Diarrea en gatos: causas y soluciones | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Diarrea en gatos: causas más frecuentes y soluciones

Los trastornos gastrointestinales en gatos pueden presentarse en forma de vómito o diarrea y tienen diversas causas que analizamos en este artículo, siendo una de las principales las enteropatías crónicas y, en concreto, la enfermedad inflamatoria intestinal.

Nutrición y enfermedades


Artículo actualizado a 08 de novienbre de 2022

Causas de la diarrea en gatos

Los problemas gastrointestinales se encuentran entre las causas más frecuentes de morbilidad en el gato y son también uno de los motivos principales de visita al veterinario. Son varias las enfermedades que pueden provocar vómitos y/o diarrea en gatos. Algunos de los trastornos más frecuentes son:

  • Cuerpo extraño.
  • Ingestión de bolas de pelo.
  • Infección (enfermedades bacterianas, víricas, fúngicas, protozoarias/parasitarias).
  • Transgresión dietética / cambio repentino de la dieta.
  • Estrés: cuando el gato está expuesto a estrés su proceso digestivo se acelera. Como consecuencia de una digestión más rápida de lo normal, el gato no puede absorber los nutrientes, incluida el agua, que se expulsa a través de las heces convirtiéndolas en heces blandas.
  • Intolerancia / hipersensibilidad a la alimentación.
  • Fármacos o toxinas (p. ej., xilacina, medetomidina, AINE, etc.).
  • Neoplasia (p. ej., leucemia, linfoma, tumores intestinales o gástricos, etc.).
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Si te interesa saber más sobre diarrea en gatos, descarga GRATIS [Guía gastrointestinal del perro y el gato parte 1, 2 y 3]

¿Por qué se cronifican?

Los vómitos y la diarrea en gatos pasan a menudo inadvertidos por los propietarios debido a la propia naturaleza de los gatos, que tienen un comportamiento más reservado e independiente que otros animales de compañía. Incluso algunos propietarios, pueden interpretar esta situación como normal en el animal, sobre todo en los casos en los que los episodios de vómitos son intermitentes, lo que todavía empeora más la situación y lleva a una situación de cronificación de los trastornos gastrointestinales. En estas situaciones el animal se presenta a la consulta cuando el proceso patológico está muy avanzado y las soluciones son más difíciles.

Tratamiento de la diarrea en gatos

El tratamiento dependerá de la causa que provoque la diarrea:

  • Parásitos: antiparasitarios internos.
  • Intoxicación: dieta blanda, dieta de prescripción para problemas intestinales en gatos y suplementar la alimentación durante un tiempo con probióticos para restaurar la flora.
  • Alergias alimentarias: intentar sustituir de forma progresiva el alimento seco (pienso) para comprobar si la alergia desaparece. Existen piensos para gatos sensibles o con alergias que eliminan todos los ingredientes susceptibles de causar reacciones.

Por otra parte se debe instaurar tratamiento sintomático, evitando la deshidratación mediante la administración suficiente de líquidos, protectores de estómago y jarabes para la flora y tratamiento dietético de modo que, aunque la diarrea remita, conviene mantener la dieta blanda o de prescripción (ADVANCE gastroenteric , por ejemplo) durante un mínimo de 3 días. Es recomendable evitar alimentar al gato durante 12-24 horas.

diarrea en gatos

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) como diagnóstico de diarrea en gatos

La EII es una de las causas más frecuentes de gastroenteritis en el gato. Incluye los síntomas inespecíficos de diarreas, vómitos, dolor abdominal y pérdida de peso, que pueden presentarse por separado o combinados. Se caracteriza por una inflamación crónica del intestino delgado que cursa con inflamación linfoplasmocitaria y su diagnóstico se establece una vez descartados el linfoma y otras causas de enteropatías crónicas. 

A diferencia del linfoma, que suele afectar a gatos de 8 años o más, la EII puede afectar a gatos de cualquier edad. La etiología exacta de la EII felina es desconocida, pero se ha propuesto una interacción compleja de varios factores que alteran el sistema inmunitario de la mucosa y que producen una inflamación crónica del intestino delgado de aquellos felinos con predisposición genética. Factores medioambientales como la dieta, las sustancias extrañas, la exposición a patógenos, la administración de fármacos tipo AINE o antibióticos pueden ser un factor detonante para la aparición o reaparición del proceso inflamatorio.

Descarga gratis el informe "Tratamiento de los vómitos y la diarrea en gatos" [Incluye: trastornos gastrointestinales más frecuentes y tratamiento  dietético] 

Opciones de tratamiento en las EII

Las opciones terapéuticas disponibles van encaminadas a reducir la estimulación antigénica y controlar la respuesta inmunitaria a nivel intestinal. 

Se incluye el tratamiento farmacológico, el dietético y el uso de prebióticos y probióticos.

Dado que se sospecha que una de las causas de la EII está relacionada con la dieta, la primera estrategia a seguir en caso de diagnóstico de EII es de tipo nutricional.

Las intervenciones nutricionales se basan en dietas hipoalergénicas que contienen proteínas noveles, o bien dietas con proteínas hidrolizadas. Con ello se pretende reducir el umbral de hipersensibilidad y evitar reacciones alérgicas. La estrategia nutricional también debe contemplar la adición de nutrientes específicos que contrarresten la malabsorción de nutrientes secundaria al propio proceso patológico, como por ejemplo complementar la dieta con cobalalmina (vitamina B12).

Los resultados de las intervenciones dietéticas suelen ser muy buenos, ya que la mayoría de gatos responden favorablemente en pocos días.

El papel de la vitamina B12 (cobalamina) en las diarreas en gatos

Los gatos con trastornos gastrointestinales a menudo tienen déficit de cobalamina, lo que provocará a su vez mayores trastornos metabólicos. Es una vitamina hidrosoluble indispensable para el funcionamiento de muchas reacciones bioquímicas y enzimáticas, en las que se incluye la síntesis de ADN, la síntesis de metionina y la participación como cofactor en el ciclo del ácido cítrico.  

La absorción de la cobalamina en el caso de los gatos es especialmente compleja y es dependiente del funcionamiento del páncreas y del intestino delgado. 

En el caso de gatos con trastornos gastrointestinales, la semivida de la cobalamina se reduce de 13 días a 5 días, lo que supone un recambio muy acelerado si lo comparamos con otras especies. 

Las últimas investigaciones realizadas por Affinity Petcare han demostrado que el aporte de cobalamina oral en casos de vómitos y diarrea en gatos durante 1 semana es suficiente para restablecer los niveles séricos de cobalamina. 

    Descarga el informe: Leishmaniosis canina

    Vets & Clinics

    Espacio de referencia de los veterinarios