Arnés para perros con problemas en las patas traseras para caminar sin carga

El uso del arnés para perros con problemas en las patas traseras se recomienda para los casos de artritis, displasia de cadera, trauma espinal, trastornos neurológicos que afecten la movilidad o cualquier otro problema que implique una pérdida de fuerza en el tren trasero. Estos arneses sirven para liberarles de la carga cuando necesitan moverse.
arnes para perros problemas patas traseras
Imagen de Vets and Clinics by Advance

A medida que los perros envejecen, también lo hacen sus extremidades, articulaciones y músculos y las actividades que el animal solía realizar con facilidad comienzan a convertirse en un desafío. Las patas traseras suelen ser las que más sufren debido al envejecimiento o diferentes enfermedades ya que pierden más masa muscular. En esos casos, usar un arnés para perros con problemas en las patas traseras es una buena opción para mantener al can activo.


El arnés de elevación trasera se ajusta en la parte posterior del can, en las patas traseras y la pelvis, de manera que se pueda levantar lo suficiente como para que no arrastre las piernas y pueda caminar sin carga. También se puede utilizar en momentos puntuales para facilitar el día a día del can, ya sea para ayudarle a subir o bajar las escaleras, ayudarle a levantarse o a hacer sus necesidades.

El arnés para perros con problemas en las patas traseras brinda seguridad, estabilidad y soporte, por lo que se recomienda en los casos de artritis, displasia de cadera, trauma espinal, fatiga o cualquier otro problema de movilidad en las patas traseras. También se utiliza durante el periodo de recuperación de una cirugía ortopédica.

 

¿Por qué es importante el arnés de elevación trasera para mantener a los perros en movimiento?

Los perros necesitan realizar ejercicio físico. Cuando sufren problemas como la artrosis, por ejemplo, el ejercicio de intensidad suave o moderada les permiten mantener la movilidad articular, la tonicidad muscular y controlar el peso.

 

Descarga gratis aquí la ficha de evaluación para determinar la movilidad  articular del perro

 

Un estudio realizado en la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena 1 en el que se analizó el impacto de diferentes tipos de ejercicio sugiere que subir ligeras pendientes aumenta la flexión de la articulación de la cadera mientras que caminar sobre pequeños obstáculos genera una mayor extensión de las articulaciones de la rodilla, de manera que son buenos ejercicios para los perros con problemas de artrosis y artritis.

No obstante, dado que aproximadamente el 40% del peso del perro recae en las patas posteriores, según indica la 2, el uso del arnés de elevación trasera permite aliviar la carga, de manera que el perro sufra menos dolor al caminar y pueda disfrutar más de las pequeñas caminatas, lo cual también mejorará su estado anímico.

Cuando el perro logra moverse, aunque sea con la ayuda del arnés, también se previene la degeneración y ulterior atrofia del músculo. Mantener la masa muscular que rodea las articulaciones de la cadera es esencial para que toda la carga no caiga sobre los huesos y articulaciones. Además, el ejercicio ayuda a mantener el fémur en la posición correcta y permite mantener bajo control el peso del animal, evitando los problemas de salud asociados a la obesidad e impidiendo que se produzca una sobrecarga adicional a la hora de moverse.

 

¿Cómo elegir un arnés para perros con problemas en las patas traseras?

1.     Material resistente, flexible y transpirable. La mayoría de los arneses para perros con problemas en las patas traseras están fabricados con materiales flexibles y resistentes, pero es importante cerciorarse de que el material sea además suave y transpirable, para que no irrite la piel del can.

2.     Diseño ergonómico. El arnés de elevación trasera debe soportar el peso del animal sin ejercer una presión o un esfuerzo excesivo en sus articulaciones o músculos. Eso significa que debe tener un diseño ergonómico, tanto para la mascota como para el propietario. Los arneses acolchados en la zona alrededor de la cadera son más cómodos para el can. En el caso del propietario, debe fijarse en el diseño del asa, sobre todo si necesita levantar a perros más grandes y pesados.

3.     Ajuste adecuado. El arnés debe ajustarse perfectamente al can, de manera que garantice una sujeción segura que no agrave las lesiones. Aunque muchos arneses son ajustables mediante broches y hebillas, es fundamental tener en cuenta las medidas lineales del animal y su peso corporal.

 

Post relacionados:

 

Referencias Bibliográficas:

1.     Holler, P. J. et. Al. (2010) Kinematic motion analysis of the joints of the forelimbs and hind limbs of dogs during walking exercise regimens. Am J Vet Res; 71(7): 734-740.
2.    Rodrígues, R. (2006) Biomecánica. Argos; 80: 42-43.

 

vínculo entre personas y mascotas

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías