Endurecedores de almohadillas para perros. ¿Cuándo es necesario?

Las almohadillas juegan un papel fundamental en la protección y estabilidad de las extremidades de los perros. Es por ello que requieren de una ayuda complementaria para evitar alteraciones y trastornos que pongan en peligro la integridad de las mismas y, por tanto, la salud general del animal.
endurecedor de almohadillas para perros
Imagen de Vets Affinity

Anatomía e importancia de las almohadillas

Las almohadillas son zonas fuertemente modificadas del tegumento común de la mano y del pie de los animales que, de manera continua, amortiguan elásticamente las fuerzas producidas por el animal, protegiendo los huesos de la mano y del pie de las cargas por presión1.


En el interior de la almohadilla encontramos células adiposas, lo que proporciona un aislamiento de temperaturas extremas  y un acolchado del final de las extremidades. En perros podemos diferenciar almohadillas digitales, carpianas (tarsianas), metacarpianas (metatarsianas), que en conjunto se encuentran en contacto con la superficie, proporcionando el apoyo del animal.

Por lo tanto, las almohadillas son importantes en la protección contra las agresiones presentes en el suelo y el mantenimiento del apoyo del animal.

 

Endurecedores de almohadillas en el mercado: composición y tipos

La ausencia de prevención y cuidado de las almohadillas en los perros ocasiona importantes alteraciones en la salud de la mascota. Las lesiones más frecuentes que podemos encontrar son: hiperqueratosis, heridas (grietas, cortes y quemaduras) y cuerpos extraños (como espigas), pudiendo evolucionar en alteraciones mucho más graves como cojeras, artrosis, osteomielitis o infecciones generalizadas.

 

Descarga gratis aquí la ficha de evaluación para determinar la movilidad  articular del perro

 

Para la protección de las almohadillas se han desarrollado diferentes productos que  las fortalecen y endurecen para hacerlas más resistentes y evitar su alteración y desgaste. Pueden encontrarse en formato “roll on”, donde se aplica el producto directamente sobre la almohadilla limpia y seca; formato spray, pulverizando el producto sobre dicha zona; en cremas, de aplicación directa sobre la almohadilla; y ceras antideslizantes

Algunos de los componentes de dichos productos son el Aloe vera y Centella asiática empleadas para la regeneración y la cicatrización del tejido que compone las almohadillas.

Estos productos protegen e hidratan la almohadilla tanto de los distintos tipos de suelo como de las temperaturas extremas, evitan el agregado de cuerpos extraños y los suelos resbaladizos.

 

¿Para qué perros es necesario?

Hay distintos factores que afectan al estado de las almohadillas en los perros, tales como:

  • Peso corporal: una mayor condición corporal produce un aumento del esfuerzo mecánico de las articulaciones del animal, provocando distintas alteraciones entre las que se encuentran las lesiones de las almohadillas. Es necesario conocer cuál es el peso ideal que debe de tener la mascota mediante gráficas valoración corporal para evitar la producción de estos trastornos.
  • Nivel de actividad: el animal tendrá un mayor o menor desgaste de las almohadillas dependiendo de la aptitud que tenga y el trabajo que realice. Por ejemplo, un galgo de carreras o un perro pastor tendrán un nivel de actividad superior al de un Yorkshire que vive en un piso de ciudad. Los perros que precisan de una actividad más intensa necesitan una preparación previa para endurecer la almohadilla mediante el ejercicio continuo por distintas superficies. Una vez realizado este proceso se utilizarán como complementos los productos protectores de almohadillas.
  • Estado general: si existen otras patologías en el animal pueden afectar al estado de las almohadillas, como por ejemplo, en dermatitis generalizadas, enfermedades parasitarias como la leishmaniosis canina o infecciones fúngicas como Malassezia.

Dependiendo de estos factores se podrá valorar la necesidad de la aplicación de endurecedores de almohadillas para el bienestar del perro y con qué frecuencia se debe de utilizar. Es recomendable que se administre previamente a la realización del trabajo, recorrido o actividad que implique un forzado de las almohadillas para que haya un proceso de adaptación por parte del animal.

 

Conclusión

El uso de endurecedores para las almohadillas está indicado en perros con una alta actividad, tanto por trabajo como por ocio del dueño, protegiendo y previniendo de cualquier lesión que esas acciones le puedan suponer. Es una parte importante del cuerpo que debe de ser cuidada en todas las etapas de la vida de la mascota.

 
1 Bragulla H, Budras KD, Mülling C, Reese S, König HE. Tegumento común (Integumentum commune). En: Köng HE y Liebich HG. Anatomía de los animales domésticos. Tomo 2, ed Editorial Médica Panamericana. p. 325-345.

 

Post relacionados:

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías