Gases en perros: Algo más común de lo que imaginas

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Gases en perros: Algo más común de lo que imaginas

Los gases en perros son uno de los síntomas gastrointestinales más comunes. Analizamos sus causas y qué tipo de dieta es la más adecuada para reducir su incidencia.

Medicina y cuidados veterinarios

Los gases en perros son una condición relativamente común que, en la mayoría de los casos, se debe a situaciones inocuas. Sin embargo,también pueden ser síntoma de una enfermedad más grave. En ciertas ocasiones, los gases pueden acompañarse de cólicos, dolor, distensión abdominal y timpanismo. Una dieta adecuada puede reducir este problema.

Las causas más comunes de los gases en perros

Los gases son más comunes en los perros que llevan una vida más sedentaria, como demostró un estudio realizado en la Universidad de Massey 1. En los cachorros suelen deberse al aire que tragan mientras se alimentan, sobre todo cuando comen demasiado rápido y con ansiedad, lo cual se conoce como aerofagia. Los perros de razas braquicefálicas, debido a la forma de la mandíbula y/o a la mala mordida, también suelen tragar aire al alimentarse, el cual se acumula en el estómago y genera ese gas.

¿Sabes qué información necesitan tus clientes? [Descárgate gratis el eBook las 10 preguntas más frequentes de los clientes  sobre alimentación]

Las enfermedades respiratorias, como el edema pulmonar, también son un factor de riesgo para padecer gases. La obstrucción gastrointestinal suele cursar con flatulencia, y es necesario tratarla a tiempo ya que puede derivar en una peligrosa torsión de estómago. Problemas como la enfermedad inflamatoria intestinal, disbiosis o sensibilidades alimentarias también provocan gases.

No obstante, las causas más comunes de los gases en perros se encuentran en su alimentación. Algunos alimentos pueden contener carbohidratos no digeribles y/o fibras especialmente fermentables que provocan esos gases. En ese caso, los nutrientes que no se absorben adecuadamente estimulan la fermentación en el colon, lo cual genera flatulencia.

La dieta para los gases en perros 

La primera línea de tratamiento para los gases en perros es la alimentación. El manejo dietético de la flatulencia pasa por disminuir el gas intestinal que se produce y la fermentación bacteriana debida a los alimentos no digeridos. Algunos ingredientes de las proteínas, carbohidratos y fibra – o niveles excesivamente altos de estos – pueden causar gases en los perros, sobre todo en aquellos más sensibles. Por eso es fundamental ofrecer una alimentación de buena calidad que facilite la digestión.

ADVANCE VETERINARY DIETS GASTROENTERIC es un alimento dietético completo para cachorros y perros adultos cuya fórmula facilita la absorción de los nutrientes esenciales, por lo que se recomienda para los trastornos gastrointestinales. Contiene arroz, proteína de soja hidrolizada y proteínas deshidratadas de ave. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de California 2 indicó que se produce menos gas intestinal cuando la fuente primaria de carbohidratos es el arroz, en vez del trigo o el maíz.

Un estudio desarrollado en la Universidad de Kentucky 3 analizó los efectos de los oligosacáridos en las dietas basadas en harina de soja sobre la disponibilidad de nutrientes y los gases en perros. Los investigadores concluyeron que la comida con subproductos de aves de corral tuvo una digestibilidad y energía digestible más alta, en comparación con las dietas a base de soja.

Sin embargo, también apreciaron que una dieta que contiene <22,4 g/kg de estaquiosa y <2 g/kg de rafinosa, no altera la digestibilidad ni aumenta los gases en perros. Se trata de los dos oligosacáridos que predominan en los alimentos con soja para perros, los cuales suelen reducir la digestibilidad porque no se digieren en el intestino delgado. Estos azúcares no se pueden dividir en el intestino delgado debido a la ausencia de α-1,6-galactosidasa en el intestino delgado. Como resultado, pasan prácticamente intactos al intestino grueso, donde son hidrolizados y fermentados por bacterias en ácidos grasos de cadena corta y gases que causan flatulencia. No obstante, en pequeñas proporciones no causan problemas.

Además de la dieta, para reducir los gases también es importante controlar la dosificación de la ingesta del alimento. Estos investigadores comprobaron que las mascotas que se alimentan solo una vez al día, en comparación con los que se alimentan dos veces, tienen como media 3,5 más episodios de gases. No obstante, si existe aerofagia se debe valorar dar raciones más pequeñas distribuidas a lo largo del día para evitar la ansiedad por comer.

1. Jones, B. R. et. Al. (1998) Flatulence in pet dogs. New Zealand Veterinary Journal; 46(5): 191-193.
2. Washabau, R. J. et. Al. (1986) Evaluation of intestinal carbohydrate malabsorption in the dog by pulmonary hydrogen gas excretion. Am J Vet Res; 47(6): 1402-1406.
3. Yamka, R. M. et. Al. (2006) In vivo measurement of flatulence and nutrient digestibility in dogs fed poultry by-product meal, conventional soybean meal, and low-oligosaccharide low-phytate soybean meal. Am J Vet Res; 67(1): 88-94.

 

New Call-to-action