Diagnóstico y tratamiento del eczema húmedo en perros

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Diagnóstico y tratamiento del eczema húmedo en perros

A efectos de tratamiento, el eczema húmedo en perros debe diferenciarse de la foliculitis y forunculosis piotraumática.

Medicina y cuidados veterinarios


Introducción

El eczema húmedo, también denominado dermatitis húmeda aguda, dermatitis piotraumática o hot spot es una enfermedad de la piel producida por un trauma autoinducido por rascado, lamido o mordido de una determinada zona, en un intento por parte del animal de aliviar una sensación dolorosa o pruriginosa local.1

Clinical Report: Papel de la dieta en la Dermatitis atópica canina

Se considera que los perros con un manto denso, como los labradores, pastores alemanes, Terranovas o rottweilers, tienen una mayor prevalencia, pero el eczema húmedo puede verse en cualquier perro.

Se trata de un problema frecuente en las consultas generalistas, sobre todo en perros que viven en climas cálidos y húmedos.1 Aunque no es una enfermedad grave, su presentación aguda y sus características clínicas suelen causar gran preocupación a los propietarios; por ello, es importante que el veterinario clínico esté familiarizado con su diagnóstico y tratamiento.

Características clínicas y diagnóstico del eczema húmedo en perros

Desde el punto de vista clínico, el eczema húmedo en perros se caracteriza por la presencia de una lesión alopécica, de coloración rojiza, húmeda y exudativa, con un coágulo central que se corresponde con restos de un exudado proteináceo, rodeado de un halo eritematoso en la periferia de la lesión. Se trata de lesiones de evolución muy rápida (no es infrecuente que los propietarios reporten que han aparecido en pocas horas) y que generalmente causan dolor. 1

Diferenciarlo de una foliculitis y forunculosis

Aunque el diagnóstico clínico del eczema húmedo en perros parece sencillo, hay que tener en cuenta que su apariencia es muy similar a la de la foliculitis o forunculosis piotraumática. Es importante diferenciar una entidad de la otra porque el tratamiento es distinto.

  • En general, la foliculitis piotraumática suele manifestarse como una lesión engrosada en forma de placa, rodeada de pápulas y pústulas, y que suele aparecer en la cabeza y cuello. En el examen microscópico de estas lesiones están presentes abundantes cocos Gram + en los folículos, porque existe una infección estafilocócica previa. Además, se observan focos de paniculitis, hidradenitis y un infiltrado neutrofílico.
  • El eczema húmedo puro suele ser más discreto, no presenta engrosamiento y el componente bacteriano es mucho menos importante, ya que el problema primario no es infeccioso, sino que la colonización bacteriana se produce a posteriori.2
  • Para diferenciar un proceso de otro es fundamental rasurar y palpar la zona. Además, esto permitirá establecer claramente cuales son los límites de la lesión, que en ocasiones pueden no ser evidentes previamente al rasurado.

eczema_humedo_perros

Causas subyacentes que provocan el prurito o dolor

Por último, dentro del diagnóstico del eczema húmedo en perros es importante tener en cuenta que éste se produce por la existencia de un evento que desencadena la reacción traumática en el paciente. Las causas subyacentes citadas con mayor frecuencia incluyen:

  • Parásitos externos (especialmente dermatitis alérgica a la picadura de pulga),
  • Enfermedades alérgicas.
  • Otitis externa.
  • Enfermedades de las glándulas anales.
  • Contacto con sustancias irritantes.
  • Presencia de cuerpos extraños en la piel, dolor a nivel musculoesquelético.
  • Y psicosis.1

Tratamiento

El manejo inicial del eczema húmedo en perros incluye el rasurado y la limpieza y desinfección de la zona. En función de la extensión de la lesión y el carácter del animal puede ser necesaria la sedación o incluso una anestesia general de corta duración porque el procedimiento puede resultar bastante doloroso.

Una vez limpia la zona, si la lesión no es severa y el autotraumatismo posterior se considera poco probable, podría tratarse simplemente con desinfección periódica con povidona yodada o clorhexidina y el uso de un producto secante a base a acetato de aluminio, o bien con una combinación de mentol y hamamelis, aplicado 2-3 veces al día.

Si hay riesgo de autotraumatismo, la mayoría de los animales se beneficiarán de la administración tópica de glucocorticoides (aceponato de hidrocortisona, betametasona o triamcinolona), combinados o no con antibióticos. Aunque el eczema húmedo no es un problema infeccioso primario, un artículo mostró que la combinación tópica de prednisolona con neomicina era más eficaz que la aplicación de neomicina sola, y esta a su vez más que la prednisolona sola.3

Por otra parte, aunque hay quien recomienda tratamiento sistémico con antibióticos y glucocorticoides de modo rutinario, en un estudio al respecto no se encontraron diferencias significativas entre la aplicación tópica 2 veces al día de un gel a base de betametasona y ácido fusídico, y la inyección inicial de dexametasona (0.1 mg/kg) junto a la administración de amoxicilina/clavulánico (15 mg/kg/12 horas/7 días).4 En cualquier caso, perros con lesiones severas pueden requerir de la administración de corticoides sistémicos durante unos pocos días. Por tanto, se recomienda uso de glucocorticoides y la No utilización de antibióticos.

En contraste con el eczema húmedo, los pacientes con foliculitis piotraumática si necesitan de la administración sistémica de antibióticos, mientras que los glucocorticoides estarían contraindicados.2

Conclusiones

El eczema húmedo es una enfermedad frecuente en perros que viven en zonas cálidas y húmedas. Aunque no es un problema grave, y generalmente la respuesta al tratamiento es favorable, para los propietarios puede resultar frustrante que el perro la sufra incluso varias veces al año. En este sentido es muy importante encontrar y eliminar la causa subyacente. Por último, no deberíamos asumir que todas las lesiones con aspecto de eczema húmedo lo son realmente, sino que habría que considerar la posibilidad de una posible foliculitis piotraumática, sobre todo, si pensamos usar corticoides sistémicos.

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina

Bibliografía
1.  Miller WH Jr, Griffin CE, Campbell KL (2013). Environmental Skin Diseases. En: Miller WH Jr, Griffin CE, Campbell KL. (eds). Muller & Kirk’s Small Animal Dermatology. 7th ed. Elsevier Mosby: 659-684.
2.  Miller WH Jr, Griffin CE, Campbell KL (2013). Bacterial Skin Diseases. En: Miller WH Jr, Griffin CE, Campbell KL. (eds). Muller & Kirk’s Small Animal Dermatology. 7th ed. Elsevier Mosby: 184-222.
3.  Schroeder H, Swan GE, Berry WL, et al. (1996). Efficacy of a topical antimicrobial-anti-inflammatory combination in the treatment of pyotraumatic dermatitis in dogs. Vet Dermatol; 7: 163-170.
4.  Cobb MA, Edwards HJ, Jagger TD, et al. (2005). Topical fusidic acid/betamethasone-containing gel compared to systemic therapy in the treatment of canine acute moist dermatitis. Vet J. 2005; 169: 276-280.
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA