Vínculo personas y mascotas

El estrés es inicialmente una respuesta fisiológica ante ciertas situaciones de la vida cotidiana que ponen alerta al organismo. Es cuando se sufre un estrés constante o en situaciones que no llevan a una adaptación al ambiente, que el estrés se convierte en un fenómeno patológico. Cuando el estrés se convierte en patología observamos cambios de comportamiento y conducta en el perro, los cuales debemos saber identificar para poner un correcto tratamiento de cara a la solución de los mismos.
terapia con perros
Imagen de Vets Affinity

El estrés es una respuesta automática y adaptativa del organismo ante cualquier situación que nos provoque una emoción y pueda suponer una amenaza. Esta respuesta automática e involuntaria es la responsable de la adaptación del organismo para las exigencias de un ambiente cambiante. El estrés pone en marcha los mecanismos de huida o de lucha, disminuye los umbrales del miedo y de frustración y como consecuencia las conductas agresivas en el perro.

La elección del correcto dispositivo de paseo para nuestro perro es importante. Además del diseño y la funcionalidad debemos fijarnos en cómo puede interferir ante ciertas patologías. La elevación de la presión intraocular (PIO) puede desencadenar o empeorar enfermedades oftalmológicas y ésta puede alterarse en función del uso del collar o del arnés
collar o arnes
Imagen de Vets Affinity

La diferencia entre el collar y el arnés radica en los puntos de presión: al aplicar una tensión la fuerza de ésta se reparte en diferente zona e intensidad:

  • El collar sobrecarga la zona del cuello, comprimiendo la vena yugular. Esto produce una ingurgitación vascular de la úvea anterior así como de la coroides lo que conlleva  un aumento del volumen sanguíneo de la zona y mayores presiones intraoculares.
  • El arnés reparte la tensión entre el cuello y la caja torácica, lo que se traduce en una menor elevación de la PIO por una compresión directa del cuello aunque permite que el perro tire en mayor medida que con el collar.
La etología canina es una ciencia que estudia el comportamiento natural de los perros, focalizándose en las acciones y actitudes instintivas. Durante la convivencia con nuestro perro pueden surgir problemas conductuales que el dueño no sea capaz de corregir con sus propios recursos, lo que deriva en una sensación de malestar tanto para el dueño como para el animal.
etologo canino
Imagen de Vets Affinity

Algunas de estas conductas negativas, que pueden resultar desde molestias hasta peligrosas, que son susceptibles de tratar por un etólogo son: la agresividad, la destructividad, la eliminación inadecuada, el trastorno de separación, el ladrido excesivo, el miedo, la fobia, la ansiedad, la falta de control en el paseo y/o en el juego, la hiperactividad y las actitudes de marcaje (con orina o mediante rascado).

El Sileo es un nuevo gel cuya composición es dexmedetomidina. Para explicar su uso, composición y forma de actuación, empecemos ilustrando un caso clínico frecuente.
sileo perros
Imagen de Vets Affinity

Larry es un border collie de cinco años de edad que su dueño relata que con frecuencia, al haber ruidos intensos o fuegos artificiales se asusta y muestra signos claros de ansiedad con cambios de comportamiento. Su dueño ha intentado en algunas ocasiones la administración de benzodiacepinas para prevenir la ansiedad, pero no han resultado efectivas. Acude a la consulta, preocupado, para conocer si existe alguna otra opción para la prevención de la ansiedad.

Páginas

Suscribirse a RSS - Vínculo personas y mascotas
New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías