Castrar gatos: Consecuencias, ¿qué decidir para cada caso?

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Castrar gatos: Consecuencias, ¿qué decidir para cada caso?

A pesar de sus ventajas, castrar a los gatos también acarrea algunas consecuencias negativas. Analizamos los pros y contras de la castración, así como las alternativas a la misma.

Vínculo personas y mascotas

Castrar a los gatos es una opción cada vez más común para evitar camadas indeseadas y limitar los comportamientos sexuales, así como la tendencia al vagabundeo. Al reducir la agresividad, también disminuye el riesgo de peleas y las consecuentes infecciones víricas debido a las mordeduras.

↓ Para profundizar en los cuidados y requerimientos nutricionales  de los gatos esterilizados, descarga esta guía gratuita ↓

La castración también reduce el riesgo de padecer enfermedades hormonodependientes y del tracto reproductivo. Disminuyen las probabilidades de desarrollar neoplasias mamarias y testiculares, así como de que aparezca una piometra o una hiperplasia prostática. Además, alarga la esperanza de vida de los gatos, en comparación con aquellos sin intervenir.

Sin embargo, independientemente de sus beneficios, castrar a los gatos también acarrea consecuencias y posibles efectos adversos a largo plazo, por lo que debe tratarse de una decisión razonada para cada caso.

Las principales consecuencias de la castración en gatos

  • Obesidad. La castración modifica el metabolismo del gato disminuyendo entre un 20 y un 30 % el requerimiento energético. También suele aumentar el interés por la comida, por lo que muchos gatos tienden a ganar peso, lo cual aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes, patologías articulares y presión arterial elevada.
  • Diabetes mellitus. El riesgo de desarrollar diabetes mellitus después de la castración aumenta de 2 a 9 veces, probablemente debido a que disminuye la sensibilidad a la insulina, aunque también podría deberse al sobrepeso. Un estudio realizado por el Dr. Rand JS y su equipo1 reveló que la raza de gato Birmano es particularmente susceptible a desarrollar esta enfermedad.
  • Neoplasia prostática. Aunque esta patología es poco frecuente en gatos, los pocos casos que se han reportado, han sido mayormente en animales castrados, como indicó un análisis del Dr. MV Root Kustritz2, por lo que es probable que este procedimiento aumente el riesgo de desarrollar una neoplasia prostática.
  • Fracturas de la placa de crecimiento. El cierre de la placa de crecimiento de los huesos largos está mediado por las hormonas gonadales, por lo que suele retrasarse en los gatos esterilizados o castrados. De hecho, un estudio desarrollado en la Universidad Purdue3 reveló que los gatos obesos y castrados prepuberalmente eran más propensos a experimentar un retraso en el cierre fisario y sufrir fracturas de la placa de crecimiento.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que algunas de las consecuencias de castrar a los gatos se agravan con la obesidad, por lo que es importante apostar por una dieta baja en calorías, como ADVANCE Sterilized Adult, que les ayude a mantener un peso ideal aportándoles todos los nutrientes que necesitan para mantenerse saludables.

¿Cuándo hay que buscar alternativas a la cirugía?

En sentido general, los perros suelen exponerse a más riesgos potenciales tras la castración que los gatos, como concluyó un exhaustivo estudio llevado a cabo en la Universidad de Texas A&M4. No obstante, en las razas más predispuestas a desarrollar los problemas más comunes vinculados a la deficiencia de hormonas gonadales se deben valorar otras opciones.

Existe la posibilidad de realizar una histerectomía o vasectomía, procedimientos mediante los cuales se retiran el útero y parte de las trompas de Falopio a las gatas y los conductos deferentes a los gatos para evitar que puedan reproducirse, pero no se afecta su mecanismo hormonal natural.

En el caso de los animales con problemas de salud que representen un riesgo importante para la cirugía, se pueden valorar opciones no quirúrgicas. En los gatos se puede recurrir a la castración química, una inyección intratesticular que contiene gluconato de zinc y arginina, el cual provoca una esclerosis testicular y esterilidad permanente. Este procedimiento no demanda el uso de anestesia, sino que se puede realizar con una sedación leve.

Aunque menos extendidos, también se están desarrollando diferentes productos anticonceptivos, como los agonistas de GnRH y antagonistas de GnRH, que reducen de manera reversible la espermiogénesis y la motilidad de los espermatozoides, por lo que serían otra alternativa a considerar.

Referencias Bibliográficas:
1. Rand, J. S. et. Al. (1997) Over representation of Burmese cats with diabetes mellitus. Aust Vet J.; 75(6): 402-405.
2. Kustritz, R. (2012) Effects of surgical sterilization on canine and feline health and on society. Reprod Domest Anim; 47(4): 214-222.
3. McNicholas, W. T. et. Al. (2002) Spontaneous femoral capital physeal fractures in adult cats: 26 cases (1996-2001). J Am Vet Med Assoc; 221(12):1731-1736.
4. Howe, L. M. (2015) Current perspectives on the optimal age to spay/castrate dogs and cats. Vet Med (Auckl); 6: 171–180.

 

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina