Arnés de adiestramiento

A muchos propietarios les surge la duda sobre la elección de un collar o arnés para el paseo de su perro. Si el animal tiende a dar tirones, el arnés es la mejor opción para entrenarlo sin lastimarlo, ya que distribuye uniformemente el peso en el pecho. El objetivo es conseguir educar al animal con seguridad y disfrutar de caminatas tranquilas y agradables.
arnes adiestramiento
Imagen de Vets Affinity

Tanto los arneses como los collares pueden ser adecuados según la etapa y momento de la vida del perro y dependerá también de las necesidades de cada familia y las características y personalidad del animal.


Puedes echar un vistazo al análisis científico del vínculo entre las personas y los gatos.

 

Tipos de arneses

 

  • Anti-tirones: Están diseñados para llevar al perro a nuestro lado sin tirar de la correa, correr o saltar. Constan de 2-3 tiras de nylon, que cruzan el pecho del perro horizontalmente y cierran rodeando el torso. Cuentan con una argolla para la correa por delante y a veces otra en la parte posterior, en lo alto de la espalda.

 

Veamos algunos de los más populares:

  • Arnés Easy Walk: la zona que cubre el tronco parte de la cruz y sale otra cinta por encima de las patas delanteras que descansa por debajo del esternón, dejando libre la tráquea, de este modo no provoca asfixia si el animal jala. Tiene varios cierres en distintas partes. Es fácil de usar y ajustar, suave y resistente; pero puede ejercer presión y rozamiento sobre las patas delanteras.

 

  • Arnés Merhi-Long: cuenta con tiras acolchadas en pecho, cuello y zona de la cruz. Retrasa el enganche de la correa por la zona dorsal y la sujeción por la zona ventral, por lo que la sujeción del perro es cómoda y segura. Indicado en animales con piel delicada, pelo corto y cuello largo.

 

  • Arnés Sense-ible: estructura similar al Easy Walk; pero tiene un único cierre y sus cintas son más anchas, por lo que la presión es mínima.

 

Descarga gratis la Guía del adoptante y ofrécela a los propietarios de cachorros [Resuelve dudas sobre esterilización, identificación, alimentación, higiene y  más para los nuevos adoptantes de mascotas]

 

  • Arnés Walk-in-sync: también muy parecido al Easy Walk; pero además de la sujeción frontal, al tensarse provoca la aproximación de las patas delanteras, captando una mayor atención del perro. Muy útil para tirones puntuales, por ejemplo, cuando ven a otros perros.

 

  • Arnés Ronzal de morro: rodean el hocico del perro, de modo que al tirar el arnés le hace girar la cabeza. Un mal uso puede dar lugar a lesiones cervicales graves.

 

  • Arnés de trabajo: similar al arnés Merhi-Long. Existe una gran variedad según la necesidad, actividad y práctica a realizar, como los específicos para perros guía.

 

  • Arnés de paseo: suele contar con varias cintas de grosor moderado que cubre la zona del pecho y la cruz. Colocación rápida, ajustable y, por lo general, con un solo cierre. Para perros educados y tranquilos.

 

Uso del arnés de adiestramiento por primera vez

Primero se debe elegir el tamaño idóneo y ajustarlo correctamente. El perro tiene que sentirse cómodo para no dificultar el entrenamiento.

Antes de iniciar el primer paseo, dejaremos que el perro lleve el arnés durante un rato dentro de casa para que se vaya adaptando a él.

Elige un área para la caminata que no tenga demasiadas distracciones, como otros perros. Se puede optar por llevar golosinas para recompensarlo.

Realiza un nudo a la correa como a unos 50-60 cm del gancho. Ese nudo se sujeta con la mano más cercana al perro, y el resto del lazo se agarra con la otra mano alrededor del cuerpo.

Muestra las golosinas y anima al perro a dar un par de pasos pegado a ti y premialo. Cada vez que el perro se distraiga e intente tirar y notes esa presión sobre la parte del nudo, suelta y da un giro en U cambiando de dirección. El arnés será como una vía de comunicación con el perro, ya que, al detenerte, su impulso y el del arnés harán que el perro retroceda hacia ti.

Cuando esté otra vez junto a ti elogiale, recompénsale y agarra de nuevo el nudo de la correa. Puedes utilizar palabras que acompañen cada acción, como al iniciar la marcha o cuando el perro jale. Esto le ayudará a captar la nueva rutina un poco más rápido.

Si el perro es muy enérgico o ha estado acostumbrado a tirar de la correa en el pasado, como en el caso de animales adoptados, puede costar algo más enseñarle este nuevo hábito de caminar junto a ti. Juega un papel muy importante la constancia y paciencia.

Descarga gratis la guía del adoptante y ofrécela en tu clínica.

 

Post relacionados:

 

vínculo entre personas y mascotas

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías