Patologías

Vesical/Uretral, Neoplasia

ETIOLOGÍA: Las neoplasias de la vejiga urinaria son infrecuentes en el perro y en el gato. En estos animales la gran mayoría de neoplasias son malignas siendo la más frecuente el carcinoma de células de transición (80% en el perro y 30% en el gato). La incidencia de neoplasias mesenquimatosas es más alta en el gato (leio/hemangiosarcoma y linfoma) mientras que en el perro es muy baja (rhabdomiosarcoma). Hay cierta predisposición en las hembras y machos castrados así como en algunas razas como Airedale y Scottish Terrier, Beagle, Collie y Shetland Sheepdog. La etiología exacta se desconoce pero se ha demostrado la influencia de diversos factores que aumentan el riesgo de neoplasia de vejiga como son sustancias carcinogenéticas especialmente insecticidas, destilados del petróleo y ciclofosfamida, algunos metabolitos endógenos y la obesidad. Pueden aparecer síndromes paraneoplásicos como osteopatía hipertrófica, hipercalcemia, hiperestrogenismo, hipereosinofilia y caquexia tumoral. Las neoplasias primarias uretrales aún son más infrecuentes en el perro y el gato siendo más habitual que sean una extensión de neoplasias de la vejiga. El tipo más frecuente es el carcinoma de células de transición y hay cierta predisposición en las hembras y en la raza Beagle.

PRONÓSTICO: Suele ser malo por la facilidad de metástasis de los tumores del tracto urinario. SÍNTOMAS: En la neoplasia de vejiga principalmente hay estranguria, hematuria, disuria, incontinencia, etc. Otros signos menos frecuentes son cojeras, PU/PD, adelgazamiento, obstrucción urinaria, caquexia, dolor abdominal, masa abdominal. En la neoplasia uretral también hay estranguria, hematuria y signos de obstrucción urinaria. TRATAMIENTO: NEOPLASIA DE VEJIGA: El tratamiento de elección en el carcinoma de células de transición es quirúrgico aunque en algunos casos la resección quirúrgica no es posible debido a la gran predisposición de localizarse en la zona del trígono vesical y la afectación de otras localizaciones en el momento del diagnóstico. Hay numerosos protocolos de quimioterapia pero el que parece que mejor funciona es el de [cisplatino]. NEOPLASIA URETERAL: Salvo excepciones las neoplasias de uretra deben resolverse por medio de la cirugía