Dosis de prednisona en perro. ¿Cómo la ajustamos a cada condición? | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Dosis de prednisona en perro. ¿Cómo la ajustamos a cada condición?

La dosis de prednisona en perro se debe ajustar a la indicación para la que se prescribe su uso.

Medicina y cuidados veterinarios


Introducción

Los glucocorticoides son uno de los grupos de fármacos prescritos con mayor frecuencia en medicina de pequeños animales.1 La prednisona es uno de los glucocorticoides más populares entre los veterinarios de muchos países. Entre sus indicaciones terapéuticas se encuentran procesos tan dispares como el tratamiento de la dermatitis atópica o el manejo de determinadas neoplasias. 2,3  

Descarga gratis la guia: El uso de la doxiciclina en perros y gatos.  [Incluye artículos científicos]

Aunque puede considerarse un fármaco seguro, su uso no esta exento de efectos secundarios, que pueden ser tanto más severos cuanto más elevadas sean la dosis a las que se administra y más prolongada sea la duración de tratamiento. 4,5 Por ello, parece importante que el veterinario clínico esté familiarizado con las indicaciones, protocolos y dosis de prednisona en el perro. 

dosis prednisona perro

 “Efectos adversos: alopecia simétrica en el tronco” (Fuente: Webinar de Lluís Ferrer Glucocorticoides en Dermatología)

Recuerdo farmacológico

La prednisona se considera un corticoide de acción intermedia (vida media de 12-36 horas). Su efecto antiinflamatorio es 4 veces superior al de la hidrocortisona y presenta cierta, aunque mínima actividad mineralocorticoide.4,5 En el perro la prednisona sufre efecto de primer paso hepático y es metabolizada en los primeros 30 minutos tras su administración a prednisolona (que es su forma activa) por acción de la 11β-hidroxiesteroide dehidrogenasa-1.4-6 La prednisona y la prednisolona se consideran fármacos bioequivalentes.4

Indicaciones de prednisona en perro

Actualmente se consideran las siguientes 4 indicaciones básicas para la prednisona en esta especie:

  • Reemplazo o suplementación de la actividad glucocorticoide en pacientes con hipoadrenocorticismo
  • Uso como fármaco con efecto antiinflamatorio
  • Uso como inmunosupresor
  • Y, por último, como agente antineoplásico.

En el pasado, la prednisona entraba a formar parte del manejo de pacientes con shock hipovolémico, traumatismo craneal o lesión de la médula espinal parte; sin embargo, las evidencias actuales no soportan estas últimas indicaciones.4

Dosis de prednisona en perro

La administración diaria de prednisona durante más de 1-2 semanas causa supresión del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal. Por lo tanto, en pacientes que requieran que la prednisona sea administrada más allá de unos pocos días, la dosis se debe reducir progresivamente para tratar de que la secreción de ACTH y la función adrenal vuelvan a su actividad normal del modo más fisiológico posible. Cuanto más prolongada en el tiempo haya sido la administración de prednisona, más lenta y progresiva deberá ser la reducción de la dosis.4

La dosis diaria recomendada cuando la prednisona se usa como agente antiinflamatorio es de 0,5-1 mg/kg, mientras que para su uso como inmunosupresor se han recomendado dosis de 2-6,6 mg/kg/día.4,5,7

Algunos autores opinan que dosis superiores a 2,2 mg/kg/día no ofrecen un nivel de inmunosupresión mayor al que proporcionan esas dosis de prednisona, pero sí que aumentan el riesgo de efectos adversos más severos; por ello, recomiendan que pacientes que necesitan una inmunosupresión adicional pero que ya reciben prednisona sean tratados con otro fármaco inmunosupresor en lugar de aumentar la dosis de prednisona.4

Por otra parte, muchos especialistas en medicina interna recomiendan no superar los 80 mg/día con independencia del peso del perro.4,5

En pacientes que requieren tratamientos prolongados a dosis inmunosupresoras, se recomienda:

  • Administrar 2,2 mg/kg/día durante 3 semanas.
  • Posteriormente reducir progresivamente la dosis en intervalos de 3 semanas a 1 mg/kg//día, 0,5 mg/kg/día y 0.5 mg/kg/48 horas,4 siempre y cuando ello no resulte en reaparición de los signos clínicos.

En perros que ya reciben tratamiento a días alternos se aconseja que la dosis no sea superior a 1 mg/kg/48 horas, porque con dosis más altas es posible que el paciente no pueda metabolizar completamente el fármaco antes de recibir la siguiente dosis.4

Por otra parte, en perros en los que la prednisona se administra a diario se ha propuesto que dividir la dosis diaria en 2 administraciones podría resultar en una mayor eficacia, pero que también podría causar más efectos secundarios. Un estudio en perros con anemia hemolítica inmunomediada tratados con prednisolona concluyó que los efectos adversos relacionados eran más severos cuando la prednisolona se administraba 2 veces al día. El pequeño número de animales incluidos en el estudio no permitió sacar conclusiones sobre el posible efecto (si existe) de dividir la dosis en la supervivencia de los pacientes.8

La dosis de prednisona como agente antineoplásico es variable, y en general dependerá de la decisión del oncólogo y de si se va a usar como parte de un protocolo multi-fármaco o como tratamiento único. Un protocolo frecuente consiste en empezar a 2 mg/kg/día durante 7 días y e ir reduciendo la dosis a razón de 0,5 mg/kg/semana durante 3 semanas más.3

En cuanto a su uso en perros con enfermedad de Addison, la prednisona se emplea en el mantenimiento crónico de estos pacientes. Se administra normalmente a dosis de 0,05-0,22 mg/kg/día, ajustando a la mínima que mantenga el animal sin signos clínicos.9

Conclusiones

La prednisona es un corticoide usado con frecuencia en la práctica clínica habitual. Es importante establecer correctamente su dosis en función del proceso a tratar. Para minimizar los posibles efectos adversos relacionados con su administración, deben establecerse protocolos adecuados de reducción de dosis. 

Descarga el informe: Leishmaniosis canina

Bibliografía
1. Elkholly DA, O'Neill D, Wright AK, et al. (2019). Systemic glucocorticoid usage in dogs under primary veterinary care in the UK: prevalence and risk factors. Vet Rec;185:108.
2. Olivry T, DeBoer DJ, Favrot C, et al. (2015). Treatment of canine atopic dermatitis: 2015 updated guidelines from the International Committee on Allergic Diseases of Animals (ICADA). BMC Vet Res.; 11: 210.
3. Guftanson DL, Page RL. (2013). Cancer Chemotherapy En Withrow SJ,Vail DM, Page RL. (eds). Withrow & MacEwen’s Small Animal Clinical Oncology. 8th ed. Elsevier: 157-179.
4. Plumb DC (2011). Prednisone. En Plumb DC (ed). Veterinary Drug Handbook. 7th ed. PharmaVet Inc. 
5. Veterinary Information Network, Inc. Prednisolone/Prednisone. En VIN Veterinary Drug Handbook. Último acceso 5/3/2021.
6. Sebbag L, Mochel JP. (2020). Pharmacokinetics of oral prednisone at various doses in dogs: preliminary findings using a naïve pooled-data approach. Front Vet Sci; 7:571457.
7. Papich MG (2011). Prednisone. En Papich MG (ed). Saunders Handbook of Veterinary Drugs Small and Large Animal. 3th ed. Elsevier Saunders.
8. Swann JW, Szladovits B, Threlfall AJ, et al. (2019). Randomised controlled trial of fractionated and unfractionated prednisolone regimens for dogs with immune-mediated haemolytic anaemia. Vet Rec; 184:771.
9. Lathan P, Thompson AL. (2018). Management of hypoadrenocorticism (Addison's disease) in dogs. Vet Med (Auckl); 9: 1-10.
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA