Esterilizar perro macho: CaCl2 intratesticular vs intraepididimal

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Esterilizar perro macho: CaCl2 intratesticular vs intraepididimal

Existen diferentes agentes químicos esterilizantes, uno de ellos es el cloruro de calcio dihidrato (CaCl2). Analizamos su eficacia para esterilizar a los perros macho comparando la inyección intratesticular con la intraepididimal.

Medicina y cuidados veterinarios

Muchos propietarios no están dispuestos a esterilizar a su perro macho por diferentes razones, entre ellas la posibilidad de que se produzcan cambios comportamentales. El costo económico de la intervención quirúrgica, sumado a los riesgos que conlleva, son otros factores que atentan contra la esterilización. Un método de esterilización no quirúrgico podría vencer esa reticencia y contribuir a controlar la sobrepoblación de perros de manera más rápida y eficaz.

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

Si quieres más información sobre aquello a tener en cuenta a la hora de decidir si esterilizar o no, y el método a utilizar, puedes acceder ya, gratuitamente, al Webinar del Dr. Fernando Mir: “La esterilización con lupa. Una decisión razonada para cada caso”.

El uso de CaCI2 para esterilizar a perros machos

Desde hace décadas se están usando diferentes agentes químicos esterilizantes en la práctica veterinaria. El agente químico ideal debe detener de manera eficaz la espermatogénesis, la androgénesis y la libido, careciendo de efectos secundarios graves y/o tóxicos. En la actualidad, aunque existen diferentes agentes con acción antiespermatogénica o antifertilizante, la mayoría no elimina la fuente gonadal de testosterona.

El cloruro de calcio dihidrato (CaCl2), que se puede disolver en agua, alcohol o lidocaína, es un agente prometedor. Este compuesto causa una necrosis total del tejido testicular, unido a una fibrosis e hialinización en los túbulos seminíferos y espacios intersticiales, como comprobó un estudio publicado en la revista Contraception1, dando como resultado la eliminación de la actividad sexual.

Un estudio publicado en la revista Acta Veterinaria Scandinavica2 realizado en 50 perros macho divididos aleatoriamente en cinco grupos a los que se les administró CaCl2 intratesticular en diferentes concentraciones (0, 10, 20, 30 y 60 %) y a los que se les dio seguimiento durante un año concluyó que la esterilización con CaCl2 es eficaz, aunque la solución salina no parece proporcionar una esterilización permanente.

Las inyecciones intratesticulares de CaCl2 en solución salina al 30 y 60% provocaron azoospermia en todos los perros, pero se observaron más efectos secundarios, algo que no ocurrió con las dosis más bajas. Sin embargo, a los 12 meses los niveles de testosterona volvieron a los valores iniciales, excepto en el grupo tratado con la concentración más alta. La motilidad de los espermatozoides se redujo a cero o casi en todos los perros.

¿Es más eficaz la inyección CaCl2 intratesticular o intraepididimal?

La búsqueda del método de esterilización química ideal continúa. Otro estudio realizado en la Universidad de Bari Aldo Moro3 comparó el uso de una solución de CaCl2 al 20 % en etanol al 95 % inyectado en los testículos o en la cabeza del epidídimo. Los investigadores analizaron a 148 perros divididos en 4 grupos (2 experimentales y 2 de control), a los cuales inyectaron CaCl2 o solución salina en el testículo o la cabeza epididimaria (guiada por ultrasonido), respectivamente.

A los 0, 3, 6 y 9 meses se analizó la calidad del esperma, la concentración sérica de testosterona y los posibles efectos secundarios en los perros. A los 0 y 5 meses se sometieron a una ecografía con contraste para apreciar los aspectos morfológicos o alteraciones del parénquima testicular o epidídimo y a los 9 meses, cuando todos fueron castrados, se realizó un examen histológico.

Los investigadores constataron que todos los perros macho esterilizados con una única inyección intratesticular bilateral CaCl2 se volvieron estériles con azoospermia. La concentración de testosterona sérica disminuyó significativamente tras el tratamiento intratesticular con CaCl2 y no se observaron efectos adversos.

La inyección intraepididimal también fue eficaz para esterilizar a los perros macho, pero no se constató una disminución significativa de la concentración sérica de testosterona. Además, los investigadores apuntan que este procedimiento consume tanto tiempo como la orquiectomía.

Por tanto, concluyen que la inyección intratesticular bilateral es un método eficaz a largo plazo que reduce el comportamiento sexual, siendo muy conveniente por su facilidad de uso. La inyección intraepididimal, por otra parte, puede ser una alternativa para quienes prefieren mantener la integridad anatómica de su mascota y preservar los niveles de testosterona.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que tras la esterilización se recomienda un cambio de dieta para evitar el aumento de peso. Se deben valorar alternativas como Weight Balance, que también regula el metabolismo lipídico aportando menos calorías con un alto contenido en ácidos grasos esenciales.

1.    Jana, K. & Samanta, P. K. (2007) Sterilization of male stray dogs with a single intratesticular injection of calcium chloride: a dose-dependent study. Contraception; 75(5): 390-400.
2.     Leoci, R. et. Al. (2014) A dose-finding, long-term study on the use of calcium chloride in saline solution as a method of nonsurgical sterilization in dogs: evaluation of the most effective concentration with the lowest risk. Acta Veterinaria Scandinavica; 56: 63.
3.      Leoci, R. et. Al. (2019) Effects of intratesticular vs intraepididymal calcium chloride sterilant on testicular morphology and fertility in dogs. Theriogenology; 127: 153-160.

 

Microbiota