Medicina y cuidados veterinarios

En otros posts ya se ha desarrollado qué es el síndrome de Cushing en perros y qué enfermedades pueden producirlo. A continuación te resumimos las pruebas diagnósticas de las que disponemos para su evaluación.
cushing en perros
Imagen de Vets Affinity

Este test se utiliza para el diagnóstico de hiper como de hipoadrenocorticismo. Para ello se extrae una muestra sanguínea y posteriormente se administra la hormona ACTH, para volver a extraer una nueva muestra. Los perros normales muestran una aumento de hasta 450 nmol/L (16 mcg/dl) en la muestra post-estímulo.

El shunt portosistémico en perros en una enfermedad congénita que afecta a la circulación, con el paso de sustancias que no pueden ser metabolizadas por el hígado a la circulación general. El hígado y el sistema nervioso central pueden quedar altamente dañados. En el caso de ser de tipo extrahepático, te explicamos un tratamiento quirúrgico con buenos resultados.
shunt portosistemico perro
Imagen de Vets Affinity

En el shunt portosistémico en el perro se produce una comunicación anómala vascular entre la circulación venosa portal y arterial. Es por ello que las sustancias tóxicas absorbidas desde el sistema digestivo pasan directamente a la circulación general saltándose el paso hepático y produciendo entonces toxicidad cerebral.

La infección de orina o cistitis en el perro es una infección común, aunque puede ser difícil de detectar para el dueño. Sus principales síntomas son que el animal orina con mayor frecuencia, en ocasiones en lugares no permitidos, con cierta incontinencia, y también puede estar inquieto. Todo ello puede confundirse con un mal comportamiento. Por esta razón, es importante contar con las herramientas diagnósticas adecuadas para ayudarnos a encontrar el mejor tratamiento para nuestro paciente canino.
infeccion de orina en perros
Imagen de Vets Affinity

La infección de orina en perros o cistitis es una inflamación de las vías urinarias (vejiga y uréter), principalmente por causas infecciosas de origen bacteriano.

Afecta aproximadamente a un 14% de los perros al menos una vez en la vida. Aun así, se calcula que aproximadamente el 80% de las infecciones se mantienen subclínicas.

Los fármacos antihistamínicos en perros se utilizan principalmente en el tratamiento continuado de las alergias, como coadyuvante de los corticoides, y también para controlar la secreción de ácido gástrico cuando se produce una úlcera. El uso de antihistamínicos no es frecuente en perros, pues se suele optar por otras aproximaciones médicas y farmacológicas. A continuación, realizamos un breve repaso de los tipos de antihistamínicos para perros y las patologías en las que se administran.
antihistamínico para perros
Imagen de Vets Affinity

En general, existen 3 tipos de fármaco para el tratamiento de los efectos de la histamina:

1.     Los antagonistas fisiológicos. Son compuestos que producen efectos fisiológicos opuestos a la histamina, las aminas simpaticomiméticas: adrenalina, efedrina, xantina

2.     Inhibidores de la liberación de histamina, que reducen la degranulación de basófilos y mastocitos, como el ketotifeno o el cromoglicato sódico.

3.     Antagonistas farmacológicos competitivos o antihistamínicos. Son fármacos que ocupan los receptores específicos de la histamina: H1, H2 y H3.

Páginas

Suscribirse a RSS - Medicina y cuidados veterinarios
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento