Conducto arterioso persistente en perros: oclusión per-catéter

El ductus arterioso persistente es una anormalidad cardiovascular congénita caracterizada por la presencia de un conducto vascular que comunica la arteria aorta con la arteria pulmonar. Si no se corrige puede desencadenar complicaciones tales como insuficiencia mitral, insuficiencia cardíaca, arritmias, fallo cardiogénico y muerte.
conducto arterioso persistente en perros
Imagen de Vets Affinity

El ductus arterioso persistente (patent ductus arteriosus - PDA) puede ir acompañado de sintomatología asociada (disnea, apatía, intolerancia a la actividad, síncopes de repetición...) o no dar manifestaciones clínicas. En ambos casos el diagnóstico se realiza inicialmente mediante la auscultación cardíaca, donde se escucha  un soplo continuo de grado IV-V/VI que se ausculta con mayor intensidad en sístole en la región caudal a la escápula izquierda.


En el perro, la corrección quirúrgica mediante toracotomía es una opción de tratamiento aunque en los últimos años se ha investigado sobre el abordaje mediante  cateterismo, un método menos invasivo utilizado en medicina humana. La PDA en humanos difiere respecto al de los perros en su forma y en el diámetro mínimo ductal, por lo que con el uso de las herramientas quirúrgicas utilizadas en las intervenciones en humanos surgieron varios problemas como la migración del dispositivo, dificultades durante el procedimiento y flujo ductal residual tras la intervención. Por ello un equipo veterinario elaboró conjuntamente con una empresa de dispositivos biomédicos un nuevo mecanismo, el "Amplatz Canine Duct Occluder" (ACDO), diseñado específicamente para el ductus arterioso canino así como  un procedimiento adaptado para su inserción.

Se realizó un estudio con el objetivo de evaluar el correcto despliegue del catéter en perros de diferente peso y somatotipo e investigar la eficiencia del prototipo ACDO para ocluir el ductus arterioso persistente en ductus variables en forma y tamaño.

 

Descarga gratis aquí la ficha de evaluación para determinar la movilidad  articular del perro

 

En el estudio se incluyeron 18 perros los cuales se sometieron a la intervención para ocluir el PDA per-catéter (a través de la arteria aorta o femoral). La edad y el peso de los perros fue de 5 a 104 meses y de 3,8 a 32,3 kg respectivamente. El mínimo diámetro ductal varió de 1,1 a 6,9 mm (con una media de 3,7 mm) y las morfologías ductales fueron del tipo IIA, IIB y III. El diagnóstico se confirmó en todos los casos mediante la realización de angiografía, exploración física, radiografía torácica, electrocardiograma y ecografía transtorácica. Se realizaron ecografías el día posterior, 3 meses y un año después de la intervención para evaluar la presencia de flujo ductal. Se confirmó la oclusión completa en 17 de los 18 perros intervenidos en las dos primeras ecografías y en 12 de los 13 perros reevaluados al año.

Se describen dos complicaciones intraoperatorias ocurridas en perros diferentes: en el primer caso, el tamaño de dispositivo seleccionado tenía un factor de sobredimensionamiento de 3.1, el ACDO fue incapaz de expandirse completamente al desplegarse y avanzó a través del ostium pulmonar hasta la arteria pulmonar principal, donde se recapturó. Se consiguió desplegar un ACDO más pequeño sin complicaciones.

Este incidente demostró que el uso de un dispositivo excesivamente grande puede estar asociado con una menor estabilidad al atravesar el ostium pulmonar del ductus arterioso persistente. En el segundo caso, el dispositivo migró por lo que fue necesario realizar una segunda intervención correctora (el perro implicado tenía un mínimo diámetro ductal de 6,8 mm). La elección del tamaño del ACDO debe basarse en el diámetro ductal mínimo del paciente, se deberá elegir el dispositivo cuya cintura sea aproximadamente 2 veces mayor que éste. En el estudio los factores de sobredimensionamiento variaron entre 1.5 y 2.7 (media de 2.0).

El despliegue del prototipo ACDO fue óptimo en un amplio rango de pesos, somatotipos y ductus arteriosos, diversos en cuanto a forma y tamaño. La posición y estabilidad del dispositivo se confirma durante las diversas etapas del procedimiento de despliegue antes de desprenderse del catéter guía. El ACDO puede ser inmediatamente recapturado en caso de que el posicionamiento inicial y su estabilidad no sean satisfactorias.

 

 

POSTS RELACIONADOS:

 

poster diagnostico diferencial diarreas caninas Vets Affinity

 

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías