Patologías

Sindrome Dilatacion/Torsion Gastrica

ETIOLOGÍA: Es un síndrome en el cual se produce una gran cantidad de gas en el estómago lleno de comida y líquidos con la posibilidad de que se produzca una rotación más o menos marcada sobre su eje longitudinal. Afecta a perros adultos entre los 2 y 10 años principalmente de razas grandes y gigantes. Tradicionalmente se ha asociado la aparición de este síndrome a la ingesta de grandes volúmenes de alimentos y líquidos y al inmediato ejercicio físico posterior aunque actualmente se piensa que los perros afectados pueden sufrir algún tipo de anormalidad en la motilidad gástrica. Tras la dilatación y la torsión se produce un estado de shock hipovolémico, isquemia severa en la pared gástrica y, en ocasiones, se produce también simultáneamente un cambio de posición del bazo que puede estar muy congestionado e incluso torsionado completamente. El estado de shock, las lesiones isquémicas gástricas y la liberación de gran cantidad de sustancias mediadoras de la inflamación producen, rápidamente, una endotoxemia y establecimiento de un estado de CID así como la aparición de arritmias cardíacas.

PRONÓSTICO: El pronóstico depende del tiempo que h aya pasado hasta que se inicia el tratamiento, de la agresividad del mismo y de la infraestructura hospitalaria para poder realizarlo. Actualmente se estipula que son porcentajes de éxito un 70% de recuperación.

SÍNTOMAS: La severidad de los signos depende del grado de dilatación gástrica y la presencia o no de vólvulo. Náuseas, intentos de vomitar, depresión, debilidad, distensión y dolor abdominales, sialorrea, timpanismo, signos de mala perfusión sanguínea y shock son algunos de ellos. TRATAMIENTO: Es un tratamiento de urgencia y por lo tanto debe instaurarse lo más rápidamente posible. Es prioritario iniciar tratamiento del shock hipovolémico, fluidoterapia con fluidos cristaloides (200 ml/kg/15 minutos, mantener ritmo 80-90 ml/kg) y [corticoesteroides a dosis de shock] y antibioterapia de amplio espectro. En segundo lugar debe intentarse el sondaje orogástrico para disminuir la distensión gástrica y aprovechar, si es posible, para realizar un lavado gástrico con agua templada y extraer el máximo contenido posible de contenido gástrico. En los casos en que el sondaje no es posible, debe realizarse una gastrotomía temporal en el lado derecho para poder aliviar la distensión gástrica. En ambos casos es muy útil la utilización de analgésicos opiáceos en las maniobras de sondaje o durante la gastrotomía. En el momento en que el estado del animal sea correcto y se haya controlado el estado de shock debe realizarse la cirugía en los casos de vólvulo gástrico retornando el estómago a su posición natural, realizando técnicas de gastropexia para prevenir futuras torsiones y cerrando la gastrotomía temporal en el caso que haya sido necesaria. El momento de realizar la cirugía debe ser lo antes posible siempre que el estado del perro no suponga un riesgo anestésico muy alto. En los casos con necrosis gástrica evidente deben realizarse resecciones de la pared gástrica así como una esplenectomía en casos de necrosis o trombosis del bazo. En los últimos años se ha demostrado la importancia de los problemas por la reperfusión que se produce no en el momento de la torsión sino posteriormente cuando ésta ya se ha resuelto. Esto se produce como consecuencia de los radicales libres de hidrógeno que se producen durante la isquemia y que lesionan los tejidos en el momento de la reperfusión cuando se restablece la circulación normal. Se pueden utilizar fármacos que disminuyen la producción de estos radicales libres como la deferoxamina (no disponible en España). Uno de los problemas que se pueden presentar como consecuencia de los fenómenos de reperfusión son las arritmias cardíacas especialmente arritmias ventriculares, normalmente unas horas o pocos días después de la torsión. En caso de que éstas se presenten debe realizarse el tratamiento adecuado con [lidocaína] como fármaco de elección. En los perros que hayan sufrido uno o más episodios de dilatación sin torsión es conveniente realizar una técnica de gastropexia para evitar el vólvulo.