Agility entrenamiento ¿Cómo iniciar a tu perro en este deporte?

El entrenamiento Agility mantiene a la mascota en forma y estimula su mente, ayudando a resolver los problemas de comportamiento causados por el aburrimiento. Te explicamos qué perros pueden practicarlo y cómo iniciar a tu mascota de forma segura en este deporte.
agility entrenamiento
Imagen de Vets Affinity

El ejercicio físico es vital para los perros, no solo les hace bien desde el punto de vista físico sino que también es útil para prevenir problemas de comportamiento y estimular su inteligencia. Un perro activo es un perro feliz, por lo que si tu mascota tiene mucha energía quizá no le baste con los paseos diarios y debas considerar actividades más intensas como el entrenamiento Agility.


¿En qué consiste el entrenamiento Agility y qué beneficios reporta?

El entrenamiento Agility surgió en 1978 en Inglaterra, como un espectáculo adicional del Crufts. Inspirado en las competiciones de salto de caballos, su objetivo era demostrar la agilidad y velocidad natural de los perros.

Hoy es una modalidad deportiva en la que la mascota sigue un circuito con obstáculos, generalmente compuesto por entre doce y dieciocho elementos, que pueden ser desde vallas y túneles hasta rampas. El objetivo es que el perro supere los obstáculos de la manera más limpia posible en el menor tiempo.

Lo interesante del Agility es que se trata de un deporte en equipo ya que tendrás que guiar a tu mascota pero sin tocarla, utilizando únicamente el lenguaje corporal y las señales vocales. De hecho, el entrenamiento Agility mejora la comunicación y fortalece el vínculo afectivo con la mascota. Un estudio publicado en la revista Behavioural Processes comprobó que los perros entrenados en Agility buscan más la mirada del dueño durante los juegos de solución de problemas, lo cual denota un vínculo de confianza más estrecho.

 

Descarga gratis la Guía del adoptante y ofrécela a los propietarios de cachorros [Resuelve dudas sobre esterilización, identificación, alimentación, higiene y  más para los nuevos adoptantes de mascotas]

 

Agility también ayuda a resolver los problemas de comportamiento de los canes. A diferencia de los paseos, este entrenamiento ejercita su cerebro combatiendo el aburrimiento, que es una de las principales causas de los problemas comportamentales en los canes con mucha energía. De hecho, una investigación realizada en la Universidad de La Salle descubrió que los perros que practican Agility tienen una mayor actividad parasimpática en reposo y después del ejercicio, un indicador de relajación y de un buen funcionamiento del sistema nervioso

 

¿Todos los perros pueden practicar Agility?

Los border collie, debido a su inteligencia y capacidad para seguir órdenes, son la raza más famosa que practica Agility, pero todos los perros pueden realizar este entrenamiento. Lo importante es que forméis un buen equipo y que los obstáculos sean adecuados a su tamaño y agilidad. No obstante, existen razas como el san bernardo que pueden sentirse frustradas con este entrenamiento pues su corpulencia y falta de agilidad les impiden superar bien los obstáculos, por lo que es mejor que realicen otro tipo de actividad física.

También hay que tener en cuenta la edad del perro. El entrenamiento Agility no comienza hasta que el cachorro tenga entre seis y ocho meses, aunque algunos entrenadores recomiendan esperar hasta que el cachorro cumpla el año. Dado que se trata de un deporte de alto impacto, los movimientos bruscos pueden causar deformaciones y daños en un sistema osteomuscular que está en pleno desarrollo. Además, antes de empezar el perro debe haber aprendido algunas órdenes básicas, sin las cuales es imposible practicar este deporte.

No obstante, para minimizar el riesgo de lesiones, lo ideal es que ambos deis vuestros primeros pasos en el Agility con un buen entrenador. Una investigación publicada en la Journal of the American Veterinary Medical Association en la que se analizaron a 1 669 entrenadores y 3 801 perros reveló que cuando los entrenadores tienen entre cinco y diez años de experiencia es menos probable que los canes se lesionen. También descubrieron que las lesiones son más comunes en los perros con menos de cuatro años de experiencia en el deporte.

 

Consejos para empezar el entrenamiento Agility

  • Aplicar el reforzamiento positivo. El entrenamiento Agility es una oportunidad para disfrutar, por lo que es importante utilizar el refuerzo positivo. Con premios y caricias el aprendizaje fluirá mejor y el perro se sentirá más motivado. Un metaanálisis de diecisiete estudios publicado en la Journal of Veterinary Behavior en el que se comparó los efectos y eficacia de los métodos de entrenamiento basados en el refuerzo positivo o negativo, comprobó que los métodos de entrenamiento aversivo no solo ponen en peligro la salud física y mental de los perros, sino que además retrasan el aprendizaje y generan comportamientos disruptivos.
  • Tener paciencia. Si la mascota se frustra durante el entrenamiento, no disfrutará del juego y perderá la motivación. Por tanto, armarse de paciencia y facilitarle el trabajo al inicio. Poco a poco se irá complejizando el recorrido añadiendo nuevos obstáculos. De hecho, hay que recordar que durante las sesiones de aprendizaje no se realizan circuitos completos, el can debe aprender obstáculo por obstáculo.
  • Jamás utilizar collar. Practicar Agility con collar es extremadamente peligroso ya que este podría engancharse en alguno de los obstáculos y dañar a la  mascota. Por eso, deben asegurarse de que el perro no lleve collar, ni siquiera los antiparasitarios.
  • Asegurar de que los obstáculos son adecuados. Los obstáculos no solo deben ser adecuados al tamaño del can sino que también deben estar colocados de manera que no le hagan daño. Los saltos y las vallas, por ejemplo, no pueden ser fijos sino que deben caerse al más mínimo roce para evitar que el perro se lesione.

 

Post relacionado:

 

test de movilidad para perros

 

Microbiota
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías