Ayúdanos a cambiar el Código Civil para que los animales tengan los derechos que se merecen

¿Sabías que ante la ley española los animales son considerados cosas? Es decir, el Código Civil no los ve como un ser sintiente sino como un simple objeto. Sin embargo, estamos cerca de cambiarlo. La Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal hemos unido fuerzas para impulsar el cambio del Código Civil que otorgue a los animales la categoría de seres capaces de sentir. Pero nos faltas tú para conseguirlo, ¿nos ayudas?
Animales No Son Cosas
Imagen de Vets Affinity

Animales No son cosas es la iniciativa que hemos puesto en marcha con el Observatorio Justicia y Defensa Animal para sumar fuerzas y lograr que el acuerdo parlamentario al que se llegó en el Congreso de los Diputados el 14 de febrero de este año tenga un desarrollo futuro y no se quede en una declaración de intenciones.


Un colectivo como el tuyo, que siente verdadera pasión por los animales y se preocupa de su bienestar, es clave para que la causa prospere. Puedes unirte a ella firmando la petición en la plataforma change.org, y difundiendo la misma entre los dueños de animales y colegas de profesión para que llegue a cuanta más gente mejor, y conseguir que los perros y los gatos no sean considerados como cosas ante la ley.

 

Descarga el análisis científico del Vínculo entre las personas y los gatos [¿Cómo es la interacción? ¿Hay diferencias entre sexos? Encuentra todas las  respuestas en el estudio]

 

El mantenimiento del Código Civil tal y como está ahora puede suponer un importante problema en determinadas situaciones. Por ejemplo, en un proceso de divorcio el juez podría repartir entre la pareja el perro o el gato como si fuera un coche o un piso. O, en un accidente, las autoridades están obligadas a dejar los animales en el lugar del suceso como si fueran un equipaje más. De esta manera, la ley permite que los animales al ser cosas puedan ser embargados, ponerse a la venta, devueltos o sacrificados.

Así pues conseguir que el gobierno cambie el Código Civil y modifique la condición de los animales de compañía depende de nosotros. Estamos muy cerca de conseguirlo, pero cuantas más fuerzas tenga esta causa, y más contando con colectivos tan esenciales como el de los veterinarios, más probabilidades tendrá de ser una realidad. ¡Firma la petición y dale a los animales los derechos que se merecen!

De esta manera, evitarás casos como el de Arantxa que sufrió junto a sus dos gatas, Carla y Vita, un aparatoso accidente de tráfico cuando regresaba a su domicilio después de una visita rutinaria en el veterinario. Arantxa fue socorrida por los servicios de emergencia, pero sus gatas se quedaron en el lugar del incidente. Se asustó mucho al saber lo sucedido y pidió a los servicios médicos que le dejaran hacer una llamada a una amiga, quien pudo ir a recoger a las gatas que, por suerte, no tenían ninguna lesión.

El Código Civil español data de 1889 y muchas cosas han cambiado desde entonces. Ha sido reformado y modernizado en diversas ocasiones, pero los animales todavía son considerados como “bienes semovientes”. Desde la Fundación Affinity creemos que España debe adecuar su Código Civil a realidad actual como ya hayan hecho otros territorios. Por ejemplo, en Cataluña que reconoce expresamente que los animales no son cosas como el Código Civil francés, el austriaco, el suizo o el alemán.

Por eso necesitamos tu apoyo, el de tu colectivo y el de todas las personas a las que lo puedas difundir, para que la causa “Animales No son cosas” dé sus frutos y los animales, por fin, sean considerados seres vivos dotados de sensibilidad. ¡Únete ahora!

 

Post relacionados:

 

vínculo entre personas y mascotas

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
2 + 8 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento