Cáncer en gatos: neoplasias

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Cáncer en gatos: neoplasias

Las neoplasias, sobre todo los tumores malignos, son una de las principales causas de muerte en el gato adulto. Analizamos los principales tipos de cáncer en los gatos, su etiología, diagnóstico y líneas de tratamiento.

Medicina y cuidados veterinarios

Las neoplasias, caracterizadas por el crecimiento anormal y progresivo de tejido nuevo, tienen una elevada incidencia en los gatos. Afectan a aproximadamente el 34,79 % de los felinos, sobre todo en la edad adulta e independientemente de la raza, aunque sus síntomas varían según los órganos afectados, según un estudio realizado por Graf R. et al. en 2016.1

Informe: Leishmaniosis canina - Opciones terapéuticas

Los principales tipos de cáncer en gatos adultos

  • Linfoma: Se trata de la neoplasia del sistema hematopoyético más común en gatos domésticos, representando entre el 25% y el 33% de las neoplasias malignas en felinos.2
  • Carcinoma de células escamosas: Constituye la neoplasia epitelial más maligna que afecta a los gatos, representando entre el 9% y el 25% de los tumores felinos, según una investigación realizada por Filgueira K.D. et al. en 2017.3
  • Carcinoma mamario: Se caracteriza por la presencia de nódulos o inflamación en una o varias glándulas mamarias, que habitualmente se disemina a los ganglios linfáticos adyacentes y, en ocasiones, a los pulmones. Es bastante común en hembras no esterilizadas y constituyen el tercer tipo de tumor más frecuente en gatos, con una incidencia del 12%, según reveló Benavides Melo et al. en 2013.4
  • Mastocitoma: Los mastocitomas se presentan en forma de nódulos únicos o múltiples que se originan a partir de los mastocitos. Se consideran el cuarto tumor más común entre los felinos, llegando a representar entre el 2% y el 21% de los tumores cutáneos. 5
  • Adenocarcinoma: Este tumor maligno afecta al epitelio glandular, por lo que tiene su origen en las células que revisten internamente las glándulas de secreción externa. Suele cursar con un engrosamiento circunferencial de la pared intestinal, como comprobaron Rives B.J. et al. en 1997.6
  • Osteosarcoma: Este tipo de cáncer afecta sobre todo a los huesos de las extremidades, columna vertebral y cráneo. Se trata de uno de los tumores más dolorosos y debilitantes que padecen los felinos y el cáncer óseo primario más común ya que representa el 95% de todos los tumores en los huesos.7

Etiología del cáncer en gatos adultos

La mayoría de los casos de cáncer en gatos tienen una etiología desconocida. La exposición a la luz solar, por ejemplo, se ha asociado con una mayor predisposición a desarrollar carcinoma de células escamosas. Llevar un collar antipulgas puede aumentar hasta 5 veces este riesgo.8

Las infecciones también aumentan las probabilidades de padecer cáncer. El virus de la leucemia felina (FeLV), por ejemplo, se relaciona con un mayor riesgo de cáncer en gatos. El 73 % de los felinos que padecen linfoma mediastínico están infectados con el virus de la leucemia felina, según indicó un estudio de Hinostroza, E. et. al. en 2018.9 Asimismo, la infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) incrementa casi 6 veces el riesgo de desarrollar un linfoma según Carballés, V.10

Diagnóstico del cáncer en gatos adultos

En la mayoría de los casos, para diagnosticar un cáncer en gatos no basta con realizar un examen físico, es necesario recurrir a pruebas diagnósticas como la ecografía, la radiografía y el análisis de sangre para detectar la existencia del tumor, su localización y extensión. Sin embargo, la prueba más eficaz para corroborar el diagnóstico sigue siendo la biopsia.11

En ocasiones, también se pueden obtener muestras a través de otras técnicas como la citología por aspirado con aguja fina, por raspado o por Cytospin.12 Dependiendo del tipo de cáncer y su localización, a veces se requieren pruebas más complejas como una resonancia magnética o TAC para detectar, por ejemplo, tumores cerebrales.

Tratamiento del cáncer en gatos adultos

  • Cirugía: Es la técnica de elección en la mayoría de los casos de cáncer en gatos, aunque para mejorar su eficacia se recomienda combinarla con otros tratamientos.13
  • Radioterapia: Se recomienda en tumores bien delimitados ya que actúa destruyendo las células cancerígenas e impidiendo que las células tumorales se reproduzcan debido a que daña su ADN. El sistema inmune del animal se hace más vulnerable a enfermedades oportunistas.14
  • Quimioterapia: Para casos de metástasis o tumores infiltrantes difíciles de reducir mediante otros procedimientos. También es un buen complemento de la cirugía. Los medicamentos citotóxicos actúan inhibiendo el crecimiento y la división celular mientras que los agentes alquilantes, antibióticos antitumorales y antineoplásicos misceláneos interfieren en la replicación de su ADN. A su vez, están los antimetabolitos que previenen la síntesis del ADN o ARN por inhibición enzimática y los alcaloides que bloquean la fase de división celular. 
  • Inmunoterapia: Este tratamiento estimula el sistema inmunitario del gato para que luche contra el cáncer.15

 

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina

Referencias biblográficas:
1.Graf, R. et. Al. (2016) Swiss Feline Cancer Registry 1965–2008: the Influence of Sex, Breed and Age on Tumour Types and Tumour Locations. Journal of Comparative Pathology; 154(2-3): 195-210.
2. Esteban, D. (2008) Linfoma alimentario felino: inmunofenotipo, quimioterapia y evolución de 9 casos clínicos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales; 28(2): 109-114.
3. Pérez, A. (2020) Linfoma mediastínico en el gato: a propósito de un caso clínico. En: Axón Comunicación.
4. Tonelli, E. et. Al. (2011) Tratamiento tópico del carcinoma de células escamosas (CCE) cutáneo felino en forma tópica con 5 fluoruracilo (5 FU): Descripción de un caso clínico. Revista Veterinaria Argentina; XXVIII (276).
5. Benadives, C.; Chaves, C. & Montenegro, J. (2013) Carcinoma tubulopapilar de glándula mamaria en un felino: reporte de caso. Revista de Medicina Veterinaria, 26: 123-132.
6. Rivers, B.; Walter, P.; Feeney, D. & Johnston, G. (1997) Ultrasonographic features of intestinal adenocarcinoma in five cats. Veterinary Radiology & Ultrasound; 38 (4): 300-306.
7. Colegio Americano de Cirujanos Veterinarios (s/f) Tumores Óseos en Perros y Gatos. En: American College of Veterinary Surgeons.
8. Bertone, E.; Snyder, L. & Moore, A. (2003) Environmental and life style risk factors for oral squamous cell carcinoma in domestic cats. Journal of Veterinary Internal Medicine; 17(4): 557-62.
9. Hinostroza, E. et. Al. (2018) Respuesta a la quimoterapia contra linfoma mediastínico en un gato doméstico. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 29(4): 1548-1555.
10. Carballés, V. (2010) Masas mediastínicas en el gato: Diagnóstico y tratamiento. Charla impartida en el congreso de grupos de trabajo de AVEPA.
11. Sanz, L. & Molina, M. (2011) Neoplasias malignas felinas entre 2006 - 2010: Estudio retrospectivo. Hospitales Veterinarios; 3(4): 133-141.
12. Fernández, C.; Jiménez de la Puerta, J. y Aguilar, A. (2003) Citología cutánea veterinaria. Revista AVEPA; 23 (2): 75-87.
13. Hershey, A. et. Al. (2000) Prognosis for presumed feline vaccine-associated sarcoma after excision: 61 cases (1986-1996). Journal of the American Veterinary Medical Association; 216(1):58-61.
14. Rosselló, A. (2017) El carcinoma de células escamoso felino: la electroquimioterapia y otros tratamientos novedosos. Universidad de Zaragoza (Trabajo de Fin de Grado de Veterinaria)
15.  Álvarez, F. (2018) Inmunoterapia en oncología veterinaria. En: IM Veterinaria; 25: 62-65.