Patologías

Tiamina, Deficiencia

ETIOLOGÍA: La deficiencia de tiamina (vitamina B1) en el perro y en el gato produce un síndrome asociado a alteraciones vasculares y destrucción de células nerviosas. La deficiencia se puede producir por consumo, durante largo tiempo, de alimentos mal conservados, pescado crudo (presencia de una tiaminasa) o una anorexia prolongada que gaste los acúmulos hepáticos. En el perro produce una necrosis difusa cerebro-cortical y en el gato una necrosis con microhemorragias.

PRONÓSTICO: El pronóstico suele ser bueno si el diagnóstico se hace a tiempo y la dieta se cambia correctamente. SÍNTOMAS: Se trata con clorhidrato de tiamina intramuscular a dosis de 10-20 mg/kg cada 8-12 h, subcutánea hasta la remisión de los signos. Luego se instaura un tratamiento de hasta 21 semanas a dosis de 10 mg/kg/24 h por vía oral. Es necesaria la administración de una dieta adecuada. TRATAMIENTO: Se trata con clorhidrato de tiamina intramuscular a dosis de 10-20 mg/kg cada 8-12 h, subcutánea hasta la remisión de los signos. Luego se instaura un tratamiento de hasta 21 semanas a dosis de 10 mg/kg/24 h por vía oral. Es necesaria la administración de una dieta adecuada.