Enteropatías caninas en la práctica clínica

Las consultas por trastornos gastrointestinales en el perro son muy frecuentes en la práctica veterinaria. Siendo los síntomas inespecíficos, por lo que hay múltiples patologías que los pueden producir. Dentro de estas enfermedades, destacan las enteropatías inflamatorias crónicas en las que para su tratamiento la dieta juega un papel muy importante. Ilustremos este papel a raíz de analizar varios estudios publicados al respecto.
bristol
Imagen de Vets Affinity

Las enteropatías inflamatorias crónicas caninas son un conjunto de enfermedades en las que se incluye: sensibilidad alimentaria (diarrea que responde al alimento) sobrecrecimiento bacteriano (diarrea que responde al antibiótico) y enfermedad inflamatoria intestinal (diarrea que responde a corticoides). Estos tres trastornos comparten una etiología en común: el desajuste del sistema inmunitario (tanto adaptativo como innato) a nivel del tejido linfoide asociado al intestino (GALT) con la microbiota mutualista.


Tanto la predisposición genética como la modificación de la microbiota intestinal o los antígenos de la dieta pueden generar una respuesta inmunitaria alterada así como una alteración de la barrera protectora del sistema digestivo. Todos los síntomas derivados de ello pueden ser de larga duración por lo que su gestión puede ser frustrante para el clínico como para el propietario, por lo que se han realizado múltiples estudio de cara a mejorar la atención a estas patologías, donde la intervención continuada mediante la dieta es fundamental.

 

Guía PDF gratis: Funcionamiento y estructura del sistema gastrointestinal [Fisiopatología gastrointestinal del perro y el gato]

 

La intervención con dieta se demostró en un estudio realizado en el Small Animal Hospital de Bristol donde se seleccionaron 37 perros con enteropatías crónicas, dividiéndolos según si habían recibido dieta de exclusión previamente o no. Si no habían recibido dieta de exclusión, se les administraba dieta hipoalergénica (Advance Veterinary Diets Hypoallergenic)  y a aquellos que ya habían realizado una dieta de exclusión se les administraba una dieta muy digestible a base de pollo y arroz con adición de proteínas plasmáticas bioactivas (Advance veterinary diets gastroenteric low fat). En algunos perros se realizó endoscopia y biopsia pre y post tratamiento para evidenciar respuesta.

Mediante las dos intervenciones se observó la resolución de los síntomas en pocos días y una disminución histológica de actividad de un modo mantenido, dado que no se observó ninguna recurrencia de los síntomas en 32 meses de seguimiento. El estudio puso de relevancia la importancia de la dieta, dado que una dieta adecuada puede emplearse como único tratamiento en los perros que responden a ella. Incluso algunos de los perros pudieron retornar a su dieta comercial previa al tratamiento.

Otro estudio que demostraba la utilidad de la dieta en las enteropatías crónicas evidenció que las proteínas plasmáticas bioactivas (como las que contiene Advance Veterinary Diets gastroenteric low fat) pueden mejorar la digestibilidad e inmunidad intestinal. El estudio era in vitro y se realizó sobre dos cultivos de células epiteliales que representaban la mucosa intestinal. Uno de los cultivos con proteínas plasmáticas bioactivas y otro sin, añadiendo a los dos bacterias patógenas (C. jejuni o E. coli EPEC) y se observó como las proteínas plasmáticas reducían de forma significativa la adherencia y la invasión de las bacterias en los cultivos celulares.

Además en las patologías citadas previamente, la dieta es importante para otros trastornos gastrointestinales frecuentes y que también son muy molestos para el propietario, perro y clínico. Un ejemplo de estos trastornos es la diarrea aguda. En un estudio realizado sobre 15 perros con diarrea aguda no asociada a patología sistémica se les administró un suplemento (GastroForte) que contiene arcilla ultrafina SMECTITE. Esta arcilla presenta un alto poder de absorción que favorece la retención de agua en el intestino y ayuda a generar heces más compactas. Los resultados fueron espectaculares: en el 90% de los casos se consiguió la resolución de la diarrea en 48 horas.

Así pues, el uso de la dieta con o sin tratamiento médico adyuvante es fundamental para el manejo de las enteropatías crónicas caninas y de la diarrea aguda, por lo que el conocimiento y uso de las mismas es de importancia para todos los veterinarios.

Consulte más información sobre las dietas en http://www.vetsaffinity.com

 

POST RELACIONADOS:

  1. Alimentación perros con diarrea
  2. Diarreas en perros: dieta en procesos de larga duración

 

Guía Gastrointestinal parte 2

 

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías