Cuidado gatas esterilizadas: cuidados físicos y nutricionales | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Cuidado gatas esterilizadas: cuidados físicos y nutricionales

Importancia de la esterilización en gatas

La esterilización es la técnica quirúrgica por la cual se extraen los ovarios  únicamente (ovariectomía) o en conjunto con el útero (ovariohisterectomía) con el fin de inactivar reproductivamente a las hembras. Hay diferentes objetivos por los cuales se lleva a cabo este procedimiento:

Medicina y cuidados veterinarios

Importancia de la esterilización en gatas

La esterilización es la técnica quirúrgica por la cual se extraen los ovarios  únicamente (ovariectomía) o en conjunto con el útero (ovariohisterectomía) con el fin de inactivar reproductivamente a las hembras. Hay diferentes objetivos por los cuales se lleva a cabo este procedimiento:

  • Evitar gestaciones no deseadas, así como celos y pseudogestaciones
  • Reducir la conducta sexual (vocalizaciones, marcaje, frotamientos o huidas) y mejorar el comportamiento
  • Disminuir la probabilidad de aparición de enfermedades hormonodependientes, como los tumores de mama
  • Disminuir las infecciones uterinas, tales como la piómetra

Es necesario determinar el momento más apropiado para esterilizar al animal. Las gatas son animales poliéstricas estacionales y de ovulación inducida, de tal manera que no hay tiempos definidos en el ciclo estral de la hembra felina, rondado la aparición del celo un intervalo de 14 a 19 días.

No se debe operar a la gata cuando se encuentra en celo, ya que dificulta la intervención quirúrgica y supone un riesgo añadido para el animal. Por lo tanto, se debe realizar la esterilización cuando la gata esté en anestro.

Antiguamente, era común que se esterilizará al animal después de que hubiera estado gestante y hubiera parido por lo menos una vez. En la actualidad no es necesario dejar pasar un periodo de tiempo tan largo para realizar la intervención, ya que no tiene beneficios adicionales.

Algunos veterinarios aconsejan esterilizar a las gatas antes del primer celo, ya que eliminas el comportamiento sexual antes de que se llegue a iniciar. Por otro lado, otros expertos del sector inciden en la importancia de que se instaure en la hembra la madurez sexual para conseguir la formación completa del animal.

Existen diversos fármacos capaces de controlar e inhibir el ciclo sexual de la gata, basados en progestágenos administrados tanto por vía oral como inyectable. Sin embargo, la aplicación de dichos medicamentos no está exenta de efectos secundarios que pueden poner en peligro la salud del animal.

Cuidados postquirúrgicos

Una vez que realizamos la esterilización del animal, se deben tener en cuenta una serie de cuidados para su rápida y óptima recuperación. Podemos clasificar estas prácticas en tres grandes grupos:

  • Cuidados de la herida quirúrgica: es importante que no se produzcan lesiones ni alteraciones en la incisión realizada en la intervención, por lo que es necesario impedir que la gata pueda entrar en contacto con la herida para intentar lamerse, rascarse o quitarse los puntos. Para ello pueden emplearse vendajes abdominales para tapar la herida, camisetas o bodies a modo de corsé para proteger la herida y evitar que la gata pueda acceder a ella, o el collar isabelino, que puede provocar otras complicaciones tales como estrés o depresión. El dueño deberá realizar curas diarias con productos desinfectantes por lo menos 3 veces al día.
  • Cuidados de manejo: durante el proceso de cicatrización de la herida quirúrgica es importante que el animal no realice movimientos bruscos ni tenga una actividad física muy alta, con el fin de evitar que las suturas sufran algún tipo de alteración que complique la recuperación de la gata. En este periodo de tiempo, el animal estará medicado mediante analgésicos y antibióticos pautados de manera específica por el veterinario.
  • Cuidados nutricionales: uno de los riesgos del cambio hormonal que sufren las gatas tras la esterilización es el aumento de peso. Después de la intervención, es preciso implementar una dieta comercial con restricción de energía,  controlar el consumo diario de comida y aumentar la actividad física del animal. Debemos controlar la ganancia de peso y la condición corporal de la gata una vez realizada la operación.

Conclusión

Los cuidados postquirúrgicos de la gata esterilizada son igual de importantes que la propia intervención en sí: es necesario establecer pautas de manejo, tanto nutricionales como de la actividad del animal, y mecanismos de protección de la herida quirúrgica.

Post relacionados