Casos clínicos en dermatología (Dr. Lluís Ferrer). Actualizaciones en el diagnóstico dermatológico. XXVII Congreso de Especialidades Veterinaria AVEPA GTA 2018

El Dr. Lluís Ferrer expone tres casos clínicos dermatológicos de naturaleza aguda en perros, que corresponden respectivamente a: histiocitosis cutánea reactiva, fascitis purulenta-necrosante y dermatitis, paniculitis y miositis piogranulomatosa estéril
GTA
Imagen de Vets Affinity

 

Caso 1

Soft Coated Wheaten Terrier de 3 años de edad. Consulta por la aparición de una úlcera nasal con presencia de necrosis y ulceración muy profunda de la parte ventral de la nariz y de la unión muco-nasal con un proceso costoso en la parte dorsal que fue tratada previamente con enrofloxacina y cefalexina sin presentar mejora. Las opciones diagnósticas son dermatitis de origen infeccioso (criptococosis, blastomicosis, esporotricosis, micobacteriosis, micosis cutánea/subcutánea), dermatitis de origen no infeccioso (granuloma eosinofílico, piogranuloma estéril, lupus eritematoso discoide) y posible proceso reactivos/neoplásicos (histiocitosis cutánea reactiva, mastocitoma, linfoma cutáneo).


El protocolo diagnóstico comprende un examen citológico de la úlcera, hemograma y bioquímica séricas, urianálisis, biopsia y cultivo bacteriano y micótico y examen radiológico. De las pruebas diagnósticas realizadas se detectaron anomalías en la citología (mayor presencia de células grandes, de aspecto histiocítico) y en la histopatología (donde se observa un acúmulo de células organizadas en la dermis profunda distribuidas en nódulos entorno a los folículos pilosos, con apariencia de proceso granulomatoso). Se orienta como una histiocitosis cutánea reactiva. Dado que con esta enfermedad puede desarrollarse un cuadro sistémico, se realiza una ecografía abdominal y una placa de tórax para descartar la presencia de linfadenopatías, afectación pulmonar, nódulos pulmonares.

El tratamiento de elección es la ciclosporina  >5mg/kg/24h. El pronóstico es bueno y en caso de que no haya afectación de otros órganos se realizará tratamiento de forma puntual hasta que se cierre la lesión. La histiocitosis cutánea reactiva es una patología en la que se produce una proliferación reactiva de células dendríticas dérmicas con crecimiento nodular multicéntrico. Hay dos patrones frecuentes: con afectación nasal o con aparición de nódulos eritematosos irregulares en el dorso que coalescen formando placas.

 

Caso 2

Perro mestizo castrado de 8 años que consulta por la aparición de forma aguda (hace 2 días) de edema, tumefacción y lesiones ulcerativas-supurativas cutáneas, con fiebre de 40º y astenia que no responde al tratamiento antibiótico (amoxicilina-clavulánico). Historia sugestiva de pelea con otro perro. La lesión es extensa, presenta escara necrótica en la superficie sobre la cual se objetivan varias heridas inciso-contusas y evoluciona rápidamente. El diagnóstico diferencial que se plantea es de fascitis necrotizante, paniculitis post-traumática o dermatitis-celulitis infecciosa ( por Pseudomonas, Acinetobacter, Staphylococcus). Para orientar el diagnóstico se realiza un hemograma y bioquímica séricas, urianálisis, biopsia para histopatología, cultivo bacteriano (se aísla Streptococcus canis) y examen ecográfico. Se orienta como una celulitis y fascitis purulenta-necrosante. Un factor clave para la supervivencia es iniciar el tratamiento antibiótico lo antes posible combinando clindamicina y un betalactámico.

 

Clinical report - Dermatitis atópica canina

 

Las quinolonas tienen un efecto perjudicial en esta patología, por lo que se deben evitar. Se realiza desbridamiento quirúrgico agresivo y tratamiento con clindamicina 11 mg/kg/12h y cefotaxima 40 mg/kg/8h. La fascitis bacteriana es una infección muy grave y de progresión muy rápida caracterizada por una necrosis masiva del tejido subcutáneo y muscular. Normalmente la infección se causa por una alteración en la barrera cutánea del perro y se origina por Streptococcus spp., beta-hemolíticos, Lancefield grupo G, S.pseudintermedius, Escherichia coli y Serratia marcescens. Empieza con una tumefacción regional, edematosa, caliente y dolorosa con destrucción tisular cuya aparición es más frecuente en extremidades y se acompaña de sintomatología sistémica como fiebre, depresión y letargia. La lesión avanza produciendo necrosis, shock y fallo multiorgánico si no se trata adecuadamente.

Hay que realizar un abordaje correcto lo antes posible. En espera de los resultado se recomienda empezar un tratamiento con clindamicina y con una cefalosporina y dar soporte hemodinámico.

 

Caso 3

Perro Bodeguero andaluz de 6 años. Desarrolla lesiones inflamatorias ulcerativas y costrosas en cara y cojinetes plantares. Presenta inflamación ocular, exoftalmos y una úlcera corneal. No responde a las terapias según el antibiograma. Las lesiones evolucionan y empeoran con presencia de necrosis. Se vuelven a repetir las biopsias y cultivos que muestran la presencia de un proceso piogranulomatoso, sin hallar  patógenos de origen bacteriano u fúngico. Se diagnostica como una dermatitis, paniculitis y miositis piogranulomatosa estéril. Se inicia tratamiento inmunosupresor con prednisona en pauta descendente (durante 2 meses) y ciclosporina (que se mantiene durante 4 meses dado la gravedad del caso para evitar recidivas). Una vez se observa una mejoría en las lesiones cutáneas se procede a la enucleación del ojo afectado.

 

Post relacionados:

 

Leishmaniosis canina

 

Contenido relacionado

GTA
El prurito se define como aquella sensación molesta o desagradab...
GTA
El Dr. Lluís Ferrer describe tres tipos de enfermedades cutáneas...
GTA
El Dr. Ramón Almela expone tres casos clínicos dermatológicos de...
Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías