Espasmos en gatos: ¿qué es el síndrome de hiperestesia felina?

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Espasmos en gatos: ¿qué es el síndrome de hiperestesia felina?

El síndrome de hiperestesia felina debe ser tenido en cuenta como causa potencial de espasmos en gatos.1,2

Medicina y cuidados veterinarios


Introducción

Los espasmos en gatos se caracterizan por la presencia de un movimiento de sacudida breve que se produce de modo automático. Los espasmos se consideran un tipo de movimiento involuntario que puede tener distintos orígenes y afectar a grupos musculares de diversas regiones orgánicas (miembros, tronco o cabeza).1,2Entre las posibles causas de que un gato presente espasmos musculares se encuentra el síndrome de hiperestesia felino (SHF).    

↓ Para profundizar en los cuidados y requerimientos nutricionales  de los gatos esterilizados, descarga esta guía gratuita ↓

¿Qué es el síndrome de hiperestesia felina?

El SHF es un desorden descrito en la literatura veterinaria, pero todavía pobremente entendido y del que se desconoce su etiología.

  • Algunos autores consideran que se trata de un problema de comportamiento de tipo obsesivo-compulsivo, similar al síndrome de Tourette en las personas, y que se puede desencadenar ante la existencia de diversos factores ambientales y situaciones estresantes a nivel social (condiciones alérgicas de la piel, entradas o salidas de otros animales o personas en el entorno del gato o agresión entre gatos).
  • Otros han relacionado el SHF con trastornos epileptiformes.
  • También se ha propuesto que se trata de un tipo de miopatía, similar a la miositis por cuerpos de inclusión del ser humano, que es considerada una miopatía degenerativa con una respuesta inmunomediada secundaria.1-5

El SHF puede afectar a tanto a machos como hembras de cualquier edad (aunque se ha reportado que es más frecuente en gatos de 1-8 años de edad) y raza, si bien se ha descrito que los abisinios, birmanos, himalayos y siameses podrían estar más predispuestos a su padecimiento.1,2

Curiosamente, en un estudio retrospectivo en el que se evaluaron 7 casos de SHF todos eran gatos domésticos de pelo corto, la mediana de edad cuando aparecieron los primeros síntomas era de 1 año y 6/7 animales eran machos.3

espamos_gatos

Signos clínicos del SHF

Los signos clínicos del SHF incluyen formación de pequeñas ondulaciones de la musculatura cutánea lo largo del dorso, espasmos en la musculatura epiaxial a nivel toracolumbar, lamido y mordido violento a nivel de la columna, flancos, miembros posteriores y cola, agitación, vocalización excesiva, midriasis y ataque dirigido hacia objetos inanimados o personas. Algunos gatos pueden empezar a correr de modo frenético sin motivo aparente y mostrar un comportamiento alucinatorio. La palpación de la columna lumbar puede provocar una respuesta dolorosa en algunos gatos.

Normalmente estas manifestaciones tienen carácter episódico, con una duración que generalmente oscila entre 1-5 minutos.

No existe ninguna prueba específica para el diagnóstico de SHF, de modo que éste se establece normalmente en base a la historia y cuadro clínico. Los resultados de la hematología, bioquímica, urianálisis, serología de enfermedades infecciosas, pruebas de imagen y análisis del líquido cefalorraquídeo son, en la mayoría de ocasiones, normales.1,2 

Control de los espasmos en gatos con SHF

Aunque se han propuesto diferentes opciones terapéuticas, no existe un tratamiento que haya demostrado ser completamente eficaz en todos los pacientes y que permita el control de los espasmos y resto de manifestaciones clínicas del SHF. El pronóstico de la enfermedad es variable y depende de la identificación del problema subyacente y de la respuesta inicial al tratamiento.

  • La recomendación inicial es iniciar el tratamiento con la administración de glucocorticoides, como la prednisolona.
  • Otras opciones terapéuticas incluyen el uso de fármacos modificadores del comportamiento. Se han recomendado antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina (2 mg/kg/24 horas ó 5-10 mg/gato/24 horas) y la clomipramina (1-5 mg/gato/12-24 horas) o inhibidores de la recaptación de la serotonina como la paroxetina (0,5 mg/kg/24 horas) y la fluoxetina (0,5-4 mg/gato/24 horas).
  • Si esta terapia no es efectiva pueden administrarse fármacos con efecto anticonvulsivante, como el fenobarbital (3 mg/kg/12 horas y ajustar dosis para mantener niveles en sangre de 20–40 μg/ml), gabapentina, pregabalina y levetiracetam.
  • Además, se recomienda minimizar las situaciones estresantes para el gato, control estricto de posibles infestaciones por pulgas y posibles alergias cutáneas, e incluso se ha propuesto que dietas suplementadas con coenzima Q10 y ácidos grasos omega-3 pudieran tener ciertos efectos beneficiosos.1,2

Conclusiones

El SHF es un trastorno del que todavía se sabe bastante poco, pero que debe ser tenido en cuenta en aquellos casos en los que los propietarios describan la presencia de espasmos musculares a nivel del tronco en su gato. A la hora del diagnóstico, puede resultarnos muy útil pedirles que graben un video del animal cuando éste muestre los signos clínicos que refieren. Por lo que hace al tratamiento, el autor ha tenido éxito tanto con la administración de prednisolona como con la gabapentina, si bien el escaso número de pacientes tratados no permite sacar conclusiones definitivas al respecto.  

Descarga el informe: Leishmaniosis canina

Bibliografía
1. Platt SR. (2016). Involuntary Movements and Parxoxysmal Disorders. En Dewey CW, da Costa RC, eds. Practical Guide to Canine and Feline Neurology 3rd ed. Willey-Blackwell: 269-276.
2. Bagley RS, Platt S. (2014). Tremors, involuntary movements and paroxysmal disorders. En Platt SR, Olby NJ, eds. BSAVA Manual of Canine and Feline Neurology 4th ed.  British Small Animal Veterinary Association:1-4.
3. Amengual Batle P, Rusbridge C, Nuttall T, et al. (2019). Feline hyperaesthesia syndrome with self-trauma to the tail: retrospective study of seven cases and proposal for an integrated multidisciplinary diagnostic approach. J Feline Med Surg; 21: 178-185.
4. Ruiz-Suarez N, Bhatti SFM, Hermans M, et al.  (2021): Food hypersensitivity and feline hyperaesthesia syndrome (FHS): A case report. Vet Med-Czech 66, 363–367.
5. Gómez Álvarez CN, Soler Arias EA. (2021). Feline hyperesthesia syndrome: Epilepsy as possible etiology in two cats. Vet Rec Case Rep; 9: e132. 
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA