Dermatitis en perros. Cómo afecta a la calidad de vida

La dermatitis atópica canina (CAD o DAC en inglés) es una enfermedad cutánea inflamatoria, pruriginosa y recurrente que puede afectar negativamente la calidad de vida de los perros y sus dueños. La patogenia es multifactorial: alergia, sensibilización, defectos de la barrera cutánea o factores microbianos y ambientales.
dermatitis en perros
Imagen de Vets Affinity

Se estima que entre el 10% - 15% de los perros padecen dermatitis atópica; aunque el número real es probablemente considerablemente mayor. La dermatitis atópica se manifiesta típicamente con prurito y eritema; pero los perros que tiene poco control pueden sufrir infecciones secundarias: Malassezia, sarcoptes, dermatofitos, demodex, entre otras.


 Esta enfermedad no suele dar señales antes del primer año de edad. Es posible que los cambios en el picor y en la piel sean muy leves y poco notables en los perros más jóvenes y, generalmente, los perros afectados comienzan a mostrar signos entre el primer y tercer año de edad, empeorando con el tiempo a medida que la piel se vuelve más sensible.

 

Síntomas de la dermatitis atópica

Los signos de esta enfermedad pueden aparecer localizados comúnmente en cara, orejas, axilas, inglés, perineo, pies y piernas; aunque hay casos en los que se presentan generalizados en todo el cuerpo del perro. Los más habituales:

  • Inflamación
  • Prurito
  • Máculas eritematosas

 

Clinical report - Dermatitis atópica canina

 

  • Pápulas
  • Zonas con alopecia
  • Áreas con infección bacteriana o pioderma
  • Costras hemorrágicas

 

¿Cuáles son las causas más comunes?

Algunas razas son más susceptibles (como West Higland White Terrier, Bulldog Francés o Shar Pei) y la herencia genética es un factor preponderante, con una incidencia notoriamente mayor; pero debe haber un alérgeno que desarrolle la enfermedad, los más comunes son:

  • Polen
  • Ácaros del polvo
  • Caspa (células de la piel de otros animales)
  • Moho
  • Productos limpieza del hogar
  • Fertilizantes
  • Sensibilidad a ciertos medicamentos o algún componente de la dieta

Descarga gratis el informe sobre el papel de la dieta en el control de la Dermatitis atópica canina

 

Tratamiento de la CAD

Las opciones de tratamiento disponibles varían en su eficacia, efectos adversos y gastos. Al tratarse de una enfermedad “no curable”, debe atenderse durante toda la vida del animal, dato importante que debe explicarse a los propietarios de los perros afectados por DAC. Con medidas terapéuticas adecuadas y cambios en el estilo de vida, se consigue mejorar el cuadro clínico del animal.

Ninguna terapia es 100% efectiva en la dermatitis atópica. La mayoría de los perros afectados necesitan una combinación para controlar la enfermedad, con un tratamiento central y uno o dos más de apoyo; dependiendo de las condiciones médicas subyacentes del animal, la gravedad de la alergia y los signos primarios.

Las medidas convencionales incluyen glucocorticoides sistémicos, ácidos grasos esenciales, antihistamínicos en la dieta , inmunoterapia específica para alérgenos y champú terapia.

Vídeo: Dermatitis atópica canina: claves para un diagnóstico y tratamiento efectivo. Dr. Lluís Ferrer

 

¿Cómo afecta a la calidad de vida?

La dermatitis atópica afecta negativamente tanto a las mascotas como a los dueños, teniendo un gran impacto en la vida cotidiana y el bienestar de los perros y creando frustración en los propietarios: visitas continuas al centro veterinario, episodios de crisis, coste económico, administración de cuidados y terapia que no llega a solucionar el problema definitivamente, rascado continuo de la mascota, el olor que en muchas ocasiones implica esta enfermedad en la piel, etc.

Puedes echar un vistazo al análisis científico del vínculo entre las personas y los gatos.

La educación del dueño y la colaboración cercana con el veterinario, es clave para un tratamiento efectivo de larga duración en un perro atópico.

La CAD puede conducir a estrés psicológico por la recurrencia y el nivel de gravedad.  Durante un estudio en el que se incluyeron perros con dermatitis atópica leve, moderada y severa y otro grupo de perros sanos, se pudo observar que los animales con CAD presentaban una concentración de cortisol en el pelo aumentada de forma significativa.

Un rasgo característico de esta enfermedad es el deterioro de la barrera cutánea epidérmica, incrementando la pérdida transepidérmica de agua (TEWL) y reducir la hidratación de la piel. Existe una correlación entre la gravedad y los niveles de cortisol en el pelo. Esto es un eficaz y objetivo marcador biológico para evaluar el estrés a largo plazo en esta patología.  

 

Post relacionados:

 

Leishmaniosis canina

 

Microbiota
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías