Diabetes en gatos: manejo y posibles consecuencias

La Diabetes Mellitus es un trastorno endocrino común en los gatos, siendo la mayoría de las veces la de tipo 2. Concretamente se produce una mala respuesta periférica a la insulina en asociación a la obesidad. Es por ello que la realización de una dieta específica es el tratamiento de elección en muchos de los casos. La obesidad es el principal factor de riesgo de Diabetes Mellitus en gatos.
Imagen de Vets Affinity

Introducción

La diabetes puede clasificarse en dependiente de insulina (DMDI) o no dependiente de insulina (DMNDI). La DMDI se caracteriza por la presencia de hipoinsulinemia, falta de secreción de insulina tras la administración de glucosa, la necesidad de tratar con insulina y la tendencia a desarrollar cetoacidosis. La etiología es multifactorial con influencia genética y racial, factores inmunomediados, pancreatitis aguda (infrecuente), presencia de sustancia amiloide en células de los islotes, siendo esto último frecuente en el gato.


La DMNDI se caracteriza por niveles normales o aumentados de insulina, secreción exagerada de insulina tras la administración de glucosa y presencia de obesidad que provoca una mala respuesta periférica a la insulina, lo que es especialmente frecuente en gatos obesos. La causa del antagonismo a la insulina es debida al estado de hiperinsulinemia que se da en la obesidad.

En tercer lugar, encontramos la diabetes provocada por el exceso de sustancias diabetogénicas ya sea por administración exógena (corticoesteroides, progesterona) o bien por enfermedades que causen aumento de éstas (hiperadrenocorticismo, acromegalia), con características similares a la DMNDI.

 

Informe: Obesidad y Sobrepeso en gatos - Cómo combatir la enfermedad

 

Implicaciones clínicas

La diabetes felina afecta a gatos de todas las edades, principalmente mayores de 6 años, con mayor predisposición en machos.

Dependiendo de la gravedad y del tiempo de evolución de la enfermedad las manifestaciones clínicas varían desde síntomas leves, como pérdida de peso, hasta cuadros clínicos de elevada gravedad como son la cetoacidosis diabética o el coma hiperosmolar.

Los síntomas de la diabetes en gatos incluyen:

  • Poliuria/polidipsia (para ampliar información sobre otras causas de polidipsia haz clic aquí)
  • Pérdida de peso con polifagia
  • Alteraciones del pelaje
  • Mal aliento
  • Formación de cataratas. Mientras que es la complicación más frecuente en el perro es muy rara en el gato.
  • Neuropatía diabética.
  • Esteatosis hepática con hepatomegalia.
  • Infección del tracto urinario con signos tales como hematuria.
  • Signos de cetoacidosis y coma hiperosmolar: deshidratación, debilidad, taquipnea, vómitos, olor a acetona, hipotermia y coma.

 

Como hemos ido avanzando antes, la obesidad es el principal factor de riesgo para desarrollar DMNDI, siendo a su vez una de las enfermedades nutricionales más frecuentes en el gato (si quieres más información sobre obesidad y sobrepeso haz clic aquí). Los estudios más recientes han puesto de manifiesto que la tasa de incidencia de la obesidad o exceso de peso corporal (PC) en los gatos oscila entre el 17 y el 52%.  La forma más sencilla de valorar el grado de obesidad o delgadez de un gato en la clínica es evaluar su condición corporal (CC) a través de una escala de 5 puntos, teniendo una condición corporal óptima si puntúa 3, lo que se traduce en un 22 ± 2% de grasa corporal (si quieres visualizar la escala haz clic aquí). Como principales factores de riesgo encontramos la edad avanzada, el sexo masculino y la castración.

Las últimas evidencias sugieren un aumento del estrés oxidativo debido a la acumulación de adipocitos, creando un estado proinflamatorio en el gato obeso que se denomina síndrome metabólico. Este estado inflamatorio podría explicar la disminución de la sensibilidad a la insulina observada en gatos machos castrados y obesos (si quieres visualizar más información sobre la importancia de la dieta en la obesidad del gato, haz clic aquí).

 

Recomendaciones dietéticas

Tal y como está demostrado, una pérdida de peso normaliza la sensibilidad a la insulina en gatos obesos, no requiriendo insulina para su control en la mayoría de los casos de diabetes felina.

Por ello, lo más importante es instaurar un plan de adelgazamiento con estrategias para aumentar el gasto calórico, como cambios en las pautas dietéticas. En general una dieta para adelgazar adaptada contiene una restricción energética del 20-30%, es alta en proteínas, baja en grasa, y contiene fibras naturales y nutrientes equilibrados. Como refuerzo metabólico, la adición de flavononas de cítricos a la dieta ha mostrado mejoras significativas en los marcadores de estrés oxidativos, en los marcadores de inflamación, y mejoras en el perfil lipídico. Finalmente, es necesario estimular el comportamiento innato del gato para que realice actividad física (puedes acceder al programa de pérdida de peso para el manejo de la obesidad en el gato haciendo clic aquí)

 

Post relacionados:

 

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
4 + 16 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento