Enfermedades de la piel en perros: imágenes y diagnóstico

Los enfermedades dermatológicas son un motivo de consulta muy habitual en las consultas veterinarias. Su variedad y su presentación a veces similar pueden dificultar su diagnóstico. A continuación se describen de manera breve las patologías más frecuentes.
enfermedades de la piel en perros imagenes
Imagen de Vets Affinity

Dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP)

 

Se trata de la enfermedad dermatológica más común en perros. Se desarrolla en algunos perros con infestación por pulgas prolongada, la saliva de las cuales puede desencadenar una reacción de hipersensibilidad. Se caracteriza por un prurito severo asociado a erupción papular, eritema y formación de costras y escamas en el área lumbosacra, la base de la cola y los miembros posteriores. Muchas de las lesiones se producen a causa del rascado, entre ellas: alopecia, dermatitis piotraumática y pioderma superficial generalizada. Las infecciones dérmicas secundarias como la foliculitis bacteriana o la Malassezia suelen asociarse y complican el cuadro. El diagnóstico diferencial contempla la dermatitis atópica, la alergia y/o intolerancia alimentaria y las enfermedades parasitarias. El tratamiento se basa en el control de la infestación mediante antiparasitarios (imidacloprid, fipronil o lufenuron) y la corticoterapia sistémica (prednisona 1mg/kg/24h vo durante 1 semana). También se puede complementar con tratamiento antihistamínico si existe un mal control de prurito (clemastina 0,05 mg/kg/12h vo)1.

 

Pioderma

 

La pioderma es una patología causada por una sobreinfección bacteriana (en la mayoría de los casos de Staphylococcus intermedius) que normalmente aparece de forma secundaria a otras infecciones (p.ej dermatitis atópica, enfermedades parasitarias, neoplasias, demodicosis...) por ello su recurrencia dependerá de la evolución de la enfermedad de base. Contribuye sustancialmente en la morbilidad canina a causa del prurito, el dolor y los cambios inflamatorios de la piel asociados.

 

Lupus Eritematoso Mucocutáneo [Descarga gratis el Caso Clínico]

 

Dependiendo de la profundidad y la naturaleza de la infección la pioderma puede ser superficial (epidermis) o profunda (dermis y tejido adiposo subyacente), siendo esta última mucho menos frecuente.  El signo clínico más relevante es la aparición de pápulas o pústulas en la piel, aunque también se pueden observar lesiones costrosas, xerosis y zonas de alopecia. En la pioderma profunda pueden aparecer además abscesos y celulitis. El diagnóstico en base a la apariencia y la localización anatómica de las lesiones (bien generalizada o localizada a nivel interdigital, acral, en el hocico o perianal) la hacen una patología fácil de identificar, pero en muchas ocasiones las manifestaciones propias de la  infección bacteriana inducen a dificultades o errores diagnósticos2.

La base del tratamiento es la antibioterapia específica hacia la bacteria aislada en los cultivos dérmicos en cada caso, complementada con tratamiento tópico a base de baños antisépticos periódicos para ayudar al control de las lesiones y prevenir la aparición de bacterias multiresistentes (S.aureus, MRSA...). La duración del tratamiento antibiótico debe de extenderse hasta una semana después de la desaparición de los signos clínicos en la pioderma superficial (alrededor de 3 semanas) y sobrepasando las 2 semanas en la pioderma profunda (entre 4 y 8 semanas) puesto que pese a la desaparición de las lesiones el perro afectado puede ser aún portador del microorganismo, con el riesgo de contagio y recidiva que eso supone3.

 

Sarna sarcóptica

 

Ocasionada por el ácaro Sarcoptes scabiei, es el tipo de sarna más frecuente en los perros y es altamente contagiosa. Se caracteriza por la presencia de un prurito muy intenso que se puede iniciar en cualquier parte del cuerpo pero que generalmente empieza en las orejas, la cara, las axilas y la zona ventral. Aparecen lesiones pápulo-costrosas, eritema, excoriaciones y alopecia secundaria al rascado. A medida que evoluciona, la escamación se intensifica en los márgenes de las orejas en los codos y en los corvejones. El diagnóstico diferencial contempla: dermatitis atópica, dermatitis herpetiforme, psoriasis y picadura de insectos. En caso de infección el tratamiento deberá ser también administrado a todos los perros que hayan tenido contacto (también en los asintomáticos), además se debe de evitar el contacto del perro infectado con otros perros o zonas comunes. El efecto del acaricida (ivermectina, selamectina, moxidectina o milbemicina oxima) se empieza a apreciar a partir de 1 o 2 semanas después de iniciar el tratamiento4.

 

Dermatitis atópica

Los perros atópicos poseen una barrera cutánea disfuncional, lo que la hace más susceptible a la penetración de alérgenos ambientales (que desencadenan reacciones de hipersensibilidad de tipo 1) y a la pérdida de agua transdérmica (produciendo xerosis cutánea). El prurito es su característica principal y éste contribuye a cronificar y empeorar el cuadro clínico por las lesiones que produce en la piel.

Es común la aparición concomitante de otras enfermedades infecciosas cutáneas oportunistas (como la otitis externa y la conjuntivitis y rinitis atópicas). A parte del prurito otros signos relacionados son las alteraciones en el aspecto del pelo (tinción por saliva, aspecto mate), lesiones en la piel y alopecia secundarias al rascado, eritema y liquenificación. Las lesiones se aprecian en la zona abdominal ventral, axilar, de flexura, interdigital y periorbital. El diagnóstico diferencial incluye la DAPP, reacciones adversas a los alimentos, sarna sarcóptica, infección por estafilococos, dermatitis de contacto, dermatitis por picadura de insectos, reacción cutánea a medicamentos y dermatitis por Malassezia.

El tratamiento va dirigido al control de los síntomas y de las infecciones secundarias. Apoquel y cytopoint son los fármacos más recientes desarrollados para el tratamiento de la dermatitis atópica: son muy seguros, eficaces y minimizan las contraindicaciones y los efectos secundarios (pudiéndose utilizar de forma puntual corticoides o ciclosporinas en caso de brote). El tratamiento se deberá completar con baños frecuentes y una dieta adecuada que ayude a la recuperación y al mantenimiento de la piel lesionada.

La gama de piensos dirigida a perros atópicos creada por Affinity aporta los nutrientes y elementos necesarios para ello: favorecen la integridad de la barrera cutánea, la reducción del prurito y el control de las crisis atópicas.

 

Dermatitis por Malassezia

 

La Malassezia es una levadura comensal que se encuentra en los canales auditivos, los sacos anales, la piel interdigital y las uniones mucocutáneas. Se vuelve patogénica cuando aparece un desequilibrio entre los mecanismos de reproducción y los que limitan su colonización y proliferación. Se caracteriza por prurito intenso, eritema y exudado grasiento con descamación y formación de costras (fase inicial). En su fase crónica aparece alopecia grasosa, liquenificación e hiperpigmentación. Las lesiones se aprecian en las orejas, los labios, el hocico, las patas, la zona ventral del cuello, las axilas, la zona ventral del cuerpo, la zona anal y perianal y en la zona media de las extremidades5.

Los perros afectados emanan un olor característico descrito como rancio y mohoso. El cuadro se puede agravar a causa de ciertas patologías adyacentes o por un pioderma estafilocócico. El diagnóstico diferencial incluye la atopia, la DAPP, la pioderma superficial y los defectos de queratinización6. Los agentes imidazólicos son efectivos para tratarla pero en casos extensos o resistentes se recomienda emplear itriconazol 5 mg/kg/24h) o ketoconazol a 5-10 mg/kg BID durante 20 días junto con dos baños terapéuticos semanales.

El tratamiento tópico es efectivo por sí solo en lesiones recientes y más localizadas. Los champús pueden incluir clorhexidina al 2-4%, miconazol al 2%, enilconazol, diclorofeno y agentes queratolíticos/queratoplásticos.

Para saber más acerca de la patología dermatológica consulta nuestra plataforma de e-learning, donde podrás consultar las ponencias de los últimos congresos de dermatología de Affinity.

 

 

Fotos: @pedrojaviersancho

 

Bibliografía:
1.     Queralt M,Brazis P, Fondati A, Puigdemont A. Dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP) en perro y gato. Consulta Difus. Vet. 8 (72): 99-102; 2003
2.      Kinga Gortel DVM. Recognizing Pyoderma: More Difficult than it May Seem. Vet Clin North Am Small Anim Pract, Vol. 43 (1): 1-18; 2013
3.     Loeffler A, Lloyd DH. What has changed in canine pyoderma? A narrative review.
4.     Vet J, Vol. 235: 73-78; 2018
5.     Michael J. Pet-Related Infections. Am Fam Physician. Nov; 94 (10): 794-802; 2016
6.     Bajwa J. Canine Malassezia dermatitis. Can Vet J. Oct;58(10): 1119-1121; 2017
7.     Foster AP, Foil CS. BSAVA Manual of Small Animal Dermatology, 2nd ed (2003).
 

Posts relcionados:

  • Enfermedades de la piel en perros: Dermatitis por Malassezia
  • AMVAC 2018. Dermatitis atópica canina: claves para un diagnóstico y un tratamiento efectivos
  • Papilomatosis canina: utilización de cimetidina y levamisol
  • Revisando la demodex canis o demodicosis canina
  • Mi perro tiene leishmaniasis cutánea. ¿Ahora qué?
  • ¿Es dermatitis o medicina interna?
  • Glándulas anales perros: síntomas de infección
  • Pioderma canina: factores predisponentes y tratamiento preventivo

 

formación veterinaria

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías