Adiestramiento canino en positivo. ¿Qué es y en qué consiste?

La existencia de interacciones entre perros y humanos hace necesario incentivar las relaciones positivas y prevenir las acciones negativas que traigan consecuencias. Con el adiestramiento se consigue establecer un vínculo entre el adiestrador y el animal que proporciona situaciones de bienestar para unos y otros.
adiestramiento canino en positivo
Imagen de Vets Affinity

El adiestramiento es la principal herramienta para cambiar la conducta de un perro a lo largo de la vida de éste. Se produce un cambio de comportamiento que perdura en el tiempo como resultado de diferentes experiencias que sufre el animal.


¿En qué consiste el adiestramiento?

Dentro de este ámbito se pueden diferenciar distintas técnicas englobadas en dos categorías: técnicas basadas en las teorías del aprendizaje y técnicas basadas en la etología canina. Las más empleadas por los expertos son las primeras mencionadas y las que explicaremos con más detenimiento.

Cuando hablamos de teorías del aprendizaje nos referimos al establecimiento de un vínculo entre el estímulo que ha condicionado el adiestrador y el estímulo producido por el animal, de tal manera que se emplea el primero para conseguir el segundo1.

No existe un patrón específico de adiestramiento sino que se aplican distintas técnicas que, combinadas entre sí, proporcionan lecciones de aprendizaje para las mascotas.

Tradicionalmente las técnicas se basaban en forzar al perro hasta que realizara las acciones requeridas por su adiestrador. Sin embargo, se han desarrollado distintas pautas más gratificantes, tales como el adiestramiento en positivo.

 

Adiestramiento en positivo: técnicas de refuerzo

La base principal de las técnicas de adiestramiento en positivo es la adición de elementos que le gustan al animal cuando se obtiene el comportamiento deseado, tanto en forma de alimento, juguetes o gestos afectivos por parte de los dueños, ya que las conductas premiadas o reforzadas tienden a repetirse.

Cuando se emplea el término refuerzo se hace alusión a la acción de añadir elementos, es decir, si el dueño obtiene la respuesta que quiere del perro le añade una recompensa. Aunque el animal gane aquello que le gusta no puede tener la libertad de hacer lo que quiera, sino que es necesario establecer unos límites de lo que debe hacer y lo que no.

 

Descarga el análisis científico del Vínculo entre las personas y los gatos [¿Cómo es la interacción? ¿Hay diferencias entre sexos? Encuentra todas las  respuestas en el estudio]

 

Los resultados con este adiestramiento se obtienen de una manera muy rápida y confiable, haciendo que el animal relacione por sí mismo los ejercicios y lo que el adiestrador espera de él, lo que fortalece el vínculo entre ellos.

También existe el refuerzo negativo, que consiste en retirar un estímulo molesto o desagradable cuando el animal lleva a cabo una conducta adecuada. Esta técnica no es recomendable ya que se pueden producir comportamientos no deseados o perjudiciales en el perro.

 

El castigo, ¿es siempre perjudicial?

El uso del castigo es una técnica desagradable para el animal y puede llegar a destruir el vínculo entre el adiestrador y el perro ya que aumenta sus niveles de estrés y ansiedad.

No obstante, el castigo puede implicar sólo la retirada de un estímulo agradable para el animal  como consecuencia de una conducta inadecuada o no deseada. Esta técnica combinada con el refuerzo positivo presenta resultados beneficiosos para las mascotas. Por ejemplo, si el perro hace una acción que no es la requerida por el dueño no le entrega su juguete.

También existe el castigo positivo, donde el adiestrador aplica un castigo, en forma de golpe o tirón de correa, con la intención de evitar que el perro repita una conducta que ha realizado. Esta técnica no debe de realizarse sin formación previa ya que puede ser contraproducente para ambas partes.

 

Conclusión

El adiestramiento canino no consta de una técnica exclusiva, sino que requiere de un híbrido de distintos ejercicios para poder obtener los resultados deseados.

Las técnicas de refuerzo positivo aumentan la conducta del animal de una manera beneficiosa para ambas partes. Por lo que, combinada con otras técnicas como el castigo negativo, se pueden obtener los resultados requeridos por el adiestrador.

 

1 Whitney LF. Señales y estímulos. En: Whitney LF. Psicología y adiestramiento del perro. ed. Ediciones Bellaterra; 2000. p. 153-160.

 

Post relacionados:

 

vínculo entre personas y mascotas

 

FAQS Alimentación
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías