Descemetocele perro. Diagnóstico y tratamiento

Un descemetocele es una úlcera corneal extremadamente profunda en la que el epitelio corneal y el estroma corneal han sido completamente erosionados, por lo que solo una fina capa celular (la membrana de Descemet) separa el exterior de la cámara anterior. El descemetocele en el perro es una patología grave, por lo que hay que conocer bien su diagnóstico y tratamiento.
descemetocele perro
Imagen de Vets Affinity

La córnea es la porción anterior de la túnica fibrosa ocular, que es transparente y permite el paso de la luz hacia la retina. En el perro es una estructura avascular, no pigmentada, sin vasos linfáticos y con fibras nerviosas amielínicas. Consta de cuatro capas:


  • Epitelio corneal
  • Estroma corneal
  • Membrana de Descemet
  • Endotelio corneal

Cada uno de estos estratos de la córnea responde de forma diferente a las agresiones externas. A nivel epitelial, las células migran y se reproducen para cubrir el defecto por lo que, por ejemplo, las úlceras epiteliales no complicadas cicatrizan sin fibrosis asociada sin dejar cicatriz. En el estroma la cicatrización suele ser lenta e incompleta1, por lo que la córnea cicatrizada será de menor espesor. A nivel de la membrana de Descemet, la cicatrización requiere de la presencia de las células endoteliales y en cuanto a la cicatrización del endotelio corneal, se debe realizar a través de la migración de células colindantes por carecer de capacidad mitótica. Además hay muchos factores internos y externos que influencian esta cicatrización por lo que conocerlos a la vez que se conoce la causa de la úlcera corneal es fundamental para establecer el tratamiento más idóneo.

 

¿Cómo diagnosticamos una úlcera corneal y específicamente un Descemetocele?

El diagnóstico de las úlceras corneales requiere de la realización de una exploración ocular completa. Ésta debe de ser bilateral y debe incluir la valoración de todas las estructuras del globo ocular y los anejos, la realización del test de Schirmer, apreciación del efecto Tyndall, medida de la presión intraocular, visualización del fondo de ojo y la aplicación de colorantes vitales como la fluoresceína y el rosa de bengala. Se recomienda iniciar la exploración por el test de Schrimer y finalizar con la tinción fluoresceínica.

 

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

 

Los signos clínicos característicos de las úlceras corneales dependen de la edad, raza y el tipo de úlcera corneal ya que distinguimos dos tipos fundamentales:

  • Úlcera corneal simple: Son las úlceras a nivel epitelial y estroma anterior que no presenten infección secundaria y se haya retirado la causa.
  • Úlcera corneal complicada: Aquellas cuyos mecanismos de cicatrización están alterados, no se ha eliminado la causa o afectan a la mitad o más del espesor corneal. Además, todas las úlceras corneales complicadas se consideran infectadas.

Así pues, clasificamos el descemetocele en el perro como una úlcera complicada siempre, por el simple hecho de su localización. Las úlceras complicadas presentan síntomas y signos comunes:

  • Blefarospasmo
  • Edema
  • Neovascularización
  • Signos de uveítis moderada
  • Cierto grado de infiltrado celular

Conforme las úlceras son más profundas el blefaroespasmo es menor y se incrementan los signos de uveítis.  En cuanto al descemetocele, se caracteriza por mostrar pocos signos de dolor ocular, se tiñen con fluoresceína únicamente en la periferia y mantienen el lecho de la úlcera más transparente que la periferia, donde el estroma está edematoso. Es importante considerar que su diagnóstico es más complicado en cachorros pues su membrana de Descemet es más delgada y elástica, por lo que protruye pudiéndose confundir con una bulla corneal.

 

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento de la mayoría de úlceras corneales es médico, con estrecha vigilancia. Hay que intentar averiguar la causa de la misma (cuerpo extraño…) para tratarla y administrar antiinflamatorios de cara a mejorar la sintomatología. En caso de úlcera complicada o úlcera superficial con signos de infección, administramos antibióticos.v Además, el tratamiento de las úlceras complicadas requerirá de collar isabelino.

En cuanto al tratamiento específico del descemetocele, a pesar de que  solo con tratamiento médico  puede conseguirse que crezca el epitelio y se recubre el lecho de la úlcera, el estroma no recuperará su espesor. Por ello, para evitar la perforación, los descemetoceles se tratan casi siempre de forma quirúrgica, encaminado a cubrir el defecto. La cirugía, además, debería permitir recuperar la transparencia corneal y la + visión. Las técnicas más utilizadas son: colgajo conjuntival pediculado, transposición corneoconjuntival, queratoplastias y uso de biomateriales.

Puedes obtener más información en forma de casos clínicos o de ponencias en la Plataforma de e-learning de Affinity Vets.

 

1. Ollivier F. Role of proteases in corneal wound healing. Contribución en: Diseases and Surgery of the canine cornea and sclera. En Gelatt KN (ed): Veterinary Ophthalmology, 4th edition, Blackwell Publishing: Iowa, 2007:693-694.
 

Post relacionados:

 

e-learning

 

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías