Collar en la prevención de la leishmaniosis felina

La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa causada por el parásito Leishmania infantum. El flebotomo es su vector natural y lo transmite entre mamíferos. En muchas áreas endémicas el perro es considerado el reservorio primario pero otros animales domésticos y salvajes participan de la epidemiología de la infección como reservorios secundarios, entre ellos el gato.
collar leishmaniosis
Imagen de Vets Affinity

Los casos reportados de Leishmaniosis felina han aumentado en áreas endémicas de leishmaniosis canina. A pesar de que el número de casos clínicos se consideraba marginal, son cada vez más los reportes de sintomatología clínica asociada a la leishmaniosis felina, relacionados sobre todo con: inmunosupresión, virus de la inmunodeficiencia felina, leucemia felina y enfermedades neoplásicas, aunque también se han reportado casos en animales sin patología subyacente. Los signos más frecuentes son las lesiones en la piel y la presencia de linfadenopatías.


Muchos de los piretroides utilizados como insecticidas en los collares antiparasitarios son tóxicos para los gatos, excepto la flumetrina. Recientemente ha salido al mercado un collar con matriz de polímero que contiene una combinación de imidacloprid al 10% y flumetrina al 4,5% indicado para el uso en gatos en la prevención de la picadura del flebotomo y de las infestaciones por garrapatas. Se elaboró un estudio con el objetivo valorar la eficacia de este collar para la prevención de la leishmaniosis felina.

El estudio se realizó de marzo de 2015 a abril de 2016 en las islas Lipari y Vulcano donde la infección por L. infantum es altamente endémica, con una prevalencia del 26% y una incidencia del 15%. Se seleccionó una cohorte de gatos domésticos con serología, hisopo conjuntival y PCR cuantitativo a tiempo real negativos para L. infantum, mayores de 10 semanas de edad, con acceso sin restricciones al exterior y residentes en área de estudio. Las pruebas para la detección de la leishmaniosis se realizaron al inicio y al finalizar el estudio. En el grupo experimental (n=104) se colocó el collar y en el grupo de control (n=100) no se aplicó ningún tipo de tratamiento insecticida, excepto en caso de parasitosis por pulgas.

 

Además de las vacunas obligatorias:  ¿Cómo contribuye la nutrición a la inmunidad en cachorros? [Descarga gratis la guía]

 

El collar fue efectivo para reducir la infección por L. infantum en gatos, constatando que es una herramienta útil para controlar la leishmaniosis felina en áreas endémicas. A destacar que los niveles de infección detectados en el grupo de control (25%) fueron mayores que los previamente reportados en otros estudios en la zona (15%) y similares a los de leishmaniosis canina (27%).

La variedad en los resultados serológicos y moleculares refleja los diferentes estadios de la enfermedad. Los gatos infectados por L. infantum en muchos casos permanecen saludables hasta que desarrollan una patología inmunosupresora que permite la progresión de la enfermedad y la aparición de signos clínicos. Por esta razón se ha hipotetizado con la predisposición natural de los gatos a desarrollar una respuesta inmune protectora ante la infección por L. infantum. Los gatos con pruebas diagnósticas positivas al final del estudio no presentaron clínica asociada, lo que puede deberse a la corta edad de los gatos seleccionados (edad media de 3 años) y a que la infección era de adquisición reciente. La leishmaniosis normalmente evoluciona como una enfermedad crónica con un largo periodo de incubación.

El collar demostró ser seguro para su uso en gatos. Durante las primeras semanas se registraron algunas reacciones locales, concretamente irritación de la piel causada por el roce mecánico del dispositivo, lo que se solucionó espontáneamente tras aflojar levemente el collar en la mayoría de los casos. Otra característica del collar es el sistema de liberación de seguridad que lo hace muy indicado para gatos callejeros o con acceso al exterior puesto que ayuda a prevenir situaciones que pongan en riesgo la vida del gato.

 

 

Post relacionados:

 

Leishmaniosis canina

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías