Condromatosis sinovial rodilla. En qué consiste y cómo se maneja | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Carcinomas en gatos. Inmunohistoquímica para diferenciar linfoma nasal

Los carcinomas de células escamosas y los linfomas son las dos neoplasias malignas que se dan con más frecuencia en los gatos, de tal manera que su conocimiento y su estudio son imprescindibles para un correcto diagnóstico y un tratamiento óptimo.

Medicina y cuidados veterinarios

Principales neoplasias en gato

Los tumores o neoplasias se definen como el crecimiento incontrolable de células atípicas que se manifiestan, generalmente, en forma de masas o bultos. Las causas que desencadenan este proceso en la mayoría de los casos son desconocidas, pudiendo intervenir distintos factores como exposición a agentes cancerígenos, predisposición genética o enfermedades a nivel sistémico.

Los tipos de neoplasias que pueden llegar a adquirir la especie felina a lo largo de su vida son muy variables y con cuadros clínicos distintos. A continuación, nos centraremos en las alteraciones neoplásicas de presentación cutánea.

Las neoplasias cutáneas son las más frecuentes en los gatos. Cada uno de los tipos de neoplasias se diferencian según el origen de las células: epitelial, mesenquimatosas y melanocíticas, entre otros. Por otro lado, las masas cutáneas que crecen en la mascota pueden ser secundarias a otras enfermedades a nivel sistémico.

Ya puedes descargar nuestro Clinical Report sobre dermatología canina para conocer mejor la dermatitis atópica canina.

Neoplasias nasales: diferencias entre carcinoma y linfoma

Los carcinomas de células escamosas son masas invasivas de células neoplásicas situadas en la piel, por lo que se consideran como tumor maligno. Inicialmente se localiza en la nariz o las orejas del felino.

Por otro lado, el linfoma es la neoplasia maligna más frecuente en los gatos y es de origen hematopoyético, presentándose en el 1% en la zona nasal.

Clinical report - Dermatitis atópica canina

Mientras que el carcinoma de células escamosas está relacionado con la exposición a luz ultravioleta en gatos de capa blanca, el linfoma felino se asocia con la infección provocada por el virus de la leucemia felina, siendo una consecuencia de dicha enfermedad.

Los tratamientos de ambas masas son diferentes, ya que la intervención quirúrgica del carcinoma de células escamosas es localizada si se diagnostica a tiempo, mientras que los linfomas requieren de quimioterapia y radioterapia complementaria para su remisión.

Diagnóstico diferencial: Inmunohistoquímica

Las tinciones inmunohistoquímicas son de gran utilidad en la clínica oncológica veterinaria, ya que permiten identificar diferentes tipos celulares mediante la detección de proteínas específicas, pudiendo clasificar las distintas presentaciones de una neoplasia o acotar las posibilidades de diagnóstico de un caso en concreto.

En un estudio realizado por el equipo de la doctora Nagata entre los años 1986 y 2000, se reflejó la importancia de la utilización de la inmunohistoquímica para diferenciar entre un carcinoma o linfoma nasal en gatos, empleando para la investigación 140 casos clínicos.

En dicho estudio emplean un total de 232 biopsias nasales de gatos donde el diagnóstico inicial no estaba claro. De todas las biopsias que se realizaron, solo 140 de ellas se sometieron a una tinción inmunohistoquímica con marcadores epiteliales y linfoides, dando como resultado que en la mayoría de los casos (67%) el diagnóstico inicial era incorrecto, confundiéndose carcinomas y linfomas en primera instancia.

Esta investigación plantea la importancia de la técnica inmunohistoquímica para establecer un diagnóstico histológico acertado en las neoplasias nasales en gatos, aunque puede extrapolarse a otros tipos de tumores felinos, ya que los tratamientos y el pronóstico del animal serán diferentes dependiendo del origen de la alteración.

Conclusión

Las pruebas complementarias para el diagnóstico específico de neoplasias felinas, tales como linfoma o carcinoma de células escamosas, en concreto, la tinción inmunohistoquímica, son interesantes para obtener más información del proceso que está desarrollando el animal y así poder establecer el protocolo de tratamiento más adecuado para dicha alteración.

 

tracto urinario felino