Dermatitis atópica en perros y el uso de ciclosporina

La dermatitis atópica es una de las enfermedades en dermatología veterinaria de mayor prevalencia. Tanto su diagnóstico como su tratamiento son complejos. Entre ellos, la ciclosporina A se considera una terapia eficaz.
dermatitis atopica perros
Imagen de Vets Affinity

Dermatitis atópica: introducción

Se calcula que entre un 10% y un 15% de los perros son atópicos. La patogenia de la dermatitis atópica canina (DAC) es compleja, pero diversos estudios realizados han detectado dos mecanismos patogénicos principales en la dermatitis atópica:


Clinical report - Dermatitis atópica canina

 

1.Hipersensibilidad contra alérgenos ambientales: los animales atópicos responden inicialmente al contacto percutáneo o a través de mucosas con los alérgenos mediante una respuesta inmunitaria humoral que comporta la producción de IgE específicas. Se trata de una respuesta de tipo T Helper-2, en la que los linfocitos T específicos producen IL-4, IL-5 e IL-13 y estimulan la síntesis de IgE específicas contra los alérgenos implicados. Las IgE se fijan mediante receptores específicos a la superficie de los mastocitos cutáneos y un nuevo contacto con los alérgenos induce la degranulación mastocítica y la liberación de mediadores como histamina, prostaglandinas o leucotrienos. En este modelo las infecciones secundarias (bacterianas o por Malassezia) y el rascado tienen un papel fundamental pues ayudan a mantener activa la respuesta inflamatoria.

 

2.Alteración en la barrera cutánea: la epidermis constituye una eficaz barrera en la que los queratinocitos quedan sellados por las uniones intercelulares (desmosomas) y por un cemento extracelular proteico y lipídico. Una alteración de la función aislante de la epidermis, de origen genético o adquirido, permitiría una mayor penetración de los alérgenos y sería el causal de una respuesta inmunitaria anormal, de hipersensibilidad. La disfunción de la barrera cutánea sería responsable de un incremento en la penetración de alérgenos vía percutánea y también de un incremento en la pérdida de agua transepidérmica (transepidermal water loss-TEWL), la cual sería responsable de la xerosis característica de la dermatitis atópica.

Si quieres acceder a más contenido de forma interactiva sobre dermatología veterinaria haz clic aquí

El diagnóstico de DAC es clínico. Se establece en un animal con historia y cuadro clínico compatibles y en el cual se han descartado otras causes comunes de prurito, en especial, la sarna sarcóptica, la demodicosis, la foliculitis bacteriana, la dermatitis por Malassezia y la alergia alimentaria.

 

Dermatitis en perros: tratamiento

Existen diversas medidas terapéuticas y cambios en el estilo de vida que mejoran mucho el cuadro clínico del animal.

Las medidas de soporte general son intervenciones que por ellas solas generalmente no tienen la capacidad de controlar los casos más graves de DAC pero que ayudan a avanzar en el control y permiten reducir la dosis de fármacos:

·       Control estricto de ectoparásitos

·       Baños frecuentes con un champú adecuado

·       Alimentación con un pienso específico: advance veterinary diet atopic care el cual  actúa a tres niveles

 

o   El gel aloe vera y los ácidos grasos omega-6 actúa incrementando la capa lipídica de la epidermis.

o   Marcada actividad antiinflamatoria.

o   Ayuda al proceso de cicatrización y reparación.

 

En la actualidad hay tres abordajes terapéuticos principales de la DAC: la inmunoterapia alérgeno específica, la corticoterapia (tópica o sistémica) y la ciclosporina A.

En concreto, la ciclosporina A (5 mg/kg/día, dosis inicial) es una terapia de contrastada eficacia en la DAC y los estudios demuestran que es efectiva en más del 80% de los casos. Se trata de un fármaco con capacidad inmunosupresora a través de su unión a una proteína de linfocitos inmunocompetentes, concretamente linfocitos T.

Su gran margen de seguridad en perros junto a la variabilidad interindividual limitada y la falta de correlación entre las concentraciones sanguíneas y la respuesta clínica, hace que la monitorización rutinaria de la ciclosporina A sanguínea no sea necesaria en la dermatitis atópica de los perros.

La ocasional aparición de efectos adversos (vómitos, hiperplasia gingival, diarrea,..) es la principal limitación de este fármaco.

Los estudios demuestran en cuanto al tratamiento de mantenimiento con ciclosporina A que el control de la dermatitis atópica canina puede alcanzarse por dos métodos como son la disminución de dosis o el aumento de los intervalos de administración.

 

 Puedes acceder desde aquí al artículo del grupo de affinity sobre dermatitis atópica canina.


Para más información puedes hacer clic en:

¿Existe una dieta antiinflamatoria para disminuir el uso de fármacos en la dermatitis atópica?

 

dermatitis atópica

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
14 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento