Linfoma canino: ¿tienen todos el mismo pronóstico?

El espacio de referencia de los veterinarios #SomosVets

Linfoma canino: ¿tienen todos el mismo pronóstico?

El linfoma canino incluye un grupo de heterogéneo de neoplasias con distinto curso clínico y pronóstico.1

Medicina y cuidados veterinarios


Introducción

El linfoma es la neoplasia hematopoyética más frecuente en el perro, con una incidencia de 20-107 casos/100.000 perros.1,2 Además, se ha estimado que representa del 12-18% de la totalidad de los tipos de cáncer.1 Aunque hubo un tiempo en que decir “linfoma” equivalía a establecer un diagnóstico definitivo, actualmente se acepta que el linfoma canino incluye diversas entidades clínicas y morfológicas, que pueden clasificarse atendiendo a su presentación clínica, morfología celular, grado, inmunofenotipo y eventualmente análisis genómico.1

Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho más

Cuadro clínico

Los signos clínicos del linfoma canino son variables y dependen principalmente de la localización y extensión del tumor.

  • El linfoma multicéntrico se caracteriza principalmente por la presencia de linfadenopatía generalizada, junto a la presencia variable de signos inespecíficos como anorexia, pérdida de peso, vómito, diarrea, disnea, fiebre y poliuria/polidipsia (especialmente en perros con hipercalcemia de malignidad).

  • El motivo de consulta también puede estar relacionado con discrasias sanguíneas secundarias a la infiltración tumoral de la médula ósea.

  • También pueden aparecer cuadros eminentemente respiratorios, digestivos o cutáneos en casos de darse, respectivamente, infiltración pulmonar, linfoma alimentario o un linfoma epiteliotrópico.

  • En perros con linfoma del sistema nervioso central los signos clínicos más frecuentes incluyen convulsiones, parálisis o paresia.

  • El linfoma ocular se caracteriza por la presencia de uveítis, hipopion, hipema o glaucoma.

  • Es frecuente la presencia de diversos síndromes paraneoplásicos como anemia e hipercalcemia de malignidad.3 

linfoma_canino

Diagnóstico del linfoma canino

Evaluación diagnóstica de inicio

La evaluación inicial de un perro con sospecha de linfoma debería incluir examen físico completo, hematología, bioquímica (si es posible con determinación del calcio ionizado), urianálisis y por supuesto citología y/o biopsia del tejido afectado.3

Si los resultados no son concluyentes

Una vez establecida la presencia del linfoma, o si los resultados no son concluyentes, se puede recurrir a una serie de pruebas adicionales que permitirán establecer de modo más preciso el tipo de linfoma que presenta el paciente, como son la inmunocitoquímica/inmunohistoquímica, citometría de flujo o PARR (PCR para el reordenamiento del receptor de antígeno).

Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho más

A partir de ahí y en función de cada caso, se indica la realización de diversas pruebas de imagen (como radiografías, ecografía/ecocardiografía, o técnicas de imagen avanzada como tomografía computarizada o resonancia resonancia magnética), y aspirados / biopsia de médula ósea que permitan estadiar el tumor.

Clasificación del linfoma canino

El linfoma canino puede clasificarse, como hemos comentado anteriormente atendiendo a diferentes criterios, como son: la localización anatómica, resultados de la histopatología e inmunofenotipado, y estadio clínico.

El objetivo de estas clasificaciones es tratar de establecer una relación entre:

“tipo de linfoma / tratamiento a administrar / pronóstico del paciente”.

Clasificación por subtipos

Actualmente se reconocen 19 subtipos de linfoma de células B y 16 de células T, de entre los que se han establecido 7 formas con valor pronóstico: 

  • Hiperplasia folicular benigna.

  • Linfoma de la zona marginal.

  • Linfoma de células B de células centroblásticas grandes.

  • Linfoma de células inmunoblásticas grandes.

  • Linfoma de la zona T.

  • Linfoma de alto grado.

  • Linfoma de células T periférico.4,5

Se considera que el que mejor pronóstico tiene es el linfoma de la zona T, mientras que los linfomas T de alto grado son los que lo tienen peor.5

Clasificación por estadios

  • Estadio I: define a animales con único ganglio linfático afectado.

  • Estadio II: incluye pacientes con múltiples ganglios afectados, pero todos en el mismo lado del diafragma.

  • Estadio III: cuando la afectación ganglionar es generalizada. 

  • Estadio IV: si hay afectación de hígado y/o bazo.

  • Estadio V: afectación de médula ósea u otros sistemas orgánicos.

  • A su vez, el subestadio A ó B define la ausencia/presencia de signos clínicos sistémicos.

De modo general se acepta que a medida que aumenta el estadio empeora el pronóstico, y que es peor el pronóstico para pacientes en subestadio B.3 

Conclusiones

Hace 20-30 años, cuando se diagnosticaba un linfoma canino muchos propietarios solicitaban la eutanasia prácticamente inmediata de sus mascotas. Afortunadamente las cosas han cambiado, y actualmente la quimioterapia forma parte de los tratamientos habituales, ya no solo en centros de referencia, sino también en clínicas generalistas. Sin embargo, si queremos seguir avanzando, y presentar a los propietarios una mejor información sobre el pronóstico de la enfermedad de su perro, es necesario que hagamos una buena evaluación diagnóstica que nos permita clasificar correctamente el tipo de linfoma que presenta el paciente.

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina

Bibliografía
1. Sayag D, Fournel-Fleury C, Ponce F. (2018). Prognostic significance of morphotypes in canine lymphomas: A systematic review of literature. Vet Comp Oncol; 16: 12-19.
2. Veluvolu S, Pellin M, Vos N. (2021). Evaluation of neutrophilia as a prognostic factor in dogs with multicentric lymphoma treated with a cyclophosphamide, doxorubicin, vincristine, and prednisone-based chemotherapy protocol. J Am Vet Med Assoc; 259:494-502.
3. Vail DM, Pinkerton ME, Young KM. (2013). Hematopoietic tumors: Canine lymphoma and lymphoid leukemias. En. Withrow & MacEwen’s Small Animal Clinical Oncology, 5th ed. Saunders Elsevier. 608-638.
4. Valli VE, San Myint M, Barthel A, et al. (2011). Classification of canine malignant lymphomas according to the World Health Organization criteria. Vet Pathol; 48: 198-211.
5. Valli VE, Kass PH, San Myint M, et al. (2013). Canine lymphomas: association of classification type, disease stage, tumor subtype, mitotic rate, and treatment with survival. Vet Pathol; 50: 738-748.
Oscar Cortadellas
Profesor Asociado Departamento Medicina y Cirugía Animal

HOSPITAL CLINICO VETERINARIO

UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA