Cardiomiopatía hipertrófica felina. Uso de NT-ProBNP como screening

La miocardiopatía hipertrófica felina es una patología primaria frecuente que se caracteriza por el engrosamiento del miocardio. Dado que el diagnóstico es de exclusión y la patología puede llegar a ser severa con manifestaciones en forma de insuficiencia cardíaca congestiva, tromboembolismo y muerte súbita, se requieren métodos de screening para la identificación de los gatos afectados.
cardiomiopatia hipertrofica felina
Imagen de Vets Affinity

La etiología puede ser idiopática o por mutaciones de la proteína C. La miocardiopatía hipertrófica tiene un amplio espectro clínico que abarca desde la patología leve sin signos clínicos (presentan signos subclínicos) a la patología grave con complicaciones asociadas como los trastornos arrítmicos y la muerte súbita.


La miocardiopatía hipertrófica felina es una patología que afecta con mayor frecuencia algunas razas de gatos, por lo que es frecuente que los dueños de esos gatos quieran descartar esta patología en sus mascotas. Conoce más sobre el vínculo que se establece entre las personas y los gatos

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica felina?

La exploración física tiene un papel limitado en el diagnóstico de esta patología. La sensibilidad y especificidad de la auscultación para detectar la patología cardíaca son bajas porque la mayoría de gatos con miocardiopatía hipertrófica no presentan anomalías auscultatorias y algunos de ellos presentan un soplo fisiológico por obstrucción dinámica en el ventrículo derecho.

El diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica felina se realiza mediante ecocardiografía, siendo siempre un diagnóstico de exclusión. Un diagnóstico certero de miocardiopatía hipertrófica se puede realizar si se observa engrosamiento de toda la pared del ventrículo izquierdo (o una región de la misma superando 6 mm) en ausencia de hipertiroidismo, hipertensión arterial y deshidratación severa. El engrosamiento de la pared se acompaña normalmente de incremento de tamaño de los músculos papilares y se observa obliteración de la cavidad izquierda al final de la sístole cardíaca.

Otros hallazgos que se pueden observar en el ecocardiograma son: dilatación de aurícula izquierda y movimiento del velo anterior mitral funcional por la obstrucción dinámica a la salida de la sangre del ventrículo izquierdo.

Para ampliar los conocimientos en cuanto al diagnóstico diferencial y a la clínica de la patología cardiorrespiratoria felina, completa tu formación en nuestra plataforma online de aprendizaje.

Así pues, existe una necesidad de disponer de pruebas menos costosas y más accesibles para el diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica felina.

 

¿Qué papel tienen los biomarcadores?

En la medicina de humanos se han utilizado los biomarcadores en plasma o suero para evaluar la patología cardíaca. Recientemente, la detección del extremo N-terminal de la prohormona del péptido natriurético cerebral (NT-proBNP) en el gato se encuentra disponible. Esto ha hecho que la comunidad científica comience a explorar la utilidad de este biomarcador en la patología cardíaca felina1.

 

Los gatos obesos corren el riesgo de sufrir dermatofitosis no alérgica [Descarga gratis este informe para prevenir la obesidad en gatos esterilizados]

 

El BNP (péptido natriurético cerebral) es un péptido que se sintetiza en las aurículas y ventrículos. El estímulo que incrementa su secreción es el estiramiento miocárdico.  Inicialmente el BNP se sintetiza en forma de ProBNP, una prohormona. Dentro del miocito el ProBNP se separa en BNP (la hormona activa) y su extremo N-terminal el NT-proBNP. EL NT-proBNP es menos lábil que la hormona y tiene una vida media más larga en plasma. A pesar de que el NT-proBNP no es el compuesto con actividad en el gato, las concentraciones de NT-ProBNP se correlacionan con las concentraciones plasmáticas de BNP. Por ello, el NT-ProBNP se utiliza como un marcador más estable de la actividad de BNP1.

En el caso específico de la miocardiopatía hipertrófica, en humanos se ha evidenciado una correlación entre una concentración elevada de NT-proBNP y determinados aspectos de la enfermedad. Específicamente, se ha evidenciado una correlación positiva entre las concentraciones del NT-ProBNP y las siguientes variables: clase funcional de la NYHA de la insuficiencia cardíaca, el tamaño de la aurícula izquierda, la gravedad de la disfunción sistólica, la obstrucción dinámica del tracto de salida del ventrículo izquierdo y la gravedad de la hipertrofia ventricular.

A pesar de observar estas correlaciones, el estudio del rol que poseen estos biomarcadores como predictores de la enfermedad y la gravedad en el gato es muy limitado. Por ello, se decidió estudiar la posibilidad de uso del NT-ProBNP como marcador de screening para detectar los gatos afectados de miocardiopatía hipertrófica.

 

¿Cuál fue el diseño del estudio?

El estudio se realizó en la Universidad de California y se seleccionaron 40 gatos mestizos (19 hembras y 21 machos) con media de edad de 6,5 años. Todos ellos fueron genotipados previamente como heterocigotos o negativos para la mutación A31P y se realizó una evaluación clínica, analítica (con función tiroidea) y ecocardiográfica.

El uso del ecocardiograma permitió el diagnóstico de la enfermedad al medir en el ecocardiograma 2D engrosamiento de la pared ventricular izquierda con hipertrofia asociada de músculos papilares en ausencia de otra patología causante descartada por la exploración física y la analítica previa.

Todos los gatos explorados fueron analizados (en un rango de 6 meses previos a la realización de la ecocardiografía hasta 3 meses a posteriori de ella) para detectar las concentraciones de NT-ProBNP.

 

¿Cuáles fueron los resultados?

De los cuarenta gatos estudiados, tras realizar el ecocardiograma nueve gatos fueron clasificados como normales, doce equívocos, nueve con miocardiopatía hipertrófica moderada y diez con miocardiopatía hipertrófica severa. Tres de los diez gatos con miocardiopatía severa presentaban dilatación moderada de la aurícula izquierda, no evidenciándose dilatación de la misma en ningún otro grupo.

Los gatos con enfermedad severa presentaban niveles significativamente más elevados de NT-ProBNP comparado con los otros gatos (p<0.0001). La media del valor de NT-ProBNP para la enfermedad severa, moderada, incierta o normal fue de : 134 pmol/L, 22 pmol/L, 19 pmol/L y 21 pmol/L. Comparando el valor de NT-ProBNP del grupo de enfermedad severa con el resto de grupos, siempre se observaban diferencias significativas entre el valor del grupo severo y los grupos de enfermedad moderada, equívoca y normal.

 

¿Cómo se interpretaron estos resultados?

El punto de corte para la normalidad del NT-ProBNP decidido según estudios y publicaciones previas fue de 44 pmol/L por lo que una concentración elevada de NT-ProBNP era razonablemente sensible y específica (90 y 83% respectivamente) para identificar la miocardiopatía hipertrófica felina severa. Sin embargo, el NT-ProBNP no era útil para diferenciar gatos sanos o con enfermedad moderada.

Así pues, el NT-ProBNP es útil para el diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica severa, pero no es sensible para el diagnóstico de enfermedad moderada. Por ello, los autores del estudio concluyeron que el NT-ProBNP no puede usarse para el screening de la miocardiopatía hipertrófica, dado que no se detectarían formas moderadas y leves de la enfermedad.

 

  1. Harris A, Beatty S, Estrada A, Winter B, Bohannon M, Sosa I et al. Investigation of an N-Terminal Prohormone of Brain Natriuretic Peptide Point-of-Care ELISA in Clinically Normal Cats and Cats With Cardiac Disease. Journal of Veterinary Internal Medicine. 2017;31(4):994-999.
 

POST RELACIONADO:

 

vínculo entre personas y mascotas

 

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías