Alopecia en perros asociada a la doxorrubicina

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Alopecia en perros asociada a la doxorrubicina

Analizamos la incidencia de la alopecia en perros vinculada a la quimioterapia con agentes como la doxorrubicina y los principales factores de riesgo.

Medicina y cuidados veterinarios

En medicina humana, uno de los efectos adversos más comunes y bien documentados1 de la quimioterapia es la pérdida de cabello. De hecho, se estima que aproximadamente el 65 % de los pacientes sufren alopecia secundaria a las sesiones de quimioterapia.

Clinical Report: Papel de la dieta en la Dermatitis atópica canina

Esa pérdida del cabello depende de diferentes factores, desde la medicación utilizada hasta la dosis, la frecuencia de administración y, por supuesto, las características individuales de cada paciente. En el ámbito veterinario, sin embargo, existe muy poca información sobre la alopecia en perros causada por la quimioterapia.

Los efectos adversos más comunes asociados a la doxorrubicina

La doxorrubicina, que pertenece al grupo de las antraciclinas, presenta un amplio espectro de actividad, por lo que es eficaz contra diferentes tipos de tumores. De hecho, se utiliza para controlar las neoplasias caninas más comunes, desde carcinomas y sarcomas hasta el linfoma multicéntrico.

Aunque suele ser bien tolerado, este medicamento no está exento de efectos adversos. Un estudio llevado a cabo por el grupo del Dr. Chun2 constató la quimioterapia con doxorrubicina puede provocar toxicidad gastrointestinal, mielosupresión y cardiotoxicidad.

Un estudio anterior publicado en el Journal of Veterinary Internal Medicine3 comprobó que el 32,4 % de los perros tratados con doxorrubicina presentaba reacciones agudas y señaló que estas pueden deberse a la liberación de histamina en el tejido periférico y la liberación secundaria de catecolaminas en respuesta a la histamina, con sus correspondientes efectos hemodinámicos.

Sin embargo, aunque las investigaciones señalan la presencia de urticaria y eritema, no enumeran la pérdida de pelo entre los efectos adversos. Por eso, investigadores Falk EF, Lam AT, Barber LG y Ferrer L4 decidieron analizar las características epidemiológicas y clínicas de la alopecia en perros asociada al uso de la doxorrubicina.

Los 2 factores que predicen la alopecia asociada a la quimioterapia

Identificaron 150 perros tratados con doxorrubicina y registraron datos sobre su historia clínica, el diagnóstico y los protocolos de tratamiento, excluyendo aquellos casos en los que la causa de la caída del cabello no era clara. Constataron que el 19 % de los casos presentaba una alopecia vinculada a la doxorrubicina. El 18 % de esos casos presentaron una alopecia facial, el 21 % troncal y la más común, presente en el 60 % de los casos, fue la alopecia generalizada.

El siguiente paso fue evaluar los factores que podían predecir la caída del pelo. Descubrieron que los perros con pelo rizado o duro fueron más propensos a desarrollar alopecia en comparación con los animales de pelo liso: tenían exactamente 22 veces más probabilidades de presentar alopecia. En el estudio, solo el 14 % de los perros con alopecia tenían el pelaje liso, mientras que el 67 % lo tenía rizado.

Los investigadores comprobaron que la dosis acumulada del fármaco era el otro factor más importante para predecir la pérdida de pelo. De hecho, los perros con alopecia recibieron una dosis media de doxorrubicina significativamente mayor (103 vs 84,5 mg/m2) que los que no presentaron pérdida de pelo.

¿Por qué la doxorrubicina causa alopecia?

La doxorrubicina, al igual que otros medicamentos que se usan en la quimioterapia, atacan a las células de crecimiento rápido, como las células cancerosas y las del pelo. Causa apoptosis de las células de la matriz del folículo durante la fase anágena, lo cual conduce a un estrechamiento abrupto de los folículos pilosos, denominado constricciones de Pohl-Pinkus, y provoca que el pelo sea más frágil y se rompa, como explica un estudio de los doctores Iain Haslma y Eleanor Smart5.

Además, la doxorrubicina puede ejercer un efecto tóxico sobre la red vascular capilar, provocar distrofia folicular y atrofiar las capas de la piel, lo cual termina inhibiendo la angiogénesis. Es importante que los veterinarios estén al corriente de estos efectos para que puedan explicarlos a los propietarios y estos se preparen para la posible pérdida de pelo de su mascota. Seguir una dieta especialmente diseñada para la pérdida de pelo excesiva, como Atopic Veterinary Diets de Advance, podría limitar el alcance de la alopecia secundaria a quimioterapia o contribuir a una recuperación más rápida del pelaje.

Trüeb, R. M. (2010) Chemotherapy-induced hair loss. Skin Therapy Lett; 15(7): 5-7.
Chun, R. et. Al. (2005) Toxicity and efficacy of cisplatin and doxorubicin combination chemotherapy for the treatment of canine osteosarcoma. J Am Anim Hosp Assoc; 41(6): 382-387.
Phillips, B. S. et. Al. (1998) Acute reactions in dogs treated with doxorubicin: increased frequency with the use of a generic formulation. J Vet Intern Med; 12(3): 171-172.
Falk, E. F. et. Al. (2017) Clinical characteristics of doxorubicin-associated alopecia in 28 dogs. Vet Dermatol; 28(2): 207-e48.
Haslam, I. S. & Smart, E. (2019) Chemotherapy-Induced Hair Loss: The Use of Biomarkers for Predicting Alopecic Severity and Treatment Efficacy. Biomark Insights; 14: 1177271919842180.

 

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina