Carcinoma de células escamosas en gato: presentación clínica y manejo

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Carcinoma de células escamosas en gato: presentación clínica y manejo

El carcinoma de células escamosas en gato es una neoplasia con un importante porcentaje de mortalidad.

Medicina y cuidados veterinarios


Introducción

El carcinoma de células escamosas en gato es una neoplasia maligna que se desarrolla a partir del epitelio escamoso, que asienta preferentemente en la piel y cavidad oral, y que suele afectar a gatos mayores (media 10-12 años).1

Clinical Report: Papel de la dieta en la Dermatitis atópica canina

Representa el 15-25% de las neoplasias cutáneas felinas, localizándose preferentemente en zonas no pigmentadas y áreas con poco pelo a nivel del pabellón auricular, párpados y plano nasal.

Aproximadamente el 10% de los carcinomas de células escamosas aparecen en zonas pigmentadas de la piel como lesiones superficiales múltiples referidas en la literatura como carcinoma Bowenoide, carcinoma de Bowen o carcinoma de células escamosas multicéntrico in situ.1,2

Por otra parte, el carcinoma de células escamosas es el tumor oral más frecuente en el gato (60%-70% de los casos). Suele afectar principalmente a la lengua y región sublingual, mucosa bucal, labios y región tonsilar, pero también puede afectar a los huesos maxilar y mandibular.3

La localización digital, frecuente en el perro, es más rara en el gato; sin embargo, no debe excluirse la posibilidad de que una masa sea un carcinoma de células escamosas únicamente en base a su localización. A modo de ejemplo, recientemente se han descrito dos casos de carcinoma de células escamosas de los sacos anales.5

El carcinoma de células escamosas felino ha sido considerado tradicionalmente como un tumor de bajo potencial metastásico. Sin embargo, estudios más recientes han mostrado que en su presentación oral el porcentaje de metástasis a ganglio mandibular sería al menos del 35,7%.4 

Etiopatogenia del carcinoma de células escamosas en gato

La etiología del carcinoma de células escamosas en gato no conoce completamente, pero probablemente sea multifactorial:

  • La exposición a la radiación solar juega un papel importante su presentación cutánea, y los gatos blancos o los gatos pigmentados, pero con zonas de color blanco, están más predispuestos a su padecimiento; mientras que los siameses (por su pigmentación característica) y las razas de pelo largo, parecen tener un menor riesgo.2
  • Por otra parte, la exposición al humo del tabaco duplica el riesgo de padecer un carcinoma de células escamosas oral.
  • Otros factores que se cree que pueden favorecer el desarrollo de estos tumores incluyen el uso de collares antipulgas (multiplica el riesgo 5,3 veces), el consumo de comida enlatada (multiplica el riesgo 3,6 veces) y la inflamación crónica.

Aunque el mecanismo patogénico no está aclarado, estas situaciones pueden favorecer mutaciones en el gen supresor tumoral p53, que juegan un papel fundamental en el desarrollo de esta neoplasia.1,3

carcinoma_de_celulas_escamosas_gato

Presentación clínica del carcinoma de células escamosas en gato

Los signos clínicos dependen de la localización del tumor.

  • Los gatos con carcinoma de células escamosas nasal suelen presentar estornudos, descarga nasal y deformidad facial.
  • Los tumores orales cursan con sialorrea, sangrado oral, anorexia, pérdida de pieza dentales, pérdida de peso y halitosis.1
  • En muchas ocasiones el carcinoma de células escamosas en gato se presenta como una masa visible, cuya apariencia puede ser de:
    • Una lesión costrosa superficial (carcinoma in situ);
    • Lesiones ulceradas profundas que no cicatrizan;
    •  O placas elevadas de color rojizo y forma de coliflor.

Clinical Report: Papel de la dieta en la Dermatitis atópica canina

La apariencia de la lesión puede cambiar con el tiempo. Las lesiones en los pabellones auriculares suelen mostrar cambios actínicos, consistentes en engrosamiento y doblamiento de las puntas de las orejas, previamente a la aparición de erosiones y costras. En ocasiones el diagnóstico se sospecha en base al examen citológico, pero normalmente se confirma mediante biopsia escisional o incisional.1

El CCE cutáneo se estadifica de acuerdo la clasificación de la OMS como:1

  • Tis, carcinoma pre-invasivo (carcinoma in situ) que no atraviesa la membrana basal.
  • T1, tumor < 2 cm de diámetro, superficial o exofítico.
  • T2, tumor 2-5 cm de diámetro o con mínima invasión con independencia de su tamaño.
  • T3, tumor > 5 cm de diámetro o con invasión del subcutáneo con independencia de su tamaño.
  • T4, tumor que invade otras estructuras como fascia, músculo, hueso o cartílago. 

Tratamiento

Las opciones de tratamiento del carcinoma de células escamosas felino incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia, plesioterapia, electroquimioterapia, crioterapia, terapia fotodinámica y el uso de antiinflamatorios no esteroideos.1-6

Además, en función de la localización del tumor es importante un buen manejo analgésico y garantizar un soporte nutricional adecuado, que probablemente incluirá la colocación de algún tipo de sonda de alimentación.

La cirugía se considera el tratamiento de elección del carcinoma de células escamosas en gato. Los pacientes con tumores bien diferenciados, que pueden extirparse completamente, sin invasión vascular/linfática ni metástasis distante, presentan buen pronóstico. Por el contrario, gatos con neoplasias no operables, pobremente diferenciadas y con metástasis, tienen un pronóstico muy pobre. Hay que tener en cuenta que no todos los propietarios aceptan la realización de cirugías agresivas a nivel del plano nasal o cavidad oral. En estos casos puede recurrirse a otros tipos de tratamiento o al manejo multimodal para intentar mejorar la supervivencia del paciente. Aunque el carcinoma de células escamosas no se considera un tumor quimiosensible, esta modalidad de tratamiento podría considerarse en neoplasias inoperables o que ya presentan metástasis en el momento del diagnóstico.

Conclusiones

El carcinoma de células escamosas es una neoplasia maligna que en función de su localización puede presentar un importante porcentaje de mortalidad. Por ello, ante la aparición de lesiones compatibles, es muy importante recomendar ya en la visita inicial la realización de citologías y/o biopsias que permitan un diagnóstico precoz. De este modo, podremos garantizar un tratamiento más eficaz. Hay que huir siempre del manido tópico de “vamos a esperar a ver si crece” y actuar rápido.

A nivel profiláctico se ha recomendado evitar la exposición prolongada a la radiación ultravioleta de gatos de riesgo; o, en su defecto, considerar la aplicación de cremas protectoras en las zonas cutáneas más comprometidas.1 LINK webinar DRA CAMPS.

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina

Bibliografía
1. Murphy S. (2013). Cutaneous squamous cell carcinoma in the cat: current understanding and treatment approaches. J Feline Med Surg; 15: 401-407.
2. Berlato D, Murphy S, Laberke S, et al. (2019). Response, disease-free interval and overall survival of cats with nasal planum squamous cell carcinoma treated with a fractionated vs a single-dose protocol of strontium plesiotherapy. J Feline Med Surg; 21: 306-313.
3. Bilgic O, Duda L, Sánchez MD, et al. (2015). Feline oral squamous cell carcinoma: Clinical manifestations and literature Review. J Vet Dent. 2015; 32: 30-40.
4. Flickinger I, Gasymova E, Dietiker-Moretti S, et al. (2018). Evaluation of long-term outcome and prognostic factors of feline squamous cell carcinomas treated with photodynamic therapy using liposomal phosphorylated meta-tetra(hydroxylphenyl)chlorine. J Feline Med Surg; 20:1100-1104.
5. Kopke MA, Gal A, Piripi SA, et al. (2020). Squamous cell carcinoma of the anal sac in two cats. J Small Anim Pract. Online ahead of print.
6. Wiles V, Hohenhaus A, Lamb K, Zaidi B, et al. (2017). Retrospective evaluation of toceranib phosphate (Palladia) in cats with oral squamous cell carcinoma. J Feline Med Surg; 19: 185-193.
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA