Cómo gestionar tu clínica frente a una rotura de stock

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Cómo gestionar tu clínica frente a una rotura de stock

Las roturas de stock pueden implicar graves perjuicios para la gestión de tu clínica veterinaria porque suponen pérdidas de ventas a corto plazo, y lo más grave, pérdida de clientes, ya que su demanda no puede ser cubierta por la falta de stock.

Gestión de una clínica veterinaria

Las roturas de stock son un serio problema para las empresas que lo sufren y la causa más frecuente es la falta de comunicación con los proveedores habituales.

Cuando se trata de tu clínica veterinaria, la comercialización de productos de alta y media rotación (como piensos estándar y productos de higiene) o la venta de productos poco frecuentes o de baja rotación (como vitamina K o algún producto específico para especies exóticas) puede provocar rotura de stock si no tienes en cuenta su volumen de demanda.

Cómo gestionar la rotura de stock en tres sencillos pasos

1.    Evita la pérdida de clientes definiendo la rotación de inventario

Cuando un cliente se va de tu clínica veterinaria con las manos vacías, puedes dar una mala imagen de tu clínica. Para evitar esta situación, has de definir la rotación de tus productos, que podrá ser de baja, media o alta rotación, prestando especial atención a los de alta rotación, que son susceptibles de acumularse en tu almacén. 

Guía PDF sobre gestión económica del centro veterinario [Descubre si tu cartera tiene buena salud y aprende a interpretar la cuenta de  resultados]

La fórmula básica para definir la rotación de productos consiste en dividir el coste de bienes vendidos entre el promedio de inventario. 

2.    Infórmate sobre los productos veterinarios más solicitados a nivel nacional

Existen productos y medicamentos veterinarios cada vez más valorados por los clientes, que no solo han mejorado la calidad de vida de sus mascotas, sino también su aspecto. Estos productos son de alta rotación y no deben faltar en tu stock: antiparasitarios, alimentos y dietas especiales o productos de higiene, como champús especiales o cepillos, tienen que estar presentes en tu despensa.

3.    Sanea tu stock

Ver acumulados los productos en tu almacén puede resultar de lo más frustrante: tendrás que cargar con productos que caducan y, como consecuencia, perder dinero. Disponer de productos poco frecuentes puede ser interesante en momentos puntuales, pero no inviertas en ellos de manera excesiva. Procura solicitar a tus proveedores este tipo de productos bajo pedido, es decir, haciéndole saber al cliente que próximamente lo tendrás en tu almacén y, por supuesto, asegurándote la reserva.

Lo más vendido en las clínicas veterinarias: productos imprescindibles en tu almacén

Evitar una acumulación de stock es vital para no perder dinero y, aunque suene lógico, conociendo los productos más demandados conseguirás vender más. A continuación, te ofrecemos una lista de lo más solicitado en centros veterinarios:

1.    Los antimicrobianos: España encabeza la lista de ventas en antimicrobianos más vendidos en Europa, debido, entre otras razones, al aumento de los centros veterinarios low-cost, que han supuesto una caída en picado en la calidad de atención a las mascotas. Las tetraciclinas, las penicilinas y las sulfonamidas son los antibióticos más solicitados a los proveedores del área veterinaria durante todo el año.

2.    Tratamientos para la prevención y control de la leishmania canina: el verano puede ser un gran enemigo para perros y gatos, cuando las altas temperaturas pueden llegar a ser mortales. Pero, sin duda, el gran enemigo de la raza canina es el insecto flebótomo, muy presente en las zonas mediterráneas y calurosas, que provoca la temida y potencialmente mortal leishmaniosis canina. Productos de solución oral, como el Milteforan, son de gran eficacia en la prevención contra esta infección, pero también las vacunas.

3.    Productos antiparasitarios: combinar medicamentos que combatan la leishmaniosis con collares antiparasitarios o pipetas es muy frecuente entre los clientes de las clínicas veterinarias, por lo que estos productos no deben faltar en tu consulta, sobre todo en las fechas previas al período estival.

4.    Nutrición: la demanda de alimentos preparados para perros y gatos ha crecido tanto en el mercado, que la competencia se ha multiplicado. De hecho, ya existen hipermercados, exclusivamente dirigidos a mascotas, que crecen al 50% anualmente. Sin embargo, el valor añadido que puede ofrecer una clínica veterinaria es la correcta prescripción y asesoramiento de los alimentos más adecuados para cada animal, incluyendo las necesidades especiales que puedan tener debido a patologías y otros condicionantes. Tu stock deberá disponer de una amplia gama nutricional para las distintas necesidades de tus pacientes.

5.    Productos antihistamínicos: si tu centro está ubicado cerca de parques urbanos, debes disponer de productos antihistamínicos y tratamientos con corticoides de acción rápida, porque son las zonas donde más casos de procesionaria pueden darse, principalmente entre los perros, cuya naturaleza curiosa les puede hacer incluso ingerir a estas tóxicas orugas tan comunes en las estaciones primaverales.

No olvides que la pérdida de clientes está directamente relacionada con la ruptura de stock,  pero existen otros efectos derivados, como el estrés laboral o los conflictos internos, que pueden poner en jaque la gestión de tu clínica

Fuentes

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro