AVEPA - Dermocosmética - Dr. Eloy Castillo

Se define la dermocosmética como “cosmética con cierta utilidad clínica”. Constituye una rama de la farmacia, cuyos productos combinan acción cosmética clásica con la de un medicamento tópico. No pretenden curar una patología concreta, pero pueden ser de gran ayuda para preservar la salud del animal. Su interés en veterinaria radica en su poder como producto de “medicina preventiva” permitiendo al profesional transmitir a los propietarios los conocimientos necesarios al adquirir un animal, por lo que conocer su existencia y saber practicarla es beneficioso para el clínico. Además su uso en veterinaria esta vez más extendido dado el aumento en la oferta de productos y una demanda social creciente.
AVEPA
Imagen de Vets Affinity

La piel, el órgano de mayor tamaño del organismo, y el pelo constituyen la principal diana de estos productos, en concreto el estrato córneo superficial. Estos órganos ejercen gran cantidad de funciones (protección, termorregulación, sensorial, reserva y almacenamiento, indicador, inmunoregulación) y presentan características peculiares (pH básico en perros, flora cutánea) con un papel primordial en el conjunto de la salud del animal.


El cuidado del pelo constituye una piedra angular dentro de la dermocosmética. No existe una respuesta única sobre cuándo y cómo se debe lavar y cepillar a un perro, sino que la respuesta debe basarse en criterios individuales del animal: su modo de vida, edad, raza, tipo de pelo. Las modificaciones cutáneas en perros de cierta edad y su posterior aplicabilidad. La evolución histopatológica del pelo y la piel a lo largo de la vida del animal modifican la aplicabilidad de los productos dermatocosméticos, ya que un animal de cierta edad va a tener una menor absorción de productos tópicos con un decremento de la eficacia y aumentando en la latencia de respuesta.

La gran revolución en dermatocosmetica de inicios de siglo XXI ha sido la “champuterapia”, un producto con fácil aplicabilidad y gran difusión en el mercado. Existen champús no sólo con acción higiénica (componentes iónicos que se unen a detritus presentes en superficie cutánea permitiendo su retirada) sino que también agregan un efecto terapéutico simultáneo siendo productos hipoalergénicos (es decir, que garantizan seguridad en su aplicabilidad en base a los productos que contiene y en la ausencia de otros productos con evidencia de posibilidad de reacción cutánea adversa), hidratantes (como propylenglicol, glicerol), reparadores (ceramidas, filagrina), estabilizadores de flora cutánea (monosacáridos, péptidos) entre otros.

 

Clinical report - Dermatitis atópica canina

 

No obstante existen alternativas interesantes que, pese a su menor eficacia respecto el champú, si tienen gran utilidad en situaciones concretas (por ejemplo, la espuma es una gran aliada en zonas de piel de tamaño reducido o menor densidad de pelo y los sprays pueden servir como eficaz vehículo para la absorción de otra sustancia a través del pelaje abundante). No sólo la piel se beneficia de la dermocosmética, sino que existen otras partes del organismo donde su aplicación es posible, como el conducto auditivo externo donde productos con agentes limpiadores, cerumenoliticos, secantes o antisépticos permiten la limpieza y al mismo tiempo la preservación de la salud de esta zona evitando la formación de tapones de cerumen y la sobreinfección de éstos.

La alimentación constituye otro campo de aplicabilidad de la dermocosmética a través de la aplicación de suplementos dietéticos y vitamínicos en la dieta del animal. En concreto los ácidos grados omega 3 (con efecto antiinflamatorio) y omega 6 (necesario para la síntesis de la estructura cutánea) no pueden ser sintetizados por los mamíferos, por lo que deben estar incluidos en la dieta. Su suplementación (ya sea en cápsulas, geles, etc.) ha demostrado aportar beneficios antiinflamatorios y antioxidantes aumentando la calidad de la piel y sobretodo del pelaje.

En definitiva, se puede concluir que la utilización de la dermocosmética permite cuidar la estética y al mismo tiempo la salud del animal. No obstante, no se debe olvidar que como cualquier producto aplicado, puede tener efectos adversos. El deber del clínico es que los animales de compañía estén sanos y …. lo parezcan.  

 

 

 

 

Posts relacionados:

 

Leishmaniosis canina

Contenido relacionado

AVEPA
Casos clínicos Dr. Ramon Almela
AVEPA
Finalizando el simposio de VETSaffinity “Aciertos y errores en...
AVEPA
Casos clínicos Dr. Ramón Almela
New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías