Patologías

Toxoplasmosis

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad sistémica causada por el Toxoplasma gondii, parásito coccídeo obligatoriamente intracelular. El gato es el único huésped definitivo del parásito. La fase del ciclo enteroepitelial con liberación de ooquistes en el ambiente se produce solamente en el gato. El gato se infecta por ingestión de quistes en tejidos de otros animales, por vía transplacentaria o ingestión de ooquistes de contaminación fecal. Una vez se realiza el ciclo enteroepitelial y el gato elimina ooquistes durante algunas semanas, no volverá a suceder, a pesar de que haya otra exposición al parásito. La fase extraintestinal del ciclo se da en el gato y otras especies de mamíferos, reptiles, anfibios, peces y aves. Se produce por ingestión de ooquistes esporulados del ambiente o ingesta de quistes de los tejidos. Las formas liberadas pasan a la circulación general y llegan a todos los tejidos del organismo. La respuesta inmunitaria del huésped frena la replicación intracelular de taquizoitos y se forman quistes sobre todo en SNC, músculos y vísceras. En individiuos inmunodeficientes se produce necrosis tisular por la replicación intracelular de los taquizoitos.

 

PRONÓSTICO: El pronóstico es variable según la localización y gravedad de las lesiones; bueno en cuadros leves y malo en afectación del SNC.

 

SÍNTOMAS: El ciclo enteroepitelial raramente produce signos clínicos, aunque pueden ser diarrea y vómitos, especialmente en gatitos. El ciclo extraintestinal tiene signos asociados a necrosis celular durante diseminación y replicación de taquizoitos, o bien signos clínicos asociados a cúmulos de inmunocomplejos inducidos por quistes tisulares, como son la disnea, tos, anorexia, cojera, ictericia, fiebre, linfadenopatía, esplenomegalia, signos de encefalitis, dolor muscular, debilidad, hiperestesia muscular, pancreatitis, uveítis anterior y posterior, retinocoroiditis, etc.

 

TRATAMIENTO: La [clindamicina] es actualmente el tratamiento de elección y se debe aplicar durante 1 mes. Hay una respuesta rápida de los signos, excepto los oculares y del SNC. Otra opción es sulfamidas trimetroprim, fácil de administrar en los perros y casi imposible de administrar a un gato por vía oral. Las lesiones oculares se tratan con clindamicina tópica y con corticoesteroides tópicos o sistémicos. Como enfermedad zoonótica importante los propietarios de gatos frecuentemente consultan sobre los riesgos de adquirir la enfermedad de su gato, especialmente en casos de gestación y en personas inmunodeficientes. El riesgo de infección del gato propio es muy bajo debido principalmente a dos factores: baja posibilidad de que el gato ingiera tejidos con quistes, eliminación de ooquistes una vez en la vida, si hay ingestión, necesidad de esporular en el ambiente de los ooquistes para ser contagiosos al hombre y otros animales; proceso de esporulación que dura 1 a 5 días. Si el gato es seropositivo y no hay ooquistes en las varias muestras de heces no es ningún riesgo para la salud. Si el gato es seronegativo mantener medidas de higiene básicas, especialmente en personas de riesgo, embarazadas e inmunodeficientes. No hay método diagnóstico para determinar si la toxoplosmosis del propietario ha sido adquirida por el contacto con su propio gato. Debido al tiempo necesario para la esporulación de los ooquistes es muy improbable adquirir la infección del propio gato.