidas por [Leishmaniosis]), extensiones de alteraciones infecciosas del oído medio, etc.

PRONÓSTICO: En muchas ocasiones las infecciones secundarias bacterianas por gérmenes muy específicos pueden ser difíciles de tratar. En los gatos, sobre todo, hay que tener en cuenta que una rinitis muy severa, conllevará una anorexia por la falta de estímulo olfativo en la comida por lo que se deberá forzar la alimentación si es necesario. La observación de cambios óseos radiológicos no son signos exclusivos de las neoplasias, ya que ciertos hongos como los Aspergilus o los Penicilum pueden provocar lesiones parecidas a las neoplásicas. SÍNTOMAS: La sintomatología más común es el estornudo y la descarga nasal. Esta descarga puede ser unilateral o bilateral, aguda o crónica, etc. Dependiendo de la causa que origine la rinitis puede haber también asociado dolor a la palpación, descarga ocular (lagrimeo), signos sistémicos, etc. TRATAMIENTO: El tratamiento de las rinitis es muy variado, como variadas son sus etiologías. Lo más importante es dar una buena cobertura antibiótica con beta-lactámicos como la [amoxicilina ácido clavulánico] y tratar la causa. Cuando el proceso es proliferativo o de cuerpo extraño no accesible desde los hollares, debe realizarse una técnica quirúrgica para resolverlo. Actualmente se usa un abordaje quirúrgico por el surco gingivolabial que ofrece muy buenas perspectivas por la ausencia de suturas externas y por la no necesidad de trepanar el hueso de la nariz.