Embarazo psicológico perro: tratamiento de mastitis en pseudogestación

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Embarazo psicológico perro: tratamiento de mastitis en pseudogestación

El embarazo psicológico en perros consiste en tener los síntomas y signos de un embarazo real (hasta hay leche en las mamas), sin que la perra esté preñada.

Medicina y cuidados veterinarios

No te pierdas las 10 preguntas frecuentes sobre reproducción [Descarga gratis aquí]

El embarazo psicológico, nombre coloquial para referirse a la pseudogestación canina, es un síndrome fisiológico secundario a cambios hormonales en perras no gestantes durante el periodo final del diestro. Se caracteriza por la presentación de signos comportamentales y físicos similares a los del periodo post parto como la el agrandamiento de las mamas y la secreción láctea. La mastitis es una de las complicaciones más frecuentes asociadas a este síndrome. En este artículo revisaremos la etiología, signos clínicos, diagnóstico y tratamiento de la mastitis secundaria a la pseudogestación.(1)

Etiología

La mastitis es un término médico para referirse a la inflamación del tejido mamario con o sin infección. Hay cuatro tipos de presentaciones clínicas de la mastitis: Mastitis aguda, mastitis gangrenosa, mastitis crónica y mastitis subclínica.(2,3)

La etiología de la mastitis en la perra es amplia, la principal etiología incluye la lactación, los tumores mamarios, la galactostasis, la fibroadenomatosis mamaria y la pseudogestación.

La pseudogestación es causada por cambios hormonales similares a los de las perras gestantes que tienen lugar durante el periodo del diestro. En general está asociada a la bajada de la progesterona junto con una concentración creciente de prolactina en sangre. La prolactina junto con otros factores estimulantes(Oxitocina, serotonina y estrógenos entre otros), son los responsables del inicio de la lactación.(1,3)  

embarazo psicologico perro

La infección de la glándula mamaria suele ser por la vía ascendente a través del pezón. Las especies aisladas de forma más frecuente incluyen Staphylococcus sp. , Streptococcus sp y Escherichia coli. El lamido constante de las mamas en especial en perras con periodontitis favorecen la invasión de la glándula mamaria por los microorganismos. Tras la colonización,los microorganismos se multiplican y colonizan el tejido mamario. (1,2,3,4)

Signos clínicos

Las perras con pseudogestación pueden presentar un agrandamiento de las glándulas mamarias y secreción láctea. Estas presentaciones clínicas pueden ser fisiológicas, sin embargo puede derivar en una mastitis o galactostasis.(3)

En casos de mastitis aguda, las glándulas mamarias están calientes, pueden presentar edema e inflamación y dolor a la palpación. Si hay una septicemia derivada de la mastitis también encontraremos síntomas sistémicos como pirexia, depresión, anorexia y letargia. La secreción láctea también puede presentar alteraciones (color marronáceo y cambios en la consistencia de la leche, pudiendo ver pus o sangre en casos más graves).(3,4,5)

No te pierdas las 10 preguntas frecuentes sobre reproducción [Descarga gratis aquí]

En casos muy graves una mastitis aguda puede derivar en una mastitis gangrenosa. Caracterizada por la formación de abscesos purulentos, úlceras y necrosis.(3,4)

Diagnóstico

El diagnóstico de la mastitis se basa principalmente en la historia y los signos clínicos. En caso de sospecha de mastitis aguda séptica se debe realizar una citología,medición del pH, cultivo microbiológico y antibiograma. En la citología es común encontrar neutrófilos degenerados, restos celulares, eritrocitos y bacilos.(2,3,4)

La bioquímica y hematología sanguínea no resultan muy útiles en casos de mastitis subclínica aunque sí que se pueden observar cambios en casos de mastitis aguda grave. En el hemograma a nivel de la serie blanca, se suele observar leucocitosis, neutrofilia y monocitosis. A nivel de la serie roja, también se puede observar una anemia normocítica normocrómica. En la mastitis aguda grave es posible detectar cambios en el perfil bioquímico como aumento de la fosfatasa alcalina (ALP) y proteína C-Reactiva. (2)

La ecografía puede resultar útil para el diagnóstico de la mastitis aguda y gangrenosa. En casos de mastitis aguda, observamos una pérdida de definición del tejido mamario, con áreas hipoecoicas debidas a la inflamación. En el caso de mastitis gangrenosa además se pueden observar quistes anecoicos con contenido celular.(2)

Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho más

Tratamiento

La pseudogestación clínica es una condición tratable y con un pronóstico favorable. La cabergolina es el fármaco de elección debido a sus escasos efectos adversos y a la larga duración de su acción. La dosis recomendada es de 5 µg de cabergolina /kg de peso al día durante 4-6 días.(1,5)

En casos de mastitis clínica tras la estabilización del paciente en casos graves. Es necesaria la administración de antibioterapia de amplio espectro basada en los resultados del cultivo y antibiograma.(2,3)

El pH de la secreción láctea puede resultar de ayuda en la elección del antibiótico sistémico. Para pH <7,3 se recomienda la administración de una de las siguientes opciones (3):

  • Trimetoprim/Sulfadiazina a dosis de 15-30 mg/kg vía oral , dos veces al día durante 21 días
  • Lincomicina a dosis 15 mg/kg vía oral tres veces al día durante 21 días
  • Eritromicina a dosis de 10mg/kg vía oral tres veces al día durante 21 días

Si el PH>7,4 se recomienda la administración de una de las siguientes opciones(3):

  • Ampicilina 20 mg/kg por vía intramuscular tres veces al día durante 21 días
  • Cefalexina 30 mg/kg por vía oral dos veces al día durante 21 días.

La administración de  antibioterapia por vía intramamaria también ha demostrado efectividad en la eliminación de la infección en perras.(3,5)

La aplicación de compresas calientes ayuda a reducir la inflamación de las mamas. Además se debe considerar la administración de otros fármacos  a modo de soporte como analgésicos, antiinflamatorios y complejos multivitamínicos en función a la sintomatología clínica.(3,5)

El pronóstico de la mastitis suele ser favorable. En las perras que presentan pseudogestaciones reincidentes con mastitis secundarias, se debe considerar la probabilidad de un problema anatómico a nivel del pezón que favorece la entrada de patógenos. En estos casos se debe recomendar al pet parent la esterilización como medio de prevención de esta patología.(3)

Conclusiones

La mastitis secundaria a la pseudogestación es una de las complicaciones más frecuentes de este síndrome fisiológico en perras no gestantes. El diagnóstico está basado en la historia clínica y en la sintomatología. Es importante la realización de un cultivo bacteriano y antibiograma para la elección del antibiótico. El pronóstico de esta complicación es favorable siempre que se comience de manera precoz con el tratamiento.

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

Bibliografía

1.Gobello, C., de la Sota, R.L., Goya, R.G. A review of canine pseudocyesis.(2001) Reprod Domest Anim, 36(6), 283-8. doi: 10.1046/j.1439-0531.2001.00322.x. PMID: 11928922.
2.Vasiu, I., Dąbrowski, R., Tvarijonaviciute, A. Lactation-related mammary gland pathologies-A neglected emergency in the bitch.(2021) Reprod Domest Anim,56(2),208-230. doi: 10.1111/rda.13866. Epub 2020 Dec 5. PMID: 33205498
3. Kaszak, I.,Ruszczak, A., Kanafa, S., Witkowska Piłaszewicz, O., Sacharczuk,M., Jurka, P. New insights into canine mastitis (2018) Animal Science Papers and Reports, 36, no. 1, 33-44 Institute of Genetics and Animal Breeding, Jastrzębiec, Poland
4.Toydemir, Seval & Bagcigil, Funda & Ozgur, Naciye & Kırşan, İsmail. (2015).Examination of aerobic bacteria from milk samples from bitches with clinical mastitis. İstanbul Üniversitesi Veteriner Fakültesi Dergisi,41, 10.16988/iuvfd.2015.40432.
5.Chaudhary, A. K., Singh, V. K., Srivastava, M. K., Parashar, A., Upadhyay, A., & Chaudhary, S.K. (2018). A Report on Clinical Mastitis Associated with Pseudopregnancy in A Great Dane Bitch. Applied Biological Research, 20(2), 215. https://doi.org/10.5958/0974- 4517.2018.00028.9
Ana Velasco
Veterinaria Universidad Complutense de Madrid