Diabetes en perros asociada al metaestro

La diabetes en perros es una enfermedad metabólica frecuente. En algunos casos puede aparecer en hembras aparentemente sanas durante el diestro, debido a un incremento del nivel de progesterona y la hormona del crecimiento.
diabetes en perros
Imagen de Vets Affinity

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica que se caracteriza por una deficiencia de insulina, siendo uno de los problemas de salud más frecuentes en los perros: afecta a 1 de cada 500 canes. Es más común en los perros mayores de 5 años, según revela un estudio, pues el riesgo de desarrollar diabetes aumenta a medida que disminuye su nivel de actividad física y se produce un aumento de peso, lo cual propicia un desequilibrio entre los niveles de glucosa e insulina. 


Las causas de la diabetes mellitus en perros

La diabetes mellitus provoca una hiperglucemia en sangre debido a que el organismo no puede equilibrar la cantidad de glucosa, ya sea porque el páncreas no produce la insulina necesaria o porque las células de tejidos y órganos blanco no responden a esta hormona.

La diabetes mellitus tipo 1 es frecuente en los perros y, aunque se desconocen sus causas, se ha relacionado con una destrucción total de las células β, lo cual conduce a una deficiencia absoluta de insulina. De hecho, se estima que aproximadamente un 50% de los perros diabéticos presenta una destrucción inmunomediada de los islotes pancreáticos.

Los perros también pueden padecer la diabetes mellitus tipo 2, en cuyo caso se debe a un defecto progresivo en la secreción de insulina, de manera que las células se vuelven más resistentes a su acción.

 

Solicita aquí el póster de valoración corporal del perro.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

 

La predisposición genética desempeña un papel importante en el desarrollo de la diabetes. Los perros de tamaño mediano, así como las perras intactas, son más propensos a padecer esta enfermedad, aunque también hay razas más predispuestas (beagle, caniche, teckel, schnauzer enano y pinscher miniatura).

No obstante, algunos factores ambientales, como una dieta inadecuada y agentes infecciosos que desencadenan una respuesta inmunológica inapropiada, pueden actuar como desencadenantes de la diabetes.

La obesidad, por ejemplo, es un factor de riesgo para desarrollar pancreatitis y, como consecuencia, diabetes. Eso significa que una dieta demasiado grasa puede alterar el metabolismo lipídico, favoreciendo la aparición de pancreatitis y diabetes en el perro. De hecho, se conoce que el 28% de los perros diabéticos tienen un daño pancreático importante, probablemente debido a una pancreatitis crónica.

No obstante, en algunos casos la diabetes en perros se debe a un incremento de la progesterona y la hormona del crecimiento durante el diestro.

 

Diabetes mellitus asociada al diestro: ¿Se puede curar?

El metaestro o diestro, como se le denomina en la actualidad, es el período durante el cual se forma el cuerpo lúteo y aumenta la concentración de progesterona, la cual alcanza valores de entre 15 y 90 ng/ml para luego volver a la normalidad. Dado que la progesterona induce la resistencia a la insulina reduciendo el número o la velocidad de expresión de los receptores de esta hormona, no es extraño que se haya asociado esta fase del ciclo estral con la diabetes en perros. A esto se le suma que durante el diestro el nivel de glucosa es más elevado, en comparación con el resto de las fases del ciclo estral.

Un estudio presentado en el ACVIM Forum & Canadian Veterinary Medical Association Convention reveló que la diabetes mellitus asociada al metaestro se debe a la insulinorresistencia que producen los progestágenos, favorecida por la hormona del crecimiento, la cual actúa como una poderosa antagonista de la insulina.

En estos casos, el organismo reacciona produciendo más insulina, lo cual se conoce como hiperinsulinemia compensatoria, pero este mecanismo no es suficiente para vencer la insulinorresistencia, de manera que la insulina no puede activar la respuesta biológica adecuada a nivel celular.

Los investigadores analizaron 14 perras con una edad media de 9,82 años diagnosticadas con diabetes mellitus después de un celo reciente. Tras examinar las muestras de suero para medir las concentraciones endógenas de insulina, descubrieron que un valor de corte de insulina sérica en el rango de 20 a 40 mIU/Ml es un indicador bastante fiable para determinar las probabilidades de curación de la diabetes en perros asociada al metaestro. De hecho, el 28,5% de los canes se curaron sin necesidad de seguir con la insulinoterapia.

Otro estudio del Instituto Karolinska, realizado con 63 elkhound noruegos que padecían diabetes mellitus, constató la relación entre una concentración elevada de hormona del crecimiento durante el diestro y un riesgo mayor de padecer diabetes. Estos investigadores también notaron que la práctica de la ovariohisterectomía mejoraba considerablemente las posibilidades de remisión de la diabetes.

Todo parece indicar que la diabetes mellitus asociada al diestro se puede curar antes de que se produzca el agotamiento de las células islotes. De no ser así, es probable que los efectos tóxicos de la glucosa sean permanentes.


 

Davison L. J., Herrtage M. E. & Catchpole B. (2005) Study of 253 dogs in the United Kingdom with diabetes mellitus. Vet. Rec 156: 467-471.
Graham P. A. & Nash A. S. (1997) Metestrus-associated diabetes mellitus in the dog. Procc. 15th ACVIM Forum.
Fall T. et al. (2010) Diabetes Mellitus in Elkhounds Is Associated with Diestrus and Pregnancy. J Vet Intern Med 24: 1322–1328.

 

Post relacionado:

 

test de movilidad para perros

 

Microbiota
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías